Refugiados retornados

Sirios dejaron Uruguay para volver a su país

Dicen que a pesar de la guerra en la región, allí viven mejor.

Guerra civil: pese a el conflicto armado, el jefe de la familia siria que abandonó Uruguay asegurá que en Damasco se vive mejor. Foto: Reuters
Guerra civil: pese al conflicto armado, el jefe de la familia siria que abandonó Uruguay asegurá que en Damasco se vive mejor. Foto: Reuters

El precio del pan es lo primero que señala cuando explica el motivo de su salida de Uruguay. "Allá en Uruguay, un kilo de pan dos dólar. Acá, un dólar, quince kilo de pan. Y mucho más rico", cuenta a El País Maher Addis desde Damasco, Siria. Dice que está feliz, a pesar de la guerra, y que tiene pensado no volver "nunca más" a Uruguay.

El sirio es el padre de una de las cinco familias que llegó a Montevideo en octubre de 2014 como parte del programa de refugio ideado por el expresidente José Mujica.

El plan formaba parte de una propuesta humanitaria para realojar a refugiados que escapaban de la guerra. Sin embargo a la familia de Maher Addis les resultó imposible permanecer en Uruguay y hace un mes retornaron a su país.

"Acá estoy en Siria. Bajo la guerra. Muy bien acá. Muy feliz. Tú sabes: Uruguay imposible vivir allá, muy difícil, muy caro. Los comerciantes son Alí Babá y los cuarenta ladrones", contó a El País Maher Addis. El joven sirio aseguró que está muy cómodo de vuelta en su país.

Al recordar su pasaje por Uruguay es muy crítico del programa planteado por el gobierno local. Dice que fue un desastre y en ningún momento se pensó seriamente en sus preocupaciones. Cuenta que cuando se les propuso su llegada a Montevideo les habían pintado un país totalmente diferente.

Por eso explicó que no sintió la necesidad de informarles a las autoridades que se volvía a su país. "No hablar con nadie. Ellos traer al Uruguay y después dejarnos como en la calle con un poco de ayuda y nada más. Después yo quedé muy enojado con ellos y después cortar toda la ayuda", explica con un español muy entrecortado y esforzándose para que lo entiendan.

El País consultó a las autoridades del gobierno que siguen de cerca la situación de las otras cuatro familias sirias que permanecen en el país. Una de las fuentes contó que sí está al tanto de su salida del país, pero no saben si salieron en forma temporal, o con la idea de no volver a Uruguay.

El sirio asegura que no "pisa nunca más" el país que le dio refugio.

"No es que no me guste, es que no se puede vivir", dice y remarca los problemas económicos que tuvieron. "Acá en Siria, con un dólar tengo 10 kilos tomate. Championes (sic) por cinco dólares. ¿Quiere originales? Diez dólares. Todo barato acá. Vivir muy bien. Ahora acá en mi país estoy mucho más libre. Más que en Uruguay. Casi que se terminó guerra. El problema es a veces no trabajar, pero vivir bien. En Uruguay no tenía para el desayuno. A veces la guerra se hace complicado. Solo a veces. Pero se está terminando", cuenta el sirio desde su país.

Maher Addis volvió a Damasco con un hijo nacido en Uruguay, en Piriápolis. "Todo un problema. El pasaporte uruguayo, todo un problema. Solo nos trajo trancas. El resto todo bien. Ahora estamos felices", dijo y explicó que en la escala en Brasil se le dificultó la salida.

El joven sirio contó que tiene varios amigos en Montevideo con los que sigue hablando y les manda videos de Damasco para mostrarles que allí está todo bien. Su único problema es con el gobierno local, ya que al salir como refugiado debe pagar algunas multas para no tener problemas adicionales, explicó.

Él es muy crítico del programa de refugio. Dice que nunca le explicaron lo caro que es vivir en Uruguay. "Nos dijeron otra cosa. El pan es muy caro. Muy. Y tú sabes, a los árabes nos gusta mucho pan para la comida. Allá para vivir bien hay que tener 50 dólares por día. Imposible. Eso acá es ser rico. El programa todo mal. Poca ayuda", explicó

Maher Addis explicó que juntó plata para volver con toda su familia. En total son cinco hijos. Asegura que la vuelta a su país de origen le costó casi 20 mil dólares, por lo que los tuvo que ayudar su hermana que vive en Alemania.

"Ahora acá trabajo uno o dos días a la semana y vivo todo el mes. Allá trabajar todo el día toda la semana y no poder vivir. Uruguay carísimo. Tú sabes, tuvimos que dejar el país. No se podía vivir. Ahora acá es otra cosa", contó despidiéndose y ofreciendo fotos y videos de su vivienda para mostrar que —según él— es mejor que lo que tenía en Piriápolis.

Aún permanecen cuatro familias
Sirios llegaron en la mañana de ayer a la Plaza Independencia. Foto: F.Ponzetto.

A principios de octubre de 2014 llegaron a Montevideo cinco familias sirias huyendo de la guerra civil en su país. Una de ellas se instaló en la Plaza Independencia el año pasado reclamando más ayuda y amenazó con volverse a su país, si el gobierno no los ayudaba. La participación del Poder Ejecutivo y asistentes sociales logró solucionar su situación. Aún quedan en Uruguay cuatro familias de las cuales una sigue recibiendo ayuda económica estatal. A las otras se les terminó el programa, y subsisten económicamente de forma propia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º