IMM EXIGIRÁ QUE TRANSITEN POR LA CALLE

Monopatines y bicicletas no podrán circular por las veredas de la rambla de Montevideo

Tras un estudio que demandó meses, la Junta Departamental aprobó el controvertido decreto que prohibe la circulación de monopatines y bicis por las veredas, con excepción de donde existen ciclovías.

Bicicletas y monopatines no podrán circular por la rambla. Foto: Darwi Borrelli.
Bicicletas y monopatines no podrán circular por la rambla. Foto: Darwi Borrelli.

Tras un estudio que demandó varios meses, la Junta Departamental de Montevideo aprobó el controvertido decreto que prohíbe la circulación de monopatines y bicicletas por las veredas, con excepción de donde existen ciclovías. Esto incluye la rambla -que tiene casi 23 kilómetros desde la escollera Sarandí hasta el puente Carrasco-, en la cual hay solo 2,83 kilómetros de bicisenda.

Según el decreto impulsado por la administración del intendente Christian Di Candia, y los anuncios posteriores a la aprobación realizados por la IMM, solamente podrán circular por la vereda los menores de 16 años.

La nueva normativa, que todavía no ha sido reglamentada, también obliga a los conductores de monopatines a que usen cascos y “vestimenta de alta visibilidad”. Asimismo, estos vehículos deberán tener un timbre sonoro y espejo retrovisor.

El decreto aprobado también advierte que los monopatines, las bicicletas, los triciclos y las plataformas (tipo segway) tendrán “prohibido estacionarse en zonas inhabilitadas por la Intendencia para este tipo de vehículos”; es decir que deberán ser dejados en la calle.

Uno de los cambios que se introdujo al texto durante su estudio en la Junta es el artículo 6°, en el que se señala que “por vía de excepción, la Intendencia de Montevideo podrá reglamentar otros lugares de circulación. El resto de los vehículos comprendidos en el presente decreto deberán en todos los casos, circular por la calzada”.

Críticas al decreto.

El edil nacionalista Javier Barrios Bove, quien votó en contra de esta reglamentación, dijo a El País que la misma tiene “una pésima redacción”.

“La rambla es el espacio más democrático de la ciudad. Si lo que quieren es ordenar el uso de las bicicletas, que inviertan en bicisendas. Es un peligro que adultos y menores circulen en bicicleta o monopatín por la calle”, declaró el edil de la lista 2004.

Barrios Bove también criticó una acción recientemente realizada por el director de Movilidad Urbana de la Intendencia, Pablo Inthamoussu, quien estuvo junto a un grupo de payasos en la rambla conversando con los usuarios de bicicletas y monopatines.

Vehículos circulando en la rambla de Montevideo. Foto: Gerardo Pérez
Vehículos circulando en la rambla de Montevideo. Foto: Gerardo Pérez

Horas después de que fuera aprobado el decreto, la comuna lanzó una campaña “de convivencia” para que las veredas de la rambla se recorran caminando hasta que se construya una ciclovía de dos sentidos en la calzada sur (pegada a la vereda), entre 21 de Setiembre y Kibón. La idea es que en ese tramo, los usuarios de rodados se bajen de la bicicleta, el skate o el monopatín y lo recorran a pie. O, en su defecto, que bajen a la calzada y circulen por la calle.

Luego que la Intendencia envió el decreto a la Junta para que fuera estudiado, el director global de Asuntos Públicos de Movo, Miguel Abad, dijo a El País que “el tema del chaleco refractario o el mismo casco, creo que al final es una decisión de los usuarios. Para nosotros, como proveedores de vehículos de alquiler, es muy difícil poder controlar eso. Es una decisión personalísima, pero sí la fomentamos”

De todos modos, el portavoz de una de las empresas que tiene más monopatines en Montevideo dijo que “la naturaleza de la rambla incentiva a que se utilicen los scooteres”. Y sugirió una posible solución: la construcción de una nueva bicisenda.

“Ahí es un caso atípico, no es la misma lógica que cualquier vereda en otra parte de la ciudad. Creo que a lo mejor podemos diseñar una estrategia en conjunto todas las empresas de monopatines y las mismas autoridades, para delimitar un área o señalizar un camino sobre la rambla del tipo ciclovía. En algunas zonas probablemente no será posible, pero al final se podrá dar una salida con la que todos estemos satisfechos. Las regulaciones son buenas siempre que no se inhiba la innovación”, destacó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados