LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Inmunización de los uruguayos contra el COVID-19: tres posibles cálculos para medirla

Con 65% de la población objetivo vacunada contra el nuevo coronavirus, el efecto de la inmunidad de rebaño aún no llega.

Personas vacunadas contra el COVID-19 esperan en una carpa en un vacunatorio. Foto: Fernando Ponzetto
Personas vacunadas contra el COVID-19 esperan en una carpa en un vacunatorio. Foto: Fernando Ponzetto

A medida que avanza la campaña de vacunación, el efecto de “desacople” que tanto ansiaron las autoridades sanitarias se hace cada vez más evidente. Se nota, por ejemplo, en el hecho de que los índices de movilidad dejaron de tener una relación directa en la cantidad de casos nuevos.

El gobierno suele repetir el concepto de “inmunidad de rebaño” como objetivo central para que el COVID-19 deje de ser un problema para el Uruguay. La Organización Mundial de la Salud entiende que eso se logra con un 70% de la población vacunada. Sin embargo, hoy la mayoría de los científicos están de acuerdo en que la cifra del 70% de personas vacunadas necesarias para alcanzar esa inmunidad colectiva podría no significar que efectivamente la epidemia haya terminado.

En este sentido, el inmunólogo Álvaro Díaz dijo que ese umbral del 70% es un número que se ha impuesto y que se basa en la transmisibilidad del virus, algo que hoy es muy difícil de medir porque estamos en un contexto con ciertas medidas de aislamiento y no farmacológicas que ayudan a frenar la transmisión del COVID-19. Además, Díaz subrayó: “La transmisibilidad varía con las variantes del virus y se cree que la Delta puede hacer crecer ese porcentaje, entonces no sabemos dónde va a estar ese umbral”.

En parte, la dificultad para conseguir la inmunidad de rebaño a pesar de la campaña de vacunación en marcha radica en confundir el concepto de estar inmunizado con estar vacunado. Las vacunas tienen una efectividad concreta para prevenir el contagio con el virus, otra para prevenir el ingreso a CTI y otra para evitar la muerte. En este sentido, Díaz sostuvo que un vacunado cuantitativamente no equivale a un inmunizado debido a que por ejemplo, en Uruguay la vacuna de Sinovac alcanzó una efectividad del 59% para prevenir el contagio (y no 100%). Si la vacuna fuera efectiva en un 100%, todos los vacunados estarían inmunizados, pero no es así.

Tres miradas.

Al día de hoy el 54% de la población total ha recibido las dos dosis pero, al combinar esto con los porcentajes de efectividad que tiene tanto la vacuna de Pfizer como la de Sinovac, la inmunidad no equivale al mismo porcentaje de personas vacunadas.

Dosis de Pfizer/BioNtech. Foto: AFP
Dosis de Pfizer/BioNtech. Foto: AFP

Dentro de ese 54%, un 42% recibió la vacuna de Sinovac y un 12% la de Pfizer. Al multiplicar esas cifras por el nivel de efectividad, un cálculo simple corroborado con epidemiólogos arroja que hoy habría un 34% de la población general inmunizada contra el virus, de acuerdo a la efectividad de ambas vacunas para prevenir el contagio.

Sin embargo, hay varios detalles que no están incluidos en ese cálculo. En primer lugar, el hecho de que no todas las personas con dos dosis han pasado los 14 días necesarios para completar el efecto de la vacuna. Además, el cálculo no incluye a aquellos que están inmunizados por haber transitado la enfermedad. Y, por último, el número refiere a algo general y no significa que determinadas personas entren en ese 34% y otras no; no es más que una estadística. “No hay dos categorías entre vacunados que sean inmunizados o no, es más bien un degradé”, explicó la inmunóloga Lucía Vanrell.

Por su parte, el subsecretario de Salud, José Luis Satdjian, dijo a El País que actualmente hay un 65% de la población habilitada a vacunarse que recibió las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19, pero el MSP se focaliza en el porcentaje según la totalidad de la población (incluyendo a los menores de 12 que no están habilitados para la vacuna) porque “así lo determina la Organización Mundial de la Salud”. Satdjian subrayó: “Nuestra tarea es incentivar a todas las personas que aún no se anotaron a que lo hagan, para así poder lograr una mayor cobertura en la población objetivo”.

La epidemia en Uruguay

Los datos sobre la epidemia de COVID-19 en Uruguay permitieron confirmar que se permitirá la extensión horaria de bares y restaurantes al igual que la apertura de salas, museos y casino municipal en Montevideo. La Intendencia había anunciado que esto ocurriría el caso de que por tres día consecutivos el Índice de Harvard se ubicara por debajo de 20, y el número fue de 16,08 según la app Coronavirus Uy.

Además, ayer la positividad se colocó por debajo del 5%. La presidenta de la Comisión Honoraria para la Lucha Antituberculosa, Catalina Pírez, dijo a El País hace algunas semanas que esto indica un nivel sanitario “bueno” y “una situación sanitaria bajo control”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados