ENCUESTA

El 64% piensa que los uruguayos están más divididos desde el comienzo de la pandemia

Así lo evidencia la encuesta que realizó la consultora Factum a fines de marzo y a cuyos resultados accedió El País.

Eduardo Bottinelli. Foto: Archivo El País
Eduardo Bottinelli. Foto: Archivo El País

Dos de cada tres uruguayos consideran que, desde el comienzo de la pandemia, la sociedad está más dividida. Así lo evidencia la encuesta que realizó la consultora Factum a fines de marzo y a cuyos resultados accedió El País.

“Al arranque de la pandemia se había instalado la idea de que la emergencia sanitaria iba a unir a las sociedades y, de hecho, en Uruguay había tenido bastante eco”, explica el sociólogo Eduardo Bottinelli, responsable de la investigación. “Sin embargo, el paso del tiempo ha ido mostrando en varios indicadores que la polarización política fue en aumento”.

Bottinelli es de los que sostienen que en Uruguay parece difícil “hablar de grieta”, aunque sí reconoce un proceso de “polarización política” que en las redes sociales tiene una de sus demostraciones.

Los más adultos, que son a la vez la población de riesgo para el nuevo coronavirus, son quienes más notan la división: siete de cada diez mayores de 60 años considera que los uruguayos están “algo” o “mucho” más divididos que antes.

La polarización, dice el filósofo Javier Mazza, no es solo en términos político partidarios o de izquierda y derecha. Tal vez por eso los votantes de la coalición de gobierno y del Frente Amplio perciben de igual manera la división social.

“Hace un año hubo un enemigo que era desconocido, hubo miedo, hubo incertidumbre y sobre todo falta de conocimiento -continua Mazza-. Eso redundó en personas donando para las ollas populares y en cuarentenas voluntarias. Ahora se han generado conocimientos desde todas las tiendas. Las personas, en base a la evidencia que fueron juntando, reclaman medidas, o reclaman sobre las vacunas, o sobre las ayuda, o...”.

En este sentido, agrega Mazza, a veces “hay un mal uso de la empiria en el discurso público: el dato duro, que a veces se ofrece como sustento a cualquier cosa, termina siendo una herramienta peligrosa cuando se da de forma aislada en una argumentación... tan peligrosa como el exceso de opinión sin datos que lo confirmen”.

La encuesta de Factum muestra a su vez que disminuye la percepción de división a medida que aumenta el nivel socioeconómico del encuestado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados