PARTIDO NACIONAL

Un sacudón en la interna blanca

El ascenso de Sartori es visto con desconfianza y preocupación desde los otros sectores del Partido Nacional.

¿Puede salir segundo o incluso ganar la interna? El fenómeno de Sartori es visto como un enigma en el Partido Nacional. Foto: Prensa Juan Sartori
¿Puede salir segundo o incluso ganar la interna? El fenómeno de Sartori es visto como un enigma en el Partido Nacional. Foto: Prensa Juan Sartori

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Esta vez la elección interna del Partido Nacional parecía que iba a ser tranquila, sin los choques y cruces cargados de tensión típicos de otras épocas. Pero apareció Juan Sartori con su sonrisa, un despliegue mediático sin antecedentes y un fuerte impulso. Un día está con su esposa en el carnaval de Artigas, otro desfila a caballo en la Patria Gaucha o viaja a presentarse a los países de la región. Folha de São Paulo lo define como “el Bolsonaro uruguayo”, Clarín de Argentina como “el magnate que sueña con ser presidente de Uruguay” y ABC de Paraguay como un “millonario outsider”.

Su desconocimiento sobre informaciones básicas del país no parece afectarlo (en el programa En la mira de VTV, por ejemplo, no supo responder cuál es el desempleo ni el salario mínimo nacional). Es más, crece en la intención de voto y suma respaldos. Las últimas encuestas lo dan en un cómodo tercer lugar, a una distancia entre seis y diez puntos de Larrañaga, segundo en preferencias.

El ascenso de Sartori es visto con preocupación y desconfianza en el resto de los sectores, algo así como cuando en un barrio se instala un vecino ruidoso que nadie conoce ni le gusta mucho. “Muchos dirigentes del Partido Nacional hemos pasado de la incredulidad a la sorpresa y luego la preocupación”, admitió a El País un legislador nacionalista que pidió no ser identificado.

En Montevideo sumó a Martín Elgue, quien integraba la lista 404. En Rivera fichó a la lista 400, que en la última elección había respaldo a Lacalle Pou. Pero, además, Sartori tiene el apoyo de otras cuatro listas riverenses: la 4, la 12, la 454 y la 15.000 liderada por el exdiputado Fernando Araujo, quien hace un par de años le había dado el apoyo a Novick.

Pero puede haber más movimientos. Guillermo Facello, a punto de abandonar el Partido de la Gente, se reunió dos veces con gente del entorno de Sartori, según publicó el diario El Observador. Sartori dijo ayer a El País que no le constan esos encuentros, pero recordó que su entorno tiene la directiva de "dialogar con todos" y que quien se quiera sumar "será recibido con los brazos abiertos". Óscar Costa, mano derecha de Sartori, dijo que si esa reunión existió, fue privada: “Y las reuniones privadas, son privadas”.

"Candidatito"

La interna blanca se enrareció un poco más el domingo en Cerro Largo, donde se recordaron los 122 años de la muerte de Antonio Floricio Saravia, hermano de Aparicio. Allí el intendente Sergio Botana calificó a Sartori de “candidatito” y, a pesar de eso, Sartori se acercó a saludarlo. A la vista de todos Botana le respondió, muy seco, con esta pregunta: “¿Usted es Juan Sartori?”. Pero Sartori, que nunca perdió esa sonrisa que tiene grabada en forma casi permanente, respondió: “Sí, soy yo”.

El incidente fue analizado ayer en el Directorio del Partido Nacional, donde la presidenta Beatriz Argimón relató lo sucedido y, según supo El País, varios dirigentes comentaron que episodios como ese no ayudan a la imagen del partido.

En filas de Sartori dicen que es entendible la preocupación en los demás sectores. El candidato dijo a El País que, desde que anunció su intención de presentarse, recibió críticas. “No me interesa la campaña que hagan los otros precandidatos, yo estoy enfocado en ganar la interna", afirmó Sartori. “Ahora competimos, pero gane quien gane después deberemos trabajar juntos", agregó

Costa, en tanto, dijo que la preocupación y el nerviosismo llegan porque ven que Sartori puede ganar la interna. Elgue sostuvo que Sartori “fue botijeado”, pero “él mantuvo la línea y miró más alto”.

Desde el entorno de Lacalle Pou creen que Sartori ocupó un espacio de opinión pública que no estaba a gusto con los candidatos que se habían presentado. Y recuerdan que desde el inicio ellos no salieron a criticar a Sartori, optaron por la cautela y el silencio. Un dirigente lacallista, que pidió no ser identificado, dijo a El País que la campaña de Sartori en los medios muestra “profesionalidad” y un manejo “inédito para Uruguay”.

Larrañaga prefirió no responder la consulta de El País, pero desde sus filas el diputado Pablo Abdala admitió que siempre vio a Sartori con poca simpatía y nunca se sintió representado por el empresario. “Sí admito que es una novedad, está legitimado y en carrera”, indicó. Su compañero Jorge Gandini dijo que siente “pura curiosidad” hacia un candidato que comete errores, muestra falta de contenido y “no se sabe cómo llenó el Palacio Peñarol”.

Más duro, Botana aseguró que Sartori muestra “falta de ética” por hacer campaña en los medios fuera de los tiempos electorales y “es un pobre diablo” que “no sabe cómo va a hacer para cumplir lo que promete”. ¿Puede salir segundo en la interna blanca? “Para salir segundo hay que tener votos. No digan bolazos. Es como que el Mar de Fondo gane la Copa Libertadores”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)