POLÉMICA EN LA COALICIÓN

Manini Ríos exige remoción del Inisa de dirigente nacionalista

Desde Cabildo Abierto se ha reclamado abiertamente la remoción de Sandra Etcheverry, integrante del directorio de Inisa, y del Partido Nacional. 

Guido Manini Ríos. Foto: Estefania Leal
Guido Manini Ríos. Foto: Estefania Leal

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El complejo engranaje político que se fue zurciendo con paciencia y atención a los detalles para encarar las tareas inherentes de un gobierno de coalición, parece haberse topado con un terreno arenoso que complica la fluidez de la gestión.

A la crisis que se suscitó tras la salida del ministro de Turismo Germán Cardoso, se le sumó ahora la constatación de otra situación conflictiva en el directorio del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa). Ahí, la presidenta Rosana de Olivera, de Cabildo Abierto, se enfrenta a Sandra Etcheverry, integrante del directorio de Inisa, y del Partido Nacional.

El enfrentamiento entre ambas es de tal magnitud que desde Cabildo Abierto se ha reclamado abiertamente la remoción de Etcheverry. Ayer, el líder de CA Guido Manini Ríos salió a respaldar a la actual presidenta: “El problema no es ella, es la directora nacionalista. Espero que el Poder Ejecutivo) la cambie, porque a mi entender es ella la que está generando problemas con los demás”.

A ese cuadro, se le suman las críticas que ha realizado la tercera integrante del directorio de Inisa, Andrea Venosa del Frente Amplio. Venosa ha objetado varias medidas tomadas por De Olivera, entre ellas un curso de capacitación para el personal de Inisa a cargo de la Guardia Republicana. También criticó la implementación de un sistema de computación que le fue ofrecido a Inisa por el Ministerio del Interior, como informamos en nuestra edición de ayer, en la cual Venosa fue consultada .

Para la representante del Frente Amplio en el directorio, “los legisladores creo que no entienden que Inisa está gobernado por un organismo colegiado, no por una presidenta. Por tanto, las decisiones se toman por mayoría simple en el directorio. Por otra parte, no comprenden que Inisa no debería ser un organismo político, sino que su ley de creación determina que es un organismo del Estado para la promoción de derechos de las Adolescencias en conflicto con la ley. Ergo, sus decisiones no pueden ser politico-partidarias sino políticas públicas”.

Las desavenencias generaron, también, quejas del sindicato Suinau, que se expresó a través de su presidente José Lorenzo López, que habló de “órdenes y contraórdenes”.

Otro líder gremial, Jorge Burgos (integrante de la Mesa Sindical de Inisa), dijo algo parecido a López cuando fue consultado para esta nota (Burgos aclaró que hablaba a título personal).

Para él, las discrepancias entre De Olivera y Etchevarry, hacen que “todo se retrase” y “lleva a soluciones que son parches, cortoplacistas”. Si “la cabeza” no funciona, acota el dirigente sindical, eso lleva a que todo quede al criterio de cada uno, y que los funcionarios no se sientan respaldados.

Burgos añade que los funcionarios, además, no son consultados y que se desaprovecha la experiencia directa que estos tienen por años de trabajo y contacto directo con los menores privados de libertad.

De acuerdo a su visión, a las diferencias políticas entre las representantes de Cabildo Abierto y Partido Nacional, se le suman dos factores. Por un lado, falta de experiencia en la gestión pública. Por el otro, Burgos aprecia que puede haber ciertos problemas “de ego” entre la presidenta y la representante del Partido Nacional.

Burgos reclama que las autoridades políticas de cada partido Mides tomen cartas en el asunto y resuelvan el diferendo, para un lado u otro. “El Inisa es un organismo dependiente del Mides, entonces el ministro (por Martín Lema) debería intervenir. Lo digo como un ciudadano más”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados