ELECCIONES 2019

"El líder que faltaba" o el electorado "se derechizó": dos hipótesis para explicar el resultado electoral

Un análisis simplista de distribución de colores diría que los tres sillones en el Senado que ganaron los cabildantes son el resultado de la pérdida de la banca del Partido Independiente y las dos del Frente Amplio.

Manini Ríos habla en un acto tras la elección del domingo. Foto: Gerardo Pérez
La principal fuga de votos del Frente Amplio fue fuera de Montevideo, espacio donde se fortaleció Cabildo Abierto. Foto: Gerardo Pérez

Dos semicírculos bastan para explicar de un vistazo los resultados electorales del domingo. Ambas figuras geométricas, esas que simulan el Senado, están pintadas de cuatro colores alusivos a cuatro colectividades políticas diferentes.

Pero mientras en la correspondiente al año 2014 uno de esos colores ocupa el 3,3% del espectro (era la banca del Partido Independiente), la imagen de 2019 muestra la desaparición de esa tonalidad y el surgimiento de una nueva que acapara el 10%: Cabildo Abierto.

Un análisis simplista de distribución de colores diría que los tres sillones que ganaron los cabildantes son el resultado de la pérdida de la banca del Partido Independiente y las dos del Frente Amplio. Pero las apariencias a veces engañan. Al menos eso es lo que piensa el politólogo Alejandro Guedes.

“El electorado se derechizó”, dice el investigador de la Universidad de la República. “El Parlamento anterior ya venía demostrando cierto corrimiento y ahora parece confirmarse”. ¿En qué sentido? El Frente Amplio perdió, en un lustro, algo más de 190.000 votos. “Es poco probable que todos esos votantes se hayan movido hacia Cabildo Abierto, sino que hubo un efecto cadena: del oficialismo hacia el Partido Colorado y el Partido Nacional, y de los partidos fundacionales hacia la derecha más extrema”.

El escrutinio primario parece darle, en parte, la razón: la fuga de votos del Frente Amplio se dio por el centro, en especial tras el “desmembramiento” del Frente Líber Seregni. “La excepción de esa merma de frenteamplistas fue el sector de Mario Bergara, quien fue un ganador de la noche del domingo”.

Cuando el partido de coalición de izquierda llegó por primera vez al poder, en 2005, el cientista político Jaime Yaffé había titulado su análisis: “Al centro y adentro”. El investigador decía que el triunfo del Frente Amplio radicaba en buena medida en la renovación de su fuerza y la inclinación hacia un discurso más centrista. Siguiendo esa línea, dice Guedes, lo que ocurrió el domingo es “a la izquierda y afuera”.

Haga click en cada año para comparar el cambio.

María Fernanda Boidi discrepa. Para esta cientista política el “llamativo” ascenso de Cabildo Abierto no responde a una autoidentificación ideológica, sino que es la consecuencia “de una ciudadanía que parece haber encontrado respuesta a intereses que no estaban representados”.

Los partidos políticos, dice Boidi, “son instrumentos para canalizar y representar intereses”. Puede que haya otras instituciones (como las iglesias o los sindicatos) que también ocupen ese rol. Pero en el sistema de partidos uruguayo, uno de los cinco más antiguos y asentados del mundo, “las colectividades políticas han funcionado como vehículos de representación y, para eso, en su interior tenían matices”.

Ahora, sin embargo, “parece evidenciarse un conjunto del electorado disconforme con esa representación”, explica la politóloga. No se trata de antisistemas, como se los ha tildado, “porque eso implicaría no respetar las reglas democráticas”. Tampoco es un malhumor al estilo de la crisis argentina de 2001 y su famoso “que se vayan todos”. En todo caso parece una suma del “voto militar que quedó huérfano con la desaparición de Eleuterio Fernández Huidobro” y del voto de aquellos que buscaban el discurso de un líder “contra la corrupción y mano dura en términos de seguridad”. Hasta fines del 2018 pareció que ese liderazgo “lo pudo ocupar Edgardo Novick”.

¿La consecuencia? La décima parte del semicírculo de 2019 se pintó de Cabildo Abierto y esta colectividad ingresó al podio electoral en ocho departamentos. Como contrapartida, uno de los tres partidos tradicionales (inclúyase el Frente) ha quedado relegado al cuarto lugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)