PEATONALES EN DISCUSIÓN

La Intendencia defiende mobiliario en la Plaza Zabala frente a la presión de vecinos

Las “estaciones de descanso” costaron unos $14 millones.

Estaciones de descanso de cara a las viviendas, con espacio para plantas en el centro. Foto: Francisco Flores
Estaciones de descanso de cara a las viviendas, con espacio para plantas en el centro. Foto: Francisco Flores

El nuevo equipamiento urbano que se está instalando en el entorno de la Plaza Zabala ya despertó oposición de vecinos y juicios contrarios de especialistas en arquitectura y urbanismo. Desde la Intendencia de Montevideo se dijo a El País que continuará colocándose los bancos o estaciones de descanso de acuerdo a lo previsto para esa zona y otras de la Ciudad Vieja, aunque durante unos meses habrá un monitoreo de costos y beneficios, del impacto físico y ambiental y de “la intensidad de uso”, todo lo cual derivará en un conocimiento a ciencia cierta de la pertinencia o no de la intervención que ronda los 14 millones de pesos.

Entre las quejas se afirma que los bancos no permiten el ingreso de los vehículos de quienes residen allí. Además, en la medida que en el centro del equipamiento modular hay gigantes maceteros pero aún no hubo plantaciones, los mismos ya están siendo usados como mobiliario de personas en situación de calle.

Una vecina que vive hace 21 años frente a la Plaza Zabala, Chichila Irazabal, hizo pública una carta en donde informa que hubo dos reuniones nutridas con residentes en las cuales “se dieron sólidos argumentos en contra de generar otro espacio público donde ya hay uno”. En esas instancias, los vecinos “se pronunciaron en contra de peatonalizar alrededor de la plaza y en contra de que no se pueda estacionar, en un barrio donde casi ningún edificio tiene garaje”, y en donde la circulación de vehículos no molestaba debido a que es lenta y cuidadosa en tanto se trata de una circunvalación.

La descripción de la vida cotidiana en la plaza indica que en los últimos diez años los residentes han ido reemplazando a las oficinas, y con la plaza histórica les alcanzaba. No necesitaban bancos incómodos de cara a las fachadas de sus residencias. Según Irazábal, contra eso va la falta de sensiblidad y buen gusto de las autoridades y técnicos de la comuna que decidieron “poner esos mamotretos de bancos que ocupan un tremendo lugar visual y no dialogan para nada bien con la belleza y delicadeza de diseño de la plaza”.

La instalación de bancos continuará, según la Intendencia. Foto: Francisco Flores
La instalación de bancos continuará, según la Intendencia. Foto: Francisco Flores

“¿Quiénes son para ir en contra de lo que opinan los habitantes que han elegido este lugar como residencia y además pagan más impuestos por vivir frente una plaza, ahora destrozada en su armónica visual?”, se pregunta Irazábal.

Los bancos llegaron además cuando los vecinos venían denunciando la falta de mantenimiento de la plaza, del césped y las flores (magnolias), y cuando la comuna eliminó al placero y al jardinero por falta de presupuesto.

En Facebook, la arquitecta Micaela Villalba califica la intervención como “un asesinato urbano”. Agrega que es indiscutible la importancia de los espacios públicos, democratizadores por excelencia, pero advierte que existen espacios públicos muy bien logrados, que solo merecen un cuidado mantenimiento. “La Plaza Zabala, diseñada por el arquitecto, paisajista y botánico francés Edouard André, fue inaugurada en 1890. El Palacio Taranco se termina de construír en 1910. Juntos, en el entorno inigualable de la circunvalación Durango de Ciudad Vieja conforman uno de los hitos urbanos de Montevideo. Y no me refiero sólo al valor patrimonial, sino a su valor urbano. Plaza, calle, viviendas, comercios, museo, parecen convivir en una armonía increíble”, dice Villalba, y enseguida interroga: ¿Qué sentido tiene generar un espacio de plaza junto a otra plaza que ya es vivida intensamente a diario como tal? ¿Qué sentido tiene arruinar la identidad de esta calle, con todo el valor que ella tiene?”.

Villalba recuerda que Saskia Sassen, socióloga muy estudiada en la Facultad de Arquitectura, sostiene la importancia de mantener el valor indeterminado de la calle, su vida propia, su speach, algo que se ignora con una intervención que traslada modelos de los '90, obsoletos, y al fin no resulta más que un acto de vandalismo.

Veredas más anchas y bancos con plantas

Las estaciones costaron a la comuna unos 14 millones de pesos. Foto: Francisco Flores
Las estaciones costaron a la comuna unos 14 millones de pesos. Foto: Francisco Flores

Con las estaciones de descanso, la Intendencia de Montevideo explica que se aumentará el área de uso peatonal y recreativo por sobre el vehicular.

“Estos espacios reducen el flujo y velocidad de vehículos debido al ensanche de las veredas, contribuyen a mejorar el medio ambiente y brindan mayor seguridad física a quienes transitan, entre otros beneficios. Se identifican con pintura y contienen bancos y áreas verdes”.

“Las obras, que comenzaron el lunes 6 de mayo, incluyen instalación de equipamiento y mobiliario en el sector de intervención e implica la puesta en valor de los hallazgos arqueológicos pertenecientes al viejo fuerte, encontrados en el área de acera de la plaza”, comunicó la IMM. Todo fue diseñado “respetando la conjunción de casco histórico, barrio, puerto, y centro cultural y financiero que representa la Ciudad Vieja”.

Además de la instalación en Plaza Zabala y en Bartolomé Mitre, casos que se abordan en las otras notas de esta página, también se colocaron bancos en la calle Washington, con el argumento de “revalorizar el espacio público, al convertir lugares de estacionamiento en áreas con equipamiento urbano que permitan mayor apropiación para el desarrollo de actividades de esparcimiento y socialización”.

En este caso en particular se agrega que las instalaciones están pensadas para “mejorar las condiciones de estadía asociadas a las actividades del Hospital Maciel”.

En la página de Montevideo Mejora de la web de la Intendencia, figura que solo para la obra de Bartolomé Mitre se destinaría una inversión de $ 4.903.002.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)