CORONAVIRUS

Estos fueron los estudios en los que se basó la SUP para recomendar vacunación en niños

"Por amplia mayoría este Comité recomienda la vacunación contra COVID – 19 a niños entre 5 y 11 años con vacuna Pfizer – BioNTech", destaca un informe elaborado por la SUP. 

Un trabajador de salud prepara una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech contra COVID-19 para inocular a un menor en un centro de vacunación en Santiago. Foto: AFP
Un trabajador de salud prepara una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech contra COVID-19 para inocular a un menor en centro de vacunación en Santiago. Foto: AFP - Archivo 

Hace casi una semana, la Sociedad Uruguaya de Pediatría (SUP) "recomendó" la aplicación de vacunas anticovid para menores de entre 5 a 11 años. En Uruguay, está habilitada hasta el momento la inmunización a partir de los 12 años. El paso que dio la SUP, incluyendo un rango etario menor, despertó una serie de críticas e incluso de amenazas contra integrantes de la asociación. Este miércoles, la Comisión Nacional Asesora de Vacunaciones analizará si se brindará o no la vacuna contra el COVID-19 a niños en esa franja.

En el marco de su estudio sobre la pertinencia de habilitar las vacunas para niños menores de 12 años, la asociación médica solicitó días atrás un informe al Comité de Infectología pediátrica y Vacunas de la propia sociedad.

"Por amplia mayoría este comité recomienda la vacunación contra COVID – 19 a niños entre 5 y 11 años con vacuna Pfizer – BioNTech, estando atentos a los reportes de seguridad, eficacia y efectividad en países que ya han implementado dicha estrategia, así como a la generación de nuevas evidencias de países que utilizan otras plataformas para esta franja etaria", subraya el documento de diez páginas al que accedió El País.

El documento asegura que entre los beneficios que fueron analizados está la prevención de casos de COVID-19, "la probable prevención de hospitalizaciones, MIS-C, condiciones post–COVID-19 y muertes, la posible prevención de transmisión y mayor confianza en un retorno más seguro a la escuela y las interacciones sociales".

En ese punto recordaron que "es imprescindible mantener la actividad educativa presencial y social de los niños".

En su explicación de motivos, el comité citó además un documento del Comité Asesor en Vacunas y Estrategias de Comunicación de Chile, realizado al respecto de la vacunación en menores. "La consideración de la vacunación COVID 19 en niños debe tener en cuenta que si bien ellos están menos sujetos a los impactos directos de morbilidad y mortalidad de la infección por SARS–CoV– 2 en comparación con otros grupos etarios, han sido afectados de forma significativa de otras formas durante la pandemia, por ejemplo, la imposibilidad del aprendizaje presencial debido al cierre de escuelas, junto con la interrupción de los beneficios para el desarrollo que la experiencia social conlleva", indicó el comité chileno.

Por otra parte, el documento hace referencia además a un estudio realizado en Estados Unidos, Finlandia, España y Polonia con niños de 5 a 11 años y dos dosis de la vacuna Pfizer – BioNTech. Durante el análisis se comparó el beneficio esperado por la vacunación al evitar casos, hospitalizaciones, necesidades de cuidados intensivos y muertes por COVID-19, y los riesgos de peri / miocarditis propios de la vacunación y sus implicaciones y complicaciones asociadas.

El resultado concluyó "que el balance es favorable a la vacunación en todos los escenarios analizados".

Objetivos

El documento presenta varios objetivos de vacunar a niños de entre 5 y 11 años. Por un lado, "disminuir contagios e infección sintomática (en toda la gama de severidad) y asintomática"; "disminuir el riesgo de complicaciones que se dan aún en asintomáticos en el período agudo y también posterior, en especial prevenir el (Síndrome Multisistémico Inflamatorio pediátrico) MIS – C asociado a COVID–19 y long COVID o COVID persistente".

Además, se busca "mitigar el impacto social contribuyendo a la continuidad del proceso educativo, a realizar deportes de modo seguro y a retomar paulatinamente actividad social; disminuyendo, por tanto el efecto negativo ya demostrado de la interrupción de los procesos educativos".

También se pretende "disminuir especialmente la transmisión de SARS–CoV–2 y la enfermedad por este virus sobre todo después de la introducción de la variante Delta dominante en el país", que es más transmisible que la cepa original.

Asimismo, plantean la meta de una "protección colectiva, disminuyendo la transmisión en la comunidad, el riesgo de contagio entre pares y a adultos y por tanto contribuir a alcanzar más rápido la inmunidad de rebaño".

"La epidemiología de COVID – 19 en niños y adolescentes fue cambiando. Si bien se identificó desde el inicio de la pandemia que los niños, en especial escolares, tenían menos probabilidad de infectarse y de hacerlo frecuentemente cursaban enfermedad leve, en la medida que la población de mayores edades fue quedando protegida, ya fuera por las campañas de vacunación o por cursar la enfermedad, comenzaron a reportarse aumento de casos a estas edades, incluyendo casos de internación en sala y CTI. Asimismo se identificaron síndromes específicos en la edad pediátrica como el Síndrome Multisistémico Inflamatorio pediátrico (MIS – C) asociado a COVID – 19, que puede presentarse tanto en niños que cursaron la infección sintomática como asintomática", indica por otro lado el documento.

Otro elemento que toma en cuenta el informe es que la cepa Delta "condicionó que en los países donde se introducía rápidamente se extendiera la infección en población no protegida, incluyendo los menores de 12 años, aumentando la transmisión en comunidades cerradas (ej. domicilios, centros educativos, gimnasios, viajes)".

Al respecto, describen un "sostenido aumento de la frecuencia relativa de casos pediátricos, no solo en nuestro país sino también en el mundo". Mientras que "los datos iniciales que mostraban 1 – 2 % de los casos correspondían a menores de 15 años", actualmente "casi el 30 % de los casos corresponden a niños entre 0 y 9 años, lo que ha motivado el cierre de escuelas por brotes pese a la adherencia a las medidas de distanciamiento o protección personal no solo en nuestro país sino también en Estados Unidos, Reino Unido e Israel, por citar algunos ejemplos", indican.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error