CARTA

 "Nuestro país interior necesita muchos 'Guapos'": la despedida de Andrés Lima a Larrañaga

El intendente salteño escribió una sentida carta dedicada al ministro, fallecido este sábado, y destacó "su sencillez y su don de estar donde la gente lo necesitaba".

Jorge Larrañaga. Foto: Fernando Ponzetto
Jorge Larrañaga. Foto: Fernando Ponzetto, Archivo El País.

El intendente de Salto, el frenteamplista Andrés Lima, despidió al ministro del Interior, Jorge Larrañaga, quien falleció este sábado, con una sentida carta que envió a El País.

"Nuestro país interior necesita muchos 'Guapos', que sepan llevar a los lugares de decisiones, esos que en su mayoría están en la capital, la problemática de los pobladores de la campaña", dice el texto en uno de sus pasajes, y recalca que aún "no siendo del mismo partido", los "identifica ese sentir a la gente del interior". 

A continuación la carta completa: 

Jorge Larrañaga, más conocido por su apodo de “El Guapo”, fue un político con una característica que muy pocos saben tener y es la de representar a una enorme población de tierra adentro. Entre otras tantas cosas, el Guapo era eso: identificaba y se hacía identificar por muchísimos uruguayos que no sentían el mismo carisma hacia políticos de la capital del país.

Venía de una familia tradicional blanca, su padre Jorge Larrañaga Ilarraz, fue diputado por el Partido Nacional por Paysandú en 1966 y desde esa cuna, comenzó a formarse en política, siempre junto a la corriente Wilsonista, quienes fueron en su momento dado, la columna principal del Partido Nacional.

Sobre su biografía y su vida hay mucho que contar, desde su Paysandú natal, haciendo las primeras armas en política a la salida de la dictadura como secretario de la Comisión Departamental de su partido, para después años más adelante ser intendente de Paysandú.

Es en la intendencia que comienza a mostrar esa faceta de hombre del interior, que es el de estar en permanente cercanía con la gente, el de saber escuchar con respeto: el respeto de saber que el que está enfrente necesita ser atendido y que le brinden un respaldo. Esas son las cosas que rescatamos de El Guapo, su sencillez y su don de estar donde la gente lo necesitaba.

Se fue este domingo 21 uno de los representantes políticos genuinos del interior, aquel que fue capaz de crear una corriente dentro del Partido Nacional, junto a Burgueño Miguel y Bolita Leis.

El Guapo representaba a los blancos de a pie, como él mismo lo decía: quería darle voz a los que menos posibilidades tienen de expresarse.

Jorge Larrañaga supo llevar a la capital del país la impronta del interior y por sobre todas las cosas la supo conservar, no perdiendo la identidad de un sanducero común, que quiere lo mejor para su país.

No siendo del mismo partido que Larrañaga, nos identifica ese sentir a la gente del interior, eso de llegar a cada pueblito y sentarse en un banco de madera hecho a mano, a escuchar, muchas veces a la luz de un farol. El llegar a miles de uruguayos que allá en el interior profundo de cada departamento, son pocas veces que tienen la oportunidad de contar sus vivencias y solicitar mejorar su calidad de vida.

Nuestro país interior necesita muchos “Guapos”, que sepan llevar a los lugares de decisiones, esos que en su mayoría están en la capital, la problemática de los pobladores de la campaña. La problemática de “los de afuera” como dicen los montevideanos, cuando queda claro que somos bien de adentro del país y necesitamos quien nos represente en forma genuina y honesta, que sepa representar lo mejor de los uruguayos que estamos bien al norte de donde se cuece el estofado.

Ese compromiso que Jorge Larrañaga demostró y siempre tuvo con los uruguayos del interior, lo queremos ver en todos los representantes políticos de nuestro país.

Nuestro sentido pésame a la familia del Guapo, a su Partido Nacional y a su querido Paysandú.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados