COOREDOR SANITARIO

Greg Mortimer: del crucero al hotel bajo la mascarillas y las banderas en el puerto

El desembarco de 64 integrantes de la tripulación del crucero Greg Mortimer provocó una nueva muestra de agradecimiento a Uruguay por parte de los trabajadores del buque que opera como crucero.

Se pasó un desinfectante antes de descender al puerto. Foto: Leonardo Mainé
VEA EL VIDEO

Ayer fue un día de banderas en el puerto de Montevideo. Una bandera de color amarillo ondeaba en lo más alto del crucero Greg Mortimer. Para los viejos códigos de la marinería se trata de la “Yellow Jack”, también conocida como “Quebec”, la señal utilizada para avisar que se está ante un buque en cuarentena.

Sin embargo, las comunicaciones más modernas utilizan esa misma bandera para hacer saber que no hay problemas sanitarios en la embarcación y que el capitán y su tripulación están prontos para navegar.

Dos ambulancias, con pabellones patrios tras sus parabrisas y cuatro ómnibus trasladaron a la mayor parte de los tripulantes del crucero Greg Mortimer. El corredor sanitario comenzó a funcionar a media mañana cuando el buque abandonó el antepuerto y atracó en el muelle C junto a un buque que llevará troncos a China.

Uno de los tripulantes apareció en uno de los balcones del crucero luciendo una casaca amarilla y negra. Colocó una bandera con la leyenda “gracias hermanos uruguayos”.

El 15 de marzo partió el Greg Mortimer desde Ushuaia (Argentina) cuando se desató la epidemia a bordo. Cancillería se ocupó de trasladar a los 734 pasajeros a sus respectivos países. Un marinero de origen filipino se contagió y, tras ser atendido en una mutualista de Montevideo, perdió la vida por COVID-19. Faltaba resolver la situación de la tripulación.

El ministro de Salud Pública, Daniel Salinas y el canciller Ernesto Talvi se presentaron ayer martes en el puerto un rato antes que se aplicara el corredor sanitario. Además, se presentaron representantes diplomáticos de países que tienen compatriotas en el crucero.

Una tripulante del crucero Greg Mortimer agradece al llegar al hotel. Foto: Leonardo Mainé
Una tripulante del crucero Greg Mortimer agradece al llegar al hotel. Foto: Leonardo Mainé

El ministro Salinas indicó que hay 36 tripulantes con coronavirus y 28 sanos. "El estado de salud es muy bueno desde el punto de vista de su salud general y respiratoria, el tema es que pasen a una situación de no estar expuestos a una alta carga viral y que se negativicen", indicó en declaraciones ofrecidas a metros del barco.

“Es un nuevo desafío para el ministerio el hecho de coordinar, organizar y tomar todas las medidas necesarias para asegurar el bienestar de los tripulantes y la población uruguaya”, indicó Salinas.

El ministro aseguró que se tomaron las mismas medidas sanitarias que en los corredores anteriores en los que tanto los médicos como el resto del personal que participó, luego dio negativo al test de coronavirus.

Debido a que no había una solución rápida por parte de la compañía propietaria del crucero, la Cancillería resolvió bajar a los tripulantes.

“Esto era más complejo de resolver porque no había una contraparte como fue con la Cancillería de Australia. Como pasaron más de 14 días y sigue habiendo positivos, se había transformado en un foco que si no los sacábamos no se iban a terminar de curar, tomamos la decisión de bajarlos con todas las garantías necesarias para la ciudadanía”, expresó Talvi.

Operativo.

Los primeros en descender fueron quienes integran el grupo que dio negativo al test de COVID-19. Vestidos con mamelucos de color amarillo, cubrecalzado, máscaras y guantes, bajaron uno a uno junto a su equipaje. Fueron recibidos por personal médico que les esparcía un líquido sobre la ropa y las valijas.

Subieron a un ómnibus marcado con un distintivo de color verde y partieron hacia el Regency Golf Hotel Urbano en un convoy encabezado por una camioneta de la Prefectura Nacional Naval y efectivos motorizados de la Policía.

Más tarde salieron quienes dieron positivo al test de coronavirus. También bajaron uno a uno y se les realizó una detallada desinfección.

Con mamelucos de color amarillo, cubrecalzado, mascarillas y guantes, los trabajadores volvieron a pisar tierra firme. Foto: Leonardo Mainé
Con mamelucos de color amarillo, cubrecalzado, mascarillas y guantes, los trabajadores volvieron a pisar tierra firme. Foto: Leonardo Mainé

Ese grupo de tripulantes fue trasladado en caravana al Regency Way Hotel. En este caso también se pudo observar el flamear de banderas. Los ómnibus salieron tras el móvil de Prefectura.

Una vez que la caravana ingresó a la rambla, aparecieron las banderas. Una mujer con dos niñas se paró sobre los montículos de tierra de la Plaza 1 con una bandera en la mano. La escena se repitió muchas veces. Sobre la vereda de la playa Ramírez uno de los más conocidos integrantes de la barra de aliento de Peñarol desplegó una bandera nacional de grandes proporciones.

“Gracias a Dios y al gobierno, me siento muy aliviado”, dijo uno de los tripulantes, de origen nicaragüense, al ingresar al hotel. “Dejamos la bandera uruguaya bien en alto, somos un gran país”, dijo un emocionado canciller Talvi.

Algunas personas esperaron a las afueras del Regency Way Hotel a la tripulación del Greg Mortimer con COVID-19, que ingresó al hotel este martes de tarde. Foto: Leonardo Mainé
Algunas personas esperaron a las afueras del Regency Way Hotel a la tripulación del Greg Mortimer con COVID-19. Foto: Leonardo Mainé

Está previsto que los tripulantes sean monitoreados telefónicamente. En 14 días se les realizará un nuevo test. Los que actualmente no padecen COVID-19, se les volverá a repetir el examen el próximo domingo. Si vuelven a dar negativo, recibirán el alta.

El barco se quedará varios días en el puerto
"Gracias, hermanos uruguayos". Bandera del Greg Mortimer. Foto: Leo Mainé

En el barco quedaron tripulantes que dieron negativo a los tests. Se ocuparán de atender las necesidades básicas de la embarcación y aguardarán la llegada de un equipo especializado en limpieza de este tipo. Juan Curbelo, presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), indicó a El País que la actuación de la ANP en este caso fue para colaborar con el operativo. “Hemos definido un área exclusiva en el muelle C del puerto de Montevideo para que amarre el crucero Greg Mortimer y que va a quedarse hasta que pueda volver a zarpar", indicó Curbelo y agregó que el domingo una empresa realizará una desinfección del buque.

"Luego de eso se evaluará si viene una tripulación y si puede zarpar con destino original. Mientras tanto el buque va a estar dispuesto en este lugar, con las medidas de seguridad y cerrado", indicó.

Curbelo dijo que se aceptó la entrada del crucero al puerto siempre y cuando se tomaran las medidas sanitarias adecuadas. "Al buque cuando está dentro del recinto portuario se le cobra todo lo que tiene que ver con el muellaje y los servicios que la actividad portuaria le brinda”.

Con respecto a las medidas de desinfección el ministro Salinas dijo que los dos grupos no se van a cruzar. Todos cuentan con equipos de protección personal “que van a ser desechados una vez que pasen por los pasillos (del hotel) en recipientes especiales, con una disposición final de residuos con esterilización de los mismos”, explicó. “Luego se va a hacer una esterilización con microaspersión de alcohol y con agua hirviendo en el pasaje. Finalmente ellos van a quedar dentro de la habitación y van a permanecer en forma aislada -tanto los que dieron positivo como los que no- en habitaciones con baño privado y con lugar para desayunar", indicó Salinas.

“En ningún momento el personal del hotel va a estar en contacto con ellos. Se estableció un protocolo de lavado y planchado en lugares específicos, la comida les va a ser suministrada, pero no va a haber contacto entre el personal del hotel y los residentes del hotel", dijo el ministro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados