CANNABIS LEGAL

Farmacias compran más marihuana y aun así venden todo

“Fue una prueba para ver si había suficiente demanda”, dijo el secretario de la Junta Nacional de Drogas, Daniel Radio.

En este 2021 producirá cannabis legal una tercera empresa que habilitó el Ircca. Foto: Fernando Ponzetto
En este 2021 producirá cannabis legal una tercera empresa que habilitó el Ircca. Foto: Fernando Ponzetto

Siete años después de aprobada le ley que regula el mercado del cannabis en Uruguay, hay 43.578 personas registradas para la compra de marihuana en farmacias, pero solo 14 establecimientos de este tipo habilitados para la venta. Aun cuando no todos los usuarios adquieran los gramos mensuales que les permite la normativa, la oferta no cubre la demanda. Por eso, antes de que acabara el 2020, el gobierno hizo una prueba.

Aprovechando la zafra de cosecha, a algunas farmacias se les permitió comprar hasta seis kilos de marihuana en lugar de los cuatro que tenían habilitados. “Y vendieron todo, fue un éxito”, dijo el secretario de la Junta Nacional de Drogas, Daniel Radío. No es que haya sido un “éxito” por el negocio per se o porque el jerarca se alegre de que haya consumo, sino porque “se les pudo demostrar a las empresas cultivadoras que si aumentan su producción, habrá público esperando”. Y si el público consigue en la farmacia la cantidad de cannabis que los satisface, en teoría, se acortarían las chances de recurrir al mercado negro.

Son cinco las compañías autorizadas para el cultivo de cannabis psicoactivo de uso adulto, como le dicen al porro que se vende en farmacias. A las dos que ya están produciendo, se les sumará una tercera “que ya tiene todo medio pronto para arrancar”, dijo el jerarca. De hecho, el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) tiene previsto sobre de color marrón para el dispendio de lo producido por el nuevo cultivador. Y una vez que haya oferta, explicó, se pretende autorizar a nuevas farmacias.

En 11 de los 19 departamentos del país no hay siquiera una sola farmacia que venda marihuana legal. A Radío le “preocupa” esta falta de locales y, sobre todo, la ausencia en regiones para las cuales los usuarios tienen que trasladarse demasiados kilómetros para conseguir su producto. Treinta y Tres es un ejemplo. No solo hay carencia de puestos habilitados en su territorio y algunos de sus departamentos vecinos, sino que tampoco “hay nadie interesado en vender allí”.

Distinto es Canelones, donde sí hay interesados y, a la vez, se concentra un mayor público que accede al cannabis por autocultivo o por clubes de membresía.

Radío, a título personal, considera que habría que pensar en un nuevo tipo de comercio para el expendio. Es una idea que había intentado sin éxito su antecesor en el cargo, Diego Olivera. Pero como la oferta de producto todavía no satisface a la demanda, el actual jerarca de la Junta dice que la discusión se dará más adelante.

El secretario de la Junta Nacional de Drogas también ha manifestado su disposición a discutir la posibilidad de venta de marihuana a turistas. Esta es una inquietud que le había manifestado el subsecretario de Turismo, Remo Monzeglio.

Pese a que la pandemia desvió la atención y los asuntos del cannabis casi no aparecieron en los titulares, en 2020 el Ircca se hizo del control de todas las licencias vinculadas a la temática, incluyendo las medicinales que otrora eran resorte del Ministerio de Salud. Este cambio podría reducir la burocracia y agilizar el acceso a productos de calidad hechos en Uruguay, como aceite cannábico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados