CONECTIVIDAD

Futuro de Antel en disputa: polémica por fibra óptica

Diputados discuten proyecto sobre uso de infraestructura de la empresa. Hay intereses privados que quieren utilizar esa red y el gobierno lo ve con buenos ojos. Al menos, al principio de la gestión.

Fibra óptica. Foto: archivo El País.
Fibra óptica. Foto: archivo El País.

¿Qué hacer con la red de fibra óptica que Antel, durante las gestiones de los gobiernos frenteamplistas, desplegó en todo el territorio nacional? Se trata de un activo muy valioso: millones de dólares invertidos en una formidable red de transmisión de datos. Una inversión realizada con fondos públicos, o sea hecha por los contribuyentes.

De acuerdo a lo que se viene discutiendo en diferentes ámbitos políticos, hay intereses privados que quieren utilizar esa red y el gobierno lo ve con buenos ojos. Al menos, al principio de la gestión.

En mayo, la bancada oficialista retiró dos artículos de la Ley de Urgente Consideración, los 268 y 269, sobre el uso de infraestructura del ente por parte de privados. El tema quedó para discusión en un proyecto de ley aparte. En aquel momento los senadores frenteamplistas Mario Bergara y Carolina Cosse dijeron que los artículos pretendían abrir la red de fibra óptica para que privados hicieran uso de ella.

El presidente del sindicato de Antel (Sutel), Gabriel Molina, fue uno de los que puso el grito en el cielo. ¿Cómo van a querer usar, le dice nuevamente Molina a El País, la red de fibra óptica cuando no han invertido un solo peso en ella? Cuando se le señala que las empresas que pretenden hacer negocios en dicha red pagarán un alquiler, Molina responde que ni así es un buen negocio para Antel. En vez, Molina dice que “es una forma muy prolija de privatizar la empresa”.

Sebastián Cal (Cabildo Abierto) es el presidente de la Comisión de Industria de la cámara de Diputados, en donde este tema se está discutiendo, en un proceso que aún no ha culminado. Cal afirma a El País que tiene “sentimientos encontrados” respecto a qué hacer con la fibra óptica. “Por un lado, veo que se viene un avance y un desarrollo tecnológico que Antel no va a poder dar, por su carta orgánica. Pero por el otro también, tengo un sentido patriótico que me tira. Esto lo pagamos los uruguayos y no me gustaría que una empresa privada usufructúe la red. Es entendible que ninguna empresa privada va a venir a llevar la fibra óptica al 85% de los uruguayos de la misma forma que lo ha hecho Antel. Sin embargo, existe una gran capacidad ociosa en la red. Eso me lleva a pensar a que podríamos considerar que empresas privadas pueden arrendarlas, porque Antel no las usa”.

Molina, por su lado, tiene una visión similar a la de Cal en lo que refiere al probable desarrollo tecnológico que se viene. Pero, a diferencia del diputado de Cabildo Abierto, el líder sindical sostiene que la empresa de telecomunicaciones uruguaya tiene con qué competir: “Lo que está en discusión acá es si Antel va a seguir desarrollándose o va a mirar el desarrollo desde un costado. Hasta el momento, los negocios de Antel son los mismos que hacen todas las grandes empresas de telecomunicaciones en el mundo, no hay nada distinto. Al gobierno actual, eso parece molestarle. Parece molestarle que Antel tenga una plataforma como Vera TV, que tenga calidad en telefonía celular e internet. No es que le tengamos miedo a la competencia, pero en un marco más justo”.

El director del Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia Gustavo Gómez, fue uno de los autores de la Ley de Medios vigente, que será sustituida cuando se apruebe y promulgue una nueva Ley de Medios acorde a la voluntad política del actual gobierno.

El experto señala que solo un tipo de empresas tendrían la posibilidad de usar la red de fibra óptica construida por Antel: “A partir de los cambios que se hicieron en mayo en la LUC, solo empresas uruguayas que ofrecen servicios de televisión para abonadas por cable, no telefónicas multinacionales (que de todas maneras intentan conseguirlo en la nueva ley de medios). Eso ya constituye un trato desigual, porque ni siquiera se trata de todas las empresas de televisión para abonados, sino solo para aquellas que lo hacen a través del cable. Las que lo hacen por satélite, por ejemplo, no pueden”.

Según su visión, este aspecto refuerza la noción de que la nueva ley de medios está hecha “a medida” de las empresas de cable. Para él, que fue uno de los responsables de la actual Ley de Medios, lo que se vislumbra de una nueva legislación es un retroceso, pero cuando se le pregunta si haría lo mismo que lo que está haciendo el gobierno con la ley de medios vigente, duda. “Si vamos a estar cambiando de leyes cada cinco años es como asumir que es imposible tener políticas de Estado”, concluye.

MÁS

La red y la conectividad

En las últimas semanas se ha discutido, en particular en redes sociales, si el servicio que ofrece Antel para conectarse a Internet funciona peor que antes. Gabriel Molina, dirigente del sindicato de trabajadores de Antel, dice que eso es una realidad: “Hay problemas con la conectividad, la gente se queja, nos lo dicen todo el tiempo”. Para él, Antel tiene que “revisar” por qué pasa eso. “Como consecuencia de la pandemia, mucho más gente se ha conectado a Internet, pero la capacidad de Antel de satisfacer esa demanda es limitada. Por eso le reclamamos a la empresa que revise eso”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados