Informes psicológicos contradictorios

Alumnos recurren contra la Escuela de Policía

Perdieron sus empleos estando a punto de recibirse.

Rechazados: Juan Cúneo, Alan Echesuri, Alexander Rolande y Maximiliano Magariños son cuatro de los 90 alumnos dados de baja. Foto: Darwin Borrelli.
Rechazados: Juan Cúneo, Alan Echesuri, Alexander Rolande y Maximiliano Magariños son cuatro de los 90 alumnos dados de baja. Foto: Darwin Borrelli.

Unos 90 jóvenes que cursaban para ser policías fueron dados de baja por informes psicológicos negativos luego de pasar cuatro meses en la Escuela Nacional de Policía y a poco más de un mes de quedar como efectivos. Todos aprobaron una prueba psicológica inicial que les dio el visto bueno para el porte de armas. Y ahora, a recomendación de un abogado que los representa en una demanda contra la institución, algunos pasaron por una nueva pericia privada que los consideró aptos para desempeñarse en el cargo.

Alan Echesuri (23) trabajaba desde hacía dos años en una empresa tercerizada del BSE y dejó el empleo para ingresar a la Escuela Nacional de Policía. Dijo que llegó a cursar cuatro meses, aprobando 11 materias de un total de 20. Mientras están en el curso, la escuela les paga el equivalente a un sueldo mínimo nacional ($ 13.430). "Me faltaba aproximadamente un mes y medio para aprobar y asistir a las praxis, que son obligatorias, y ya estaba en servicio", comentó.

Como los demás que fueron rechazados, Cúneo obtuvo al comienzo de los cursos un informe psicológico positivo para el porte de armas. Pero la profesional que terminó por declararlo "no apto" vio otra cosa.

"Nos hicieron preguntas sobre qué hacíamos cuando estábamos enojados, o sobre algo que no me había gustado de mi niñez, alguna situación de estrés", recordó. "Les dije que cuando estaba enojado salía andar en moto, no me preguntaron mucho sobre mi vida actual", agregó.

Otro de los rechazados fue Juan Manuel Cúneo (29), quien trabajó durante 8 años para una conocida casa de electrodomésticos y también dejó su empleo para ingresar a la Escuela de Policía. Tiene un modo de hablar pausado, lo cual —indicó— le jugó en contra en la evaluación psicológica. "Me dijeron que era síntoma de depresión", recordó. "Me dieron pase al psiquiatra, pero en ningún momento vi un informe hecho ni por el psiquiatra ni por la psicóloga", agregó Echesuri.

Llamado.

Alexander Facundo Rolande (19) dice que se presentaron unas 800 personas a la convocatoria y que "le resultó extraño que le dieran de baja al llamado de la página del Ministerio, cuando hay en la web otros archivos más viejos".

En el informe psicológico que se le efectuó a Rolande luego de haber sido dado de baja de la Escuela de Policía, dos profesionales señalan que "presenta un aspecto correcto, interesado por cada propuesta, respetuoso y amable. Se muestra colaborativo con las tareas y sin dificultad para comprender y ejecutar las consignas. Su lenguaje es acorde, su discurso es claro, su pensamiento es organizado y preciso, lo que demuestra un nivel intelectual concreto".

También señala que "se lo ve muy preocupado por los sucesos acontecidos en la Escuela Nacional de Policía y la situación económica familiar. Demuestra una gran vocación. Cuenta que quiere ser policía y poder servir a la población, así como crecer personal y profesionalmente. Quiere lograr constancia en un trabajo permanente y superación".

En el apartado "Núcleo familiar", el informe anota que Rolande vive con su madre y hermanos. "Manifiesta tener buena relación con todos los miembros de su familia, sentirse apoyado por ellos, y se muestra como una persona muy afectuosa en su vínculo familiar".

"Dada la evaluación diagnóstica, se desprende que Alexander no presenta ninguna dificultad psicológica que lo inhabilite a desempeñar un cargo de policía, ni ningún otro de porte de arma", concluye el diagnóstico firmado por los licenciados Martín Vidal y Magdalena Pereira.

Otro de los alumnos dados de baja, Maximiliano Magariños Perdigón (20) comentó que ni siquiera llegó a pasar por el psicólogo. "Tenía que pasar porque nos habían avisado, pero no pasé", destacó.

"Independientes".

Un informe del Servicio de Psicología Ocupacional del Ministerio del Interior, en poder de El País, señala que el certificado de aptitud para el porte de arma es requerido para postularse a Policía, aunque aclara que "los aspirantes que en el Seguimiento Continuo de Evaluación no reúnan las competencias del cargo, recibirán un informe de no aptitud, con independencia del certificado de porte de arma".

"El informe no admite revisión o nueva valoración dentro del período de vigencia establecido por la normativa vigente", aclara el documento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º