Movilidad urbana

IMM evalúa reglas para bicis y motos eléctricas

Nuevos vehículos que circulan por las calles y ciclovías despiertan la preocupación de las autoridades.

Moto eléctrica: estos vehículos pueden venderse sin espejo retrovisor, señalan empresas. Foto: Loopbikes
Moto eléctrica: estos vehículos pueden venderse sin espejo retrovisor, señalan empresas. Foto: Loopbikes

La mayor cantidad de bicisendas y ciclovías en la ciudad lleva a que muchos utilicen nuevos métodos para trasladarse. A partir de ello, la Intendencia de Montevideo creó una comisión para estudiar una nueva reglamentación para estos vehículos que son un híbrido entre una moto y un monopatín.

Estos medios de transporte eléctricos tienen un nombre distinto según la compañía que se elija. A grandes rasgos, es una motocicleta que, según una de las compañías, puede alcanzar velocidades de 38 kilómetros por hora. Según el sitio web de Loop Bikes, una de las marcas que los vende, tienen una autonomía de 40 a 50 kilómetros, poseen luces de freno, alarma y bloqueo, y la opción de sumar un segundo asiento. La posibilidad de agregar el espejo retrovisor es "opcional".

Fuentes de la comuna explicaron que esta comisión está integrada por funcionarios de las divisiones de Tránsito y Jurídica, que evalúan sumar modificaciones. Entre las posibilidades que manejan está la de empadronarlas y que el usuario cuente con una licencia de conducir, además de hacer obligatorias ciertas medidas de seguridad: se obliga a los motociclistas que el vehículo tenga espejo retrovisor y que las personas utilicen casco.

Las importadoras ven un incremento en la venta de este tipo de transportes.

"Venimos con un crecimiento interesante. Mucha gente ve que la venta es interesante y quiere comprar", comentó Matías Fernández, director de Emin, una de las firmas que trae este tipo de vehículos.

¿Y el monopatín?

Hay un tipo de bicicleta, llamada "smart scooter", que se puede plegar y llevarla en el brazo como si se tratara de un bolso. Este vehículo, un poco más parecido a una bicicleta que a una moto, pesa 18 kilos y tiene una luz delantera. Según informó la Intendencia a El País, invitarán a diferentes organismos para evaluar cómo se reglamentará su uso.

Monopatín: aumenta su uso lentamente gracias a ciclovías. Foto: archivo El País
Monopatín: aumenta su uso lentamente gracias a ciclovías. Foto: archivo El País

"Juguetes".

Los monopatines corren la misma suerte y por ahora no pueden empadronarse. El motivo es que no alcanzan velocidades mayores a los 25 kilómetros por hora y la Aduana los ingresa como "juguetes" y no como "medios de transporte".

Según informó la comuna, por ahora no se les puede aplicar ninguna normativa, hasta tanto no se solucione ese "inconveniente". En febrero implementarán una experiencia piloto con 50 de estos vehículos eléctricos, que podrán alquilarse por un tiempo determinado. La unidad se llama "Mono" y busca sacarle jugo a la cantidad de bicisendas y ciclovías que se han añadido en la ciudad en el último tiempo. Funcionará en los barrios Buceo, Pocitos, Punta Carretas, Parque Rodó, Cordón, Centro y Ciudad Vieja.

El sistema funcionará con una aplicación a la que el usuario deberá introducirle los datos de su tarjeta de débito o de crédito. El alquiler costará $ 20 por destrabarlo y $ 1 por cada minuto en que se use. Los empresarios estiman que cada usuario recorrerá un promedio de 10 minutos a bordo de estos aparatos.

Martín Larre, uno de los socios de este emprendimiento, dijo a El País que en algunos aspectos se podría aplicar la misma reglamentación que rige para las bicicletas. "En otros aspectos habría que crear algo nuevo", comentó. En las últimas semanas han mantenido reuniones con representantes de la Intendencia, a quienes notaron "muy informados" sobre esta nueva modalidad de transporte urbano.

Este sistema, extendido en algunas partes del mundo, implica que en general la bicicleta pueda dejarse en cualquier sitio. "En Montevideo habría que elegir lugares para dejarlas", comentó. Piensan en 10 lugares privados en los que exista un gran flujo de personas como para que sea viable.

Según aclaró, a este tipo de monopatín eléctrico que traerán se le puede topear la velocidad máxima. El objetivo: garantizar la seguridad de quien lo utilice. Por lo pronto, se someterán a las reglas de las bicis y entregarán casco a los nuevos usuarios.

Este tipo de vehículos suele utilizarse en el mundo bajo el concepto de "la última milla a recorrer". "Está pensado para alguien que se baje del ómnibus y tenga que trasladarse 20 cuadras hasta su trabajo. O por ejemplo en el Centro: para ir a una reunión y volver". Se trata de una distancia promedio de un kilómetro y medio.

Desde Emin dijeron que las consultas sobre el monopatín no son muy altas. "Nosotros no nos centramos tanto en ese negocio porque las calles no están bien. Y además nos enfocamos en la movilidad diaria", comentó Fernández.

Polémica europea por el monopatín

El desembarco de los monopatines en Europa ha tenido mucho éxito entre los turistas. La empresa que ha revolucionado este mercado se llama Lime. Su negocio consiste en que el cliente lo alquila en la calle a través de una aplicación móvil. Cuando termina de usarlo, lo deja en la vereda a la espera que otro usuario lo alquile. Por la noche, los trabajadores de la firma los recogen, los cargan y vuelven a dejarlos en sitios estratégicos de la ciudad.

En septiembre, el Ayuntamiento de Valencia exigió a Lime que retire estos vehículos eléctricos de las calles porque estaban en la ciudad sin pedir permiso. Esta empresa fue advertida por el gobierno local de que si no los retiraba, lo iba a hacer la Policía. Al final, Lime cedió a la solicitud.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)