LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Uruguay dialoga con el fabricante de farmacéuticos Merck para adquirir píldora contra el COVID-19

El medicamento tiene una efectividad del 30% para prevenir la enfermedad grave y la muerte si es consumido durante la etapa inicial de la infección, la ómicron no afectaría.

Pastilla para combatir el COVID-19. Foto: AFP.
Pastilla para combatir el COVID-19. Foto: AFP.

Hace una semana, el presidente regional del laboratorio MSD, Efe Tyrone Brewer, dijo que la empresa trabaja “estrechamente” con varios gobiernos latinoamericanos para que el fármaco antiviral desarrollado por Merck -que opera en el resto del mundo como MSD- para tratar el virus del COVID-19 esté disponible “lo más rápido posible” en la región. Según supo El País a través de fuentes del Ministerio de Salud Pública (MSP), Uruguay es uno de los países que está en diálogo con el laboratorio “desde el inicio” del desarrollo del fármaco y se está “muy cerca” de comenzar el proceso de aprobación local.

El Molnupiravir es el nombre de la píldora antiviral de Merck que ya comenzó a administrarse en Reino Unido y la semana pasada fue aprobada por la FDA en Estados Unidos para los adultos con comorbilidades o factores de riesgo. El arribo “inminente” de la variante Ómicron, pronosticado por los científicos locales, podría acelerar los procesos y el Molnupiravir podría llegar a Uruguay en un corto plazo.

“Es cierto que Uruguay hoy es uno de los pocos países de América Latina que está evaluando esto”, dijo a El País el representante de Merck y MSD en Uruguay, Gustavo Zerbino. Según Zerbino, el laboratorio ha tenido un diálogo “en muy buenos términos” con el gobierno uruguayo y, a pesar de que los científicos locales aún no han estudiado en concreto el medicamento, “en cuestión de días o semanas” Merck enviará la información necesaria para su registro de manera local. “Está muy cerca de hacerse y estamos esperando, pero Merck tiene la intención de aprobarla aquí lo antes posible”, explicó Zerbino.

Para la aprobación de fármacos en Uruguay, primero debe ingresar una solicitud específica al Departamento de Medicamentos del MSP. Luego, los miembros lo discuten y deciden si aprobarlo o no. En el caso de que se dé el visto bueno al Molnupiravir, el representante de Merck en Uruguay dijo que se coordinarán las cantidades necesarias según lo que consideren las autoridades uruguayas.

El fármaco.

Originalmente, las píldoras antivirales se desarrollaron para tratar la gripe e influenza, sobre todo a partir de la aparición de variantes que volvían más resistente al virus con el tiempo. El método ya tiene sus años y ahora fue redescubierto para tratar el COVID-19.

Además del fármaco de Merck, está en fase experimental un antiviral similar del laboratorio Pfizer llamado Paxlovid, pero aún no ha sido aprobado por ninguna agencia internacional. En el caso del Molnupiravir, este está recomendado para las personas que ya tienen un diagnóstico positivo del virus porque su función principal es cortar la replicación, en lo que los científicos llaman una “mutagénesis letal” porque se dejan de generar copias del virus y se evita tener una carga viral alta.

Según la información divulgada por el laboratorio, el medicamento tiene una efectividad del 30% para prevenir la enfermedad grave y la muerte si es consumido durante la etapa inicial de la infección.

Consultado al respecto, el virólogo Santiago Mirazo dijo a El País que el fármaco sería “una herramienta muy válida para el combate contra el virus”, y su rol fundamental sería “contribuir a la protección de los pacientes inmunodeprimidos” debido a que no siempre logran buenos niveles con las vacunas y “son quienes seguramente cursen el COVID-19 de forma grave”. “A pesar de no tener efectividad elevada, esta no deja de ser una estrategia más que suma”, sostuvo Mirazo.

Sobre el rol del fármaco para combatir la variante Ómicron, el virólogo dijo: “Una gran ventaja es que este medicamento en buena medida es independiente a las variantes de preocupación, porque las mutaciones que tiene cada variante no afectan al mecanismo antiviral”.

Mirazo subrayó que “la vacunación debe seguir siendo la herramienta principal” contra el virus y, en el caso de que Uruguay apruebe el fármaco, es necesario “que esté racionalizado correctamente” para quienes lo necesiten.

Diferente a la vacuna oral

El País informó hace un mes que los científicos locales iniciaron el desarrollo de un prototipo de vacuna oral contra el COVID-19. Esta es diferente al medicamento antiviral del laboratorio Merck debido a que el antiviral no funciona como una vacuna, sino que ataca la replicación del virus una vez que el paciente ya está infectado.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados