ENTREVISTA

Pablo Mieres: “El Frente Amplio es un niño de ojos vendados que le erra a la piñata”

"Fue un año negro. Lo fue para el mundo y obviamente Uruguay no ha sido una excepción", dijo el ministro de Trabajo y Seguridad Social. 

Pablo Mieres, ministro de Trabajo y Seguridad Social. Foto: Leonardo Mainé.
Pablo Mieres, ministro de Trabajo y Seguridad Social. Foto: Leonardo Mainé.

Pablo Mieres no oculta que 2020 ha sido un “año negro”. El coronavirus golpeó fuerte al mercado de trabajo, no solo en Uruguay sino en el mundo. Dice que espera que se pueda salir rápido de la pandemia para ir hacia tres objetivos fundamentales para su gestión: crear una política de capacitación de empleo, regular a los 400.000 que hoy desempeñan tareas por fuera del sistema y luchar contra el desempleo en los más jóvenes, que hoy es de un 34%.

-Si tuviera que definir cómo ha sido el año 2020 desde el punto de vista del empleo, ¿qué diría?

-Fue un año negro. Lo fue para el mundo y obviamente Uruguay no ha sido una excepción. Hemos vivido un año en el que la OIT ha pronosticado la pérdida de 500 millones de puestos de trabajo en todo el planeta, y en Uruguay tuvimos un récord histórico en cuanto a las personas que estuvieron en el seguro de paro. Y, encima de todo eso, terminamos el año con una incertidumbre, porque veníamos repechando pero las nuevas restricciones por el COVID-19 pueden generar al menos un freno en la recuperación de los puestos de trabajo.

-¿Cómo se espera que cierren los números de este 2020?

-En cualquier caso, el aumento de la desocupación va a rondar en dos o tres puntos por encima de lo que era la situación antes de la pandemia. Comparado con muchos países del mundo el balance sería menos malo, pero obviamente es una situación negativa. Esto tiene el agravante de que nuestro punto de partida fue muy complicado. En febrero había 10,5% de desocupación y a eso le cayó encima una tormenta perfecta.

-¿Qué planes tiene Uruguay para reactivar el empleo?

-La estrategia hasta ahora ha sido crear una red de contención, la que ha estado centrada en los seguros de paro. Pero no hay que olvidarse que esto es un salvavidas y que el trabajador pierde poder adquisitivo, cobra la mitad del sueldo en un seguro total y en uno parcial las tres cuartas partes. O sea, hay que tomar medidas. Para adelante tenemos tres grandes asuntos. Uno es crear una política de capacitación para el empleo, en la que el actor central será el Inefop, y por la cual se buscará dar respuesta a un montón de personas que quedaron o quedarán por el camino porque sus habilidades o competencias ya no son demandadas. Lo otro es ir hacia la formalización; en enero la informalidad era de 25% y se espera que estos números crezcan por la pandemia. El que es informal lo es porque no tiene suficientes ingresos o porque prefiere arriesgar su cobertura en salud, por ejemplo, a aportar. Y en tercer punto está trabajar para bajar las cifras de desempleo juvenil, que son escandalosas, y que llegan al 34%.

Pablo Mieres en la asunción como ministro. Foto: Captura
Pablo Mieres en la asunción como ministro. Foto: Captura

-¿Y cómo es que se solucionan estas tres cosas?

-Todavía no tenemos una decisión, estos son los desafíos y para los tres hay que implementar respuestas. Esto implica salir de la inmediatez, hemos estado como al golpe del balde por la pandemia, y obviamente ahora vuelve a pasar lo mismo, porque crecen los casos y reaparecen los viejos problemas. Nosotros estábamos abocados a la recuperación del mercado de trabajo y ahora la gente vuelve a teletrabajar.

-¿Cuántas personas hoy están en seguro de desempleo?

-A fines de noviembre 76.000, es decir la cifra más baja desde que estalló la pandemia, y por lejos. En marzo, cuando empezó todo, terminamos con 120.000. En abril y mayo hubo 190.000. En octubre eran 85.000. Pero vamos a ver diciembre, porque hay dos efectos contradictorios, por un lado el comienzo de la actividad de temporada, las fiestas y etc., y por otro el incremento de casos que quizá haya tenido algún eco en esto.

-¿Ha crecido el trabajo informal?

-En la encuesta del INE no aparece. Teníamos 25% de informales, 400.000 trabajadores, en enero. Los últimos datos no dan un aumento. Pero tampoco dan un aumento de la desocupación, es mínimo. La desocupación era 10,5% en febrero y en setiembre fue de 11,2%. Lo que creemos es que hay una desocupación encubierta, que no aparece todavía, que se puede ver con la reducción de la población ocupada. Lo que pasa es que hay gente que quiere ser ocupado pero no sale a buscar trabajo y entonces no aparece en el índice.

-Recientemente salieron a la luz auditorías en el Inefop que dan cuenta de ciertas irregularidades, ¿cómo se pretende usar este instrumento de acá en más?

-Las auditorías mostraron muchas irregularidades, especialmente en lo que tiene que ver con el control del gasto, sobre todo con los proyectos que el Inefop realizaba por acuerdos con organizaciones que forman parte de su propia gobernanza. Nosotros lo que hicimos fue establecer de manera clara cuáles son los proyectos que se pueden presentar, habrá un mecanismo de evaluación, admisión y rendición de cuentas, que va a ser por medio de un decreto del Poder Ejecutivo.

-¿Cuáles son las aspiraciones para 2021 en cuanto al empleo?

-El objetivo es reactivar, lo que pase que la clave está en el crecimiento económico y la inversión. Al empleo uno lo puede promover con políticas activas, pero el gran impulso tiene que ver con el crecimiento de la economía. Lo otro que queremos hacer es, en sintonía con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y con las intendencias departamentales, y con el Inefop, organizar eventos regionales de análisis sobre la situación del empleo, para que las organizaciones y sindicatos locales puedan decir qué tipos de puestos se requieren. Esto se hará a nivel de todo el país. Además, se va a poner a andar una plataforma online, que podría ya estar disponible en marzo, donde cada persona se podrá testear, ver qué calificaciones tiene, y cómo puede conseguir cursos para tener otras calificaciones. Una verdadera plataforma web de servicio para quien quiera acceder al mercado del empleo. También se podrá ver cuáles son los empleos del futuro y cuáles van a caer en desuso.

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, y el inspector general del Trabajo y la Seguridad Social, Tomás Teijeiro. Foto: @MTSSuy
El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, y el inspector general del Trabajo y la Seguridad Social, Tomás Teijeiro. Foto: @MTSSuy

-¿Se está haciendo algún seguimiento especial de que las empresas paguen aguinaldo y salario vacacional en medio de esta crisis?

-Cada vez que hay denuncias, vamos al lugar. Pero cada vez que se inspecciona por COVID-19, también se revisan estas cosas.

-¿Y crecieron los incumplimientos?

-Hay observaciones y sanciones, pero no más que lo normal. En lo que tiene que ver con las disposiciones sanitarias, a nosotros sí nos sorprendió que el

-¿Cuáles son las violaciones más comunes en materia sanitaria?

-Las menos relevantes, que tienen que ver con tener a la vista el protocolo con las normas que se deben cumplir, una cartelera con las prevenciones y el aforo máximo permitido. Después la falta de alcohol en gel o el no uso de tapabocas son cosas frecuentes, que siguen pasando, pero de menor cantidad.

-¿Cuántas multas han puesto por no respetar las disposiciones sanitarias?

-No tengo el dato. Tampoco han de ser muchas, porque el proceso administrativo es muy largo y engorroso. Eso es algo que tenemos que revisar.

-¿En algún momento el gobierno tomó alguna decisión a nivel de empleo que tuviera lo sanitario en segundo plano?

-Yo creo que la perilla de la salud ha estado marcando siempre las decisiones en materia laboral, por eso hemos sufrido lo que hemos sufrido. En seguro de paro se gastó de marzo a noviembre unos US$ 350 millones.

-La Intendencia de Montevideo resolvió suspender el Carnaval, que son 40.000 trabajadores que se quedan sin la zafra, y por otro lado ordenó que los ómnibus pongan el 100% de los móviles en la calle, lo que provocó el rechazo por parte de algunos transportistas, ¿Cuál es su opinión sobre estas medidas de Carolina Cosse?

-Lo del Carnaval va en concordancia con lo que pidió el gobierno nacional de frenar los espectáculos públicos. Me parece muy bueno que la nueva administración haya tomado medidas en concordancia con el gobierno. Lo de los ómnibus no me animo a opinar, no tengo elementos.

-El GACH pidió que se den incentivos para el teletrabajo a las empresas privadas, pero el gobierno solo lo sugirió…

-Lo que pasa es que no hay marco jurídico que regule el teletrabajo. Además, controlar la obligatoriedad del teletrabajo es imposible. Yo no puedo. Sería como mandatarnos a controlar algo que no tengo forma de saber. No puedo saber qué trabajadores están en condiciones a teletrabajar. Lo que podemos hacer es lo que hicimos, exhortar a que se aplique lo más posible.

Mieres ingresa a Torre Ejecutiva para participar de una reunión del Sinae para atender casos de coronavirus en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Mieres ingresa a Torre Ejecutiva. Foto: Fernando Ponzetto

-El GACH lo que dijo es que se podría dar algún tipo de incentivo, ¿eso se está manejando?

-No, no lo estamos manejando. Lo que hicimos sí es que los mayores de 65 vuelvan a estar cubiertos por el subsidio por enfermedad si no pueden teletrabajar.

-¿Han notado en las fiscalizaciones que ha crecido el teletrabajo en privados?

-No me animaría a decirlo.

-Desde el Frente Amplio han advertido que las reformas que se hicieron durante sus gobiernos fueron determinantes para frenar la pandemia. ¿Qué opinión le merece esto?

-Yo creo que hay que reconocer lo que se ha hecho bien. Por ejemplo, el Plan Ceibal fue muy útil para la educación en tiempos de pandemia. Las asignaciones familiares son de las décadas del 40 y 50. El Uruguay tiene una historia de un estado de bienestar temprano, de la época del primer batllismo, que se fue consolidando con decisiones unas tras otras, y obviamente el FA agregó cosas. Por eso me da mucha pena cuando viendo al FA la imagen que me viene a la mente es la de un cumpleaños infantil: un niño con los ojos vendados tirando palazos para pegarle a la piñata, pero siempre le erra. Me duele ver al FA buscándole el pelo al huevo, o lo que pasó con la norma contra el desarrollo forestal, que siendo el partido que más desarrolló la forestación vaya y vote algo que en sus gobiernos no quisieron votar. Todo para generarle un daño a la coalición. Después se niegan a la reglamentación del artículo 38 para limitar el derecho a reunión, cuando impulsaron la cuarentena obligatoria que solo era viable estableciendo medidas de seguridad.

Cruce por postergación de licencias

-Se generó toda una polémica alrededor de la normativa que permite trasladar las licencias a 2021. Por ejemplo, el senador comunista Oscar Andrade dijo que se estaba regulando a empresarios que ya habían decidido no dar las licencias…

-Primero, la fecha en que se votó esta ley de licencias tuvo que ver con que parte del FA se resistió a votarla antes. Lo mandamos antes de diciembre y hubiéramos querido un trato rápido. En segundo lugar, las decisiones que hayan tomado empresas sin un marco legislativo que las ampare no están dentro de la regularidad. Algunas solicitaron permiso antes, pero apenas fueron una decena. Y, además, nos encontramos, con sorpresa, con que el Ministerio de Trabajo anterior había autorizado postergación de licencias por vía administrativa, sin una ley que lo autorizara. Es paradójico que Andrade nos acuse de violar derechos, cuando lo que hicimos fue, en un año en que hubo una pandemia, permitir que, con el acuerdo de los trabajadores, se puedan postergar las licencias. Y esto es, entre otras cosas, para que cuando los empleados vuelvan del seguro de paro, por ejemplo en el sector turístico, no se tengan que ir de licencia enseguida. Esto evita despidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados