ELECCIONES 2019 

La posible eliminación del IASS, una acción que abre diferencias

Recauda US$ 325 millones y lo paga el 23,4% de los pasivos. Diversos economistas se han manifestado contrario a la eliminación del impuesto.

El aumento de la edad para jubilarse es uno de los temas de debate de la campaña. Foto: Darwin Borrelli
Jubilados: El 23,4% de los pasivos pagaba el IASS en 2017. Foto: Darwin Borrelli

“En la medida en que el estado de las finanzas públicas lo permita, considerar una eliminación gradual del IASS (Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social)”, dice el “Compromiso por el país” de la coalición multicolor.

Ese planteo de “considerar una eliminación gradual del IASS” se incluye en el punto 9 del pacto que se titula “Proteger a los más débiles”.

Con un gasto en seguridad social creciente y un déficit fiscal que hay que corregir, hay analistas que han señalado que no se entiende por qué prescindir de un impuesto que va directamente a financiar la seguridad social y que recaudó en 2018 el equivalente a US$ 325 millones.

¿Por qué esa medida está en el apartado “proteger a los más débiles”? Empero, según datos de la campaña de declaraciones juradas IRPF-IASS 2017 de la DGI (los últimos disponibles), de 713.551 pasivos, pagaban el impuesto 166.244 (el 23,4% del total), es decir, aquellos que perciben pasividades más altas, no más bajas.

De hecho, los pasivos con menores ingresos que pagaban el IASS en 2017 eran 45.117 con un ingreso promedio en ese momento de $ 30.833 mensuales y la tasa efectiva que abonaban de IASS (debido a la progresionalidad del impuesto) era de 1,3%.

Eso es con los datos de 2017, porque en 2019 el mínimo no imponible del IASS es $ 33.232, es decir los que reciben pasividades por debajo de esa cifra, no pagan el tributo.

Los únicos que pagan más de 10% de IASS por sus pasividades eran los 32.501 pasivos que tenían ingresos superiores a $ 75.832 por mes.

Diversos economistas se han manifestado contrario a la eliminación del IASS. “Sobre la mala idea de derogar el IASS, rescato esta columna de Javier de Haedo: es una propuesta regresiva y agravante del alto déficit fiscal (esto último impedirá probablemente que se concrete)”, indicó Aldo Lema. “

Derogar el IASS además de injusto e inconveniente, sería lo más regresivo que se podría hacer aquí y ahora”, señalaba De Haedo en esa columna publicada en Economía & Mercado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados