Publicidad

La fusión del Banco Hipotecario con el BROU va camino a naufragar

Desde el Ministerio de Economía esperan la decisión del Parlamento sobre el destino del BHU.

Compartir esta noticia
Banco Hipotecario.
Banco Hipotecario.
Foto: Archivo

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) dejó en manos del Parlamento la definición sobre el destino del Banco Hipotecario (BHU), que no cuenta con votos suficientes y cuya fusión con el Banco República (BROU) está planteada en un proyecto de ley que propone una reestructura y, en buena parte, una condonación de las deudas en unidades reajustables en esa institución.

Una delegación del Ministerio fue a exponer su visión sobre el tema ante las comisiones de Vivienda y Hacienda del Senado y procuró en todo momento evitar expresarse en forma concreta. Allí el MEF se vio intimado varias veces por parte de los legisladores a definir si, en la visión del equipo económico, es viable el mecanismo que podría destrabar el bloqueo: el avance en la refinanciación de las deudas para casi 24.000 deudores -para lo cual solo se necesita mayoría simple- sin proceder a la desaparición del BHU.

Las respuestas oficiales optaron por la prudencia y, sobre todo, por desligarse de la decisión final. “Este proyecto es una iniciativa de senadores y no del Poder Ejecutivo”, dejó en claro el director general del MEF, Maurio Di Lorenzo. “No es una iniciativa nuestra. Simplemente, aportamos criterios e ideas”, dijo.

Criterios que, por otra parte, al parecer no fueron aceptados en su totalidad. El director general del Ministerio, Mauricio Di Lorenzo, dijo que el proyecto tiene “matices” con lo que había sugerido inicialmente la cartera. Por ejemplo la tasa de interés que se le cobrará a las deudas a las que les resten más de 10 y hasta 39 años para llegar a los 40 años de antigüedad. El Ministerio propuso 3,5%, pero quedó fijada en 2,5%.

Los senadores no se rindieron e insistieron. El frenteamplista Alejandro Sánchez planteó una pregunta concreta: si el Ministerio plantearía una objeción a que el proyecto se votara sin el capítulo referido al cierre del Banco Hipotecario. “Es lo que me gustaría saber, casi con una respuesta como, por ejemplo, sí o no”, dijo.

La respuesta más contundente la dio el director de Finanzas Públicas del Ministerio, Fernando Blanco, quien consideró “pertinente” la fusión que daría lugar en su visión a la posibilidad de potenciar el crédito hipotecario público. El BROU, sostuvo, cuenta con una red física mucho mayor en todo el país. Y, como tiene otros negocios que le generan ingresos, podría ofrecer a sus clientes menores tasas de interés. También dijo que le daría “una mayor sostenibilidad al sistema”.

Los números finales de la solución se desconocen, ya que el Hipotecario aún no sistematizó la información completa. Las últimas estimaciones oficiales indican una cifra cercana a los US$ 590 millones, sumadas las carteras de la Agencia Nacional de Vivienda.

En dos mitades

A nivel político cobra fuerza el convencimiento de que, de una forma u otra, habrá que “partir” el proyecto y analizar sus dos mitades en forma separada. “Son dos temas diferentes, y uno no condiciona al otro”, le dijo a El País el senador Jorge Gandini. Debido a que el cierre del BHU no cuenta hoy con las mayorías necesarias para su aprobación, el legislador sostuvo que “hay ambiente” para concentrarse en el objetivo principal del proyecto: la solución a los deudores en unidades reajustables. Gandini consideró “interesante” la fusión del Hipotecario con el República, pero sostuvo que requiere una sólida fundamentación política. Sobre todo, apuntó, se trata de una iniciativa propia “del inicio de un gobierno, no del final”. Un mecanismo que sería del agrado del Frente Amplio y de Cabildo Abierto, que ya dejaron en claro que no votarán la solución para los deudores si incluye el cierre del BHU, al que quieren discutir por otro carril.

Votación

El senador nacionalista Sergio Botana dijo a El País que se mantiene la decisión de votar el proyecto en comisión el 3 de agosto, incluido el cierre del BHU, de lo cual es un firme defensor. El objetivo, afirmó, es permitir el desarrollo del crédito hipotecario.

“Tenemos el plazo de la desesperación de los deudores, de su grave problema”, dijo. También señaló una realidad. Ese mes ingresará al Senado la Rendición de Cuentas, y será imposible seguir discutiendo otro tema.

“Acá hay que decidirse qué es lo que cada uno quiere: si cree en San Estado y quiere defender estructuras públicas que no tienen razón de ser”, cuestionó. Y agregó: “Mantener un banco para que otorgue tres créditos por día no parece lo más razonable”.

El director del Banco República en representación del Frente Amplio, Leandro Francolino, se opone en términos generales al proyecto. La razón no es otra que la ya argumentada desde el Banco Hipotecario y que ha sido común frente a otras iniciativas de este tipo, que pasan por la refinanciación o condonación de deudas: el “riesgo moral” de generar incentivos para no cumplir con las deudas en un futuro.

El Frente Amplio se opone en términos generales al proyecto

El director del Banco República en representación del Frente Amplio, Leandro Francolino, se opone en términos generales al proyecto. La razón: el “riesgo moral” de generar incentivos para no cumplir con las deudas en un futuro. “La mejor manera de defender a la banca pública es que al Estado se le pague”, les dijo a los legisladores.

Francolino habló de un posible “efecto contagio” en las demás carteras del Banco Hipotecario, que están expresadas en unidades indexadas. “Nada indica que estos deudores no puedan presionar y conseguir que se los termine reestructurando, también, al barrer”, precisó. Su comentario generó la reacción irónica de Botana. “A esta altura, capaz que con algún fantasma me corren. Pero solo con la sábana, no”, indicó. Según el Ministerio de Economía, la de los deudores del Banco Hipotecario es una “solución focalizada”, que buscaba la “longevidad del crédito”.

Así, se trató de considerar sobre todo a las personas mayores y a aquellos que llevan pagando desde hace más tiempo. Básicamente se trata de jubilados, que han sufrido tras su retiro una disminución en sus ingresos y que se vieron obligados a realizar refinanciaciones para disminuir su cuota.

De allí la regla de los “40 años” de longevidad de la deuda, ya que se entendió que habían cubierto el préstamo que habían solicitado en su momento.

Esas deudas quedarán canceladas al momento de cobrar vigencia la ley. En los casos en que falte menos de diez años para cumplir ese período, la tasa de interés será 0%. Y cuando a la deuda le reste un plazo mayor de diez años, se cobrará un tasa de 2,5%.

“Se podrían otorgar más créditos de vivienda"

El presidente del Banco República, Salvador Ferrer, sostuvo que la liquidez con la que cuenta hoy la institución permitirá un financiamiento estructural, proveniente de cajas de ahorro y cuentas corrientes, que facilitaría una vez concretada la fusión el financiamiento parcial de una estructura de crédito hipotecario a largo plazo.

Esto, dijo el jerarca, combinado con las emisiones en los mercados de capital, incrementaría los recursos, la rentabilidad y la competitividad de esta línea de negocios, al reducir su costo de fondeo.

“Estaremos ante una mejor asignación de capital y, por tanto, en condiciones de exigir un mejor retorno sobre el mismo”, aseguró.

Para Ferrer, se está ante la posibilidad cierta de llegar a más clientes y, así, a más familias que podrían acceder a una vivienda mediante el crédito hipotecario y en mejores condiciones.

“En el mundo ya no existen bancos puramente hipotecarios”, dijo Ferrer en el Parlamento. La razón: la concesión de estos créditos suele ir hoy acompañada de la venta cruzada de productos, como las tarjetas de crédito. Algo que, reparó, hoy no puede hacer el Banco Hipotecario.

“Es una oportunidad comercial que permitirá hacer llegar el crédito hipotecario a todos los uruguayos”, remarcó el presidente del Banco República, que cuenta con 130 sucursales en todo el país frente a solo siete del Hipotecario.

Ferrer informó que, al margen de este proyecto que viene siendo discutido por los partidos políticos, ambas instituciones venían trabajando en un acuerdo comercial que permitiera, al menos, intentar una complementación en ausencia de una iniciativa de fusión más ambiciosa como la que está hoy planteada.

“Esto viene llevando años y no hemos podido concretar avances significativos”, lamentó el jerarca.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

BHUBanco República (BROU)

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad