NUEVO INFORME 

Testeo actual no asegura medición con igual "confiabilidad" que antes, señala el GACH

Se plantea que “para tener la recomendada tasa del 4% de positividad en un escenario actual de 800 casos nuevos diarios, habría que realizar 20.000 tests diarios”.

Test de coronavirus. Foto: Reuters.
Test de coronavirus. Foto: Reuters.

El Grupo Modelos y Ciencia de Datos del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) divulgó un nuevo informe en el que da cuenta del avance de la pandemia de COVID-19 en Uruguay hasta el lunes de esta semana, 18 de enero.

El documento establece que entre noviembre y mediados de diciembre Uruguay atravesó una etapa de crecimiento exponencial de los contagios de coronavirus. Entre el 15 de diciembre y el día de hoy, en cambio, se habla de un “crecimiento sostenido”. En esta etapa hubo “condiciones inéditas”, como las medidas anunciadas por el gobierno y la reducción de la actividad (producto de la época del año). Todo esto pudo haber contribuido a frenar el aumento de los contagios.

En este periodo se observó una “importante variación diaria”, indica el trabajo, que agrega: “No se encuentran aún signos consistentes de haber llegado al punto máximo en esta primera ola de la epidemia”.

De cara al futuro, plantea el informe, “la pregunta principal es cuándo llegará el máximo de esta ola, en particular si será posible recuperar el control de la pandemia, en qué plazos y con cuáles medidas”.

Además, se añade que ahora –a diferencia de lo que sucedió en diciembre- es “más difícil” identificar una tendencia y realizar proyecciones debido a varias razones, entre las que mencionan que “los niveles de testeo reciente no aseguran un nivel de medición de la misma confiabilidad para las incidencias actuales”.

En esta línea, se plantea que “para tener la recomendada tasa del 4% de positividad en un escenario actual de 800 casos nuevos diarios, habría que realizar 20.000 tests diarios”.

Este déficit se podría “subsanar” a través de la incorporación de nuevas tecnologías (como los tests de antígenos o los LAMP, que dan el resultado en menos de una hora).

El informe también realiza una serie de valoraciones acerca de la evolución de la pandemia, e indica en ese terreno que las “tendencias de corto plazo indican un crecimiento moderado de los casos, probablemente no alcanzando a fin de enero el promedio semanal de 1.000 diarios”.

¿Cómo repercutiría eso en la demanda de camas de CTI? Se precisarían alrededor de 130, “aun dentro de las capacidades aunque con demandas crecientes sobre el personal”.

El informe del GACH también plantea otra visión “más pesimista”, basada en que la “evolución del número de reproducción R todavía no ofrece garantías suficientes de frenado, más allá de algunos valores puntuales en días recientes”. Si se produce un “crecimiento superior al lineal en las próximas semanas” la “saturación de los CTI puede materializarse en cuestión de semanas”.

Por otro lado, también se hace referencia a la vuelta a clases, y se indica que “la perspectiva de abrir las escuelas con seguridad y alta presencialidad en marzo está en cuestión con incidencias más allá de la zona amarilla”, en referencia a la escala de riesgo de la Universidad de Harvard. Uruguay está ahora en la zona naranja. 

Tal como indicaron esta semana Rafael Radi y Fernando Paganini (coordinadores del GACH) el “objetivo de control de la epidemia” serían los 200 casos nuevos diarios. Se trata de “un objetivo menos ambicioso que el logrado por Uruguay durante 2020, pero igualmente desafiante en las condiciones actuales”, plantea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error