CAE LA REMISIÓN

Levantan ocupación de Pili, pero siguen dudas

El sindicato de la empresa láctea Pili, de Paysandú, levantó a la hora 0 de hoy la ocupación de la planta de la firma pero insiste en reclamar pagos atrasados.

Pili y Calcar lidian con consecuencias de pérdida del mercado venezolano. Foto: Archivo
Foto: Archivo

Hoy habrá una reunión en Montevideo en el Ministerio de Trabajo en la que el gremio pedirá información respecto a los planes de la empresa, que está buscando un socio inversor para superar su situación porque sus actuales propietarios (la familia Nolla) asumen que no pueden lograr una salida definitiva en solitario.

El sindicalista Marcel Petrib explicó a El País que "en todo abril no recibimos el adelanto de quincena" a lo que se suma que el pago complementario previsto para los trabajadores sindicalizados que pasaron a seguro de paro parcial no se realizó. "Van dos meses y no recibimos ninguna partida. A la empresa le vamos a plantear que queremos cobrar todo el sueldo de abril y una de las partidas", señaló.

La empresa adujo que había tenido que desviar dinero que estaba destinado al adelanto de quincena para pagar otras cuentas. El sindicato supo también que al menos otros dos productores dejaron de enviar producción a Pili. La caída en la remisión de leche y por lo tanto la merma en la materia prima para procesar, es uno de los factores que explica la situación de la empresa.

Pili tiene 132 trabajadores de los cuales 42 fueron enviados en marzo a un seguro de paro parcial. de ellos 15 están sindicalizados e iban a recibir aparte del seguro de paro un partida de dinero adicional de parte de la empresa para mitigar el impacto de la situación.

En 2016 algunos tamberos dejaron de enviar leche a Pili por unos 40.000 litros diarios y comenzaron a remitir a Conaprole, lo que complicó la situación de la empresa. A esto se sumó la gran inversión de unos US$ 30 millones realizada por la firma en una nueva planta ubicada al lado de la de la cervecera Norteña y la caída del mercado de Venezuela, que pagaba buenos precios. El sindicato impulsaba que Conaprole le facilitara materia prima a Pili, pero la cooperativa no accedió. La empresa está recibiendo entonces 90.000 litros diarios de leche para procesar. A esta altura en otros años entraban a la planta 140.000 litros por día.

A fines de enero Pili llegó a un acuerdo con el "club de acreedores" liderado por el Banco República (adeuda a una serie de instituciones unos US$ 48 millones) lo que le dio "oxígeno" financiero por un año. El sindicato y el instituto Cuesta-Duarte del Pit-Cnt le enviaron una serie de preguntas a Pili para saber cómo encarará su actividad futura. El sector de la industria láctea perdió 700 empleos desde 2015.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)