Publicidad

IMM avanza con compra millonaria de un inmueble para la EMAD, pese a objeciones del Tribunal de Cuentas

La Intendencia capitalina adquirió un edificio propiedad de la comunidad israelita. El inmueble está ubicado en una zona céntrica y costó US$ 2,6 millones.

Compartir esta noticia
La Intendencia ya tiene decidido continuar adelante pese a las objeciones
La Intendencia ya tiene decidido continuar adelante pese a las objeciones.
Foto: Juan Manuel Ramos

La compra realizada por la Intendencia de Montevideo (IMM) de un edificio propiedad de la comunidad israelita por US$ 2,6 millones para destinarlo a la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático (EMAD) fue observada por el Tribunal de Cuentas de la República (TCR).

El TCR había objetado este mes la compra, al señalar que la Intendencia violó varias obligaciones incluidas en el Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera (Tocaf). Entre ellas que la operación no configuraba ninguna causal para no ser procesada mediante una licitación pública u otro procedimiento competitivo.

Sin embargo, la administración liderada por la intendenta Carolina Cosse decidió seguir adelante con la adquisición. En la resolución a la que accedió El País, la comuna argumenta que el edificio -ubicado en Canelones y Río Negro- es “único en sus características y localización urbana”, con un emplazamiento “estratégico” en el circuito cultural de Centro y Ciudad Vieja.

Además, cumple con los “sofisticados requisitos de funcionamiento” de la EMAD, tanto por sus dimensiones como por su estado de conservación. Condiciones que, se afirmó, “implican la escasez de oferta de otros comparables”. Por ende, indicó la IMM, la transacción “no corresponde a un mercado de competencia monopolística como lo es el mercado inmobiliario

Así, más allá de la necesidad de “ajustar algunos espacios” a las necesidades de la escuela, “las características arquitectónicas y de emplazamiento del edificio lo hacen una oportunidad inestimable para su adquisición”, afirmó la IMM.

El TCR observó además que la IMM violó otras normas del Tocaf, ya que no se pidió una tasación del predio de la Dirección Nacional de Catastro. La respuesta de la comuna fue que se intentó cumplir, pero los plazos de esa oficina “excedían los tiempos razonables”. Al respecto, se señaló que la tasación fue pedida el 22 de setiembre del año pasado. Según la comuna, Catastro informó que existían “demoras en las tasaciones” y que “no había fecha prevista” para cumplir con el pedido, por lo que se decidió proceder con la adquisición.

Se dejó constancia, además, de que esas demoras están causando “serios perjuicios en la gestión de la Administración Departamental”.

La resolución -firmada por el intendente interino, Mauricio Zunino- indica que, al momento de recibir la observación del TCR, Catastro hizo llegar una tasación fechada el 27 de diciembre que establece un valor catastral de US$ 2,72 millones, superior al precio de compraventa acordado.

El contador delegado del tribunal también observó que la operación violó el Tocaf en el apartado que indica que “no podrán comprometerse gastos de funcionamiento o de inversiones, sin que exista crédito disponible”.

Sobre este punto la Intendencia respondió que la imputación del gasto se realizó con intervención previa de la Unidad Central de Presupuesto. Y que se dio de esa manera “a los efectos de salvaguardar el equilibrio presupuestal”, por lo que la Intendencia consideró correspondiente reiterar el gasto de la compra pese a las objeciones.

Los motivos

La decisión de la IMM de comprar el edificio había sido consignada a mediados de diciembre por Búsqueda. En el informe que rebate las conclusiones del TCR, la comuna fundamentó la operación detallando algunas de las ventajas que ofrece el inmueble para convertirse en la nueva sede de la EMAD. Se resalta el contar con una sala de espectáculos, así como una “distribución funcional a las diversas necesidades espaciales”, el subsuelo que consta de una gran superficie posible de subdividir y que haya un área vinculada a actividades de representación y arte escénico “muy bien conectadas con los espacios comunes y la calle”.

Además

El valor estimado y una tasación previa

En la resolución original de la compra, que había sido firmada el pasado 22 de diciembre por Cosse, la Intendencia de Montevideo (IMM) expresó que los fondos presupuestales necesarios para la adquisición del edificio procedían de un reciente remate y enajenación de un predio que la comuna poseía en la zona de Aguada, sobre la avenida Rondeau. Fue, se indicó, a los efectos de “mantener el equilibrio presupuestal”.

Ahora, en el informe que esta semana confirmó la reiteración del gasto en el inmueble que será destinado a la Escuela de Arte Dramático y que fue objetado por el Tribunal de Cuentas de la República, la intendencia se preocupó en dejar en claro que su Servicio de Catastro y Avalúo estableció en su momento para dicha propiedad un valor de US$ 10,4 millones.

Fue, se señaló, a partir de una “primera aproximación” que no es posible considerar como una tasación definitiva”. De todas formas, aplicando un “coeficiente reductor del precio de venta”, denominado “factor de comercialización”, el precio del inmueble podría estimarse en US$ 5,2 millones, el doble del precio de compraventa acordado con la comunidad israelita.

Además, se recordó que la Junta Departamental de Montevideo había autorizado en mayo del año pasado al Ejecutivo departamental, con votos de la mayoría, realizar un gasto “no superior” a los US$ 3 millones en la compra del inmueble en cuestión.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad