CORONAVIRUS

Tercera dosis: nuevos estudios de Sinovac y Pfizer revelan que eleva inmunidad contra COVID

El estudio de Sinovac se realizó en base a 540 participantes que recibieron una tercera dosis; los resultados de Pfizer arrojan una respuesta cinco veces mayor tras tercera dosis. 

Vacunas contra el COVID-19 del laboratorio chino Sinovac en Uruguay. Foto: Leonardo Mainé.
Vacunas contra el COVID-19 del laboratorio chino Sinovac en Uruguay. Foto: Leonardo Mainé - Archivo El País

Una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 desarrollada por la farmacéutica china Sinovac eleva los niveles de protección inmune entre tres y cinco veces, según un estudio preliminar del que se hace eco hoy el diario privado hongkonés South China Morning Post.

El estudio fue llevado a cabo por una decena de expertos de universidades e instituciones públicas del país, así como de la propia empresa desarrolladora del antígeno, y publicado en el portal médico MedRxiv, que advierte de que todavía no ha pasado por todas las fases de revisión y que, por tanto, no debe ser tomado todavía como "información verificada".

Según sus hallazgos, los niveles de inmunidad bajan significativamente tras unos seis meses, pero una dosis de refuerzo inoculada entre unos seis y ocho meses tras la segunda inyección genera un "fuerte impulso para la respuesta inmune".

"La media geométrica de los títulos (MGT) de anticuerpos se eleva a aproximadamente 140. Esta subida se corresponde con un aumento de entre 3 y 5 veces en los títulos de anticuerpos neutralizantes (con respecto a los) de 28 días después de (recibir) la segunda dosis", apunta el documento.

El estudio se basa en la experiencia con unos 540 participantes sanos de entre 18 y 59 años que recibieron una tercera dosis en diferentes períodos tras recibir la segunda.

Pese a que sí especifican el período en el que mejor respuesta inmune se registró, los investigadores no proponen directamente un marco temporal para la inyección de una dosis de refuerzo y aseguran que para establecerlo hay que "tener en cuenta muchos factores" como la eficacia de la vacuna, la situación local de la pandemia, los riesgos de infección y los suministros de antígenos.

La vacuna de Sinovac se convirtió en junio en la segunda vacuna contra el COVID desarrollada en China en recibir la autorización de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para su uso de emergencia.

El suero, llamado CoronaVac, se está empleando en países latinoamericanos como Ecuador, Colombia, Uruguay, México, El Salvador, República Dominicana o Chile.

¿Y qué ocurre con la tercera dosis de la vacuna de Pfizer?

Una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/ BioNTech genera “fuertemente” anticuerpos inmunizantes contra la variante Delta, que surgió por primera vez en la India, reveló un nuevo informe publicado hoy por la compañía.

De acuerdo a los datos, los niveles de anticuerpos contra la variante Delta en personas de 18 a 55 años tras recibir una tercera dosis del suero de Pfizer son cinco veces mayores que después de la aplicación de una segunda dosis.

El resultado es mejor para las personas entre 65 y 85 años, ya que con una tercera inyección la inmunización es 11 veces mayor que después de recibir la segunda parte de la vacuna.

El estudio señala que hay un “potencial estimado para un aumento de hasta 100 veces en la neutralización de la variante Delta después de la tercera dosis en comparación con antes de la misma”.

A su vez, una tercera dosis también producirá niveles de anticuerpos superiores para combatir la variante original del virus y la variante Beta, identificada por primera vez en Sudáfrica, que los obtenidos tras la segunda aplicación, advierte Pfizer.

Los datos iniciales muestran que la dosis de refuerzo de la vacuna actual, más de seis meses después de la segunda dosis, generan anticuerpos entre cinco y ocho veces más para la variante original y 15 a 21 veces más para la variante Beta.

En cuanto a los resultados de un nuevo estudio sobre un fármaco oral contra el coronavirus, que comenzó la segunda fase de investigación en julio, Pfizer comunicó que el medicamento “muestra sólidos efectos antivirales preclínicos y un buen perfil preliminar”.

“El inhibidor oral exhibe una potente actividad antiviral in vitro contra el SARS-CoV-2. La actividad antiviral es observada en múltiples coronavirus y potencialmente en todas las variante conocidas de COVID-19″, arrojó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error