LA IZQUIERDA SE SINCERA

Frente Amplio: autocrítica del PCU plantea subir “vara ética” para cargos

Sectores de la coalición de izquierda analizan los errores en las últimas elecciones nacionales y plantean soluciones.

Acto aniversario del Partido Comunista. Foto: Archivo El País.
Está debatiendo las causas de la derrota electoral de noviembre del año pasado, luego de 15 años de gobiernos consecutivos. Foto: Archivo El País.

El Frente Amplio fue “subsumido” por la gestión de sus gobiernos. Ésta es una de las conclusiones a las que llegó el Partido Comunista en su autocrítica sobre la derrota en las últimas elecciones nacionales. Plantean centrar el desarrollo de la izquierda en la periferia metropolitana y en “lugares estratégicos” del interior del país. Además opinan que “hay que subir la vara ética en lo que respecta a los compañeros que asumen cargos políticos a nombre del FA”.

“Un aporte al análisis crítico, algunos ejes”, se titula el documento al que accedió El País que es parte de un conjunto de materiales entregados por sectores y bases al Frente Amplio en el marco de un proceso de autocrítica. El archivo de 29 páginas se suma a otros aportes de Asamblea Uruguay, Fuerza Renovadora y el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP).

Los comunistas proponen una autocrítica en función de los contenidos programáticos del Frente Amplio, sin dejar de lado un análisis previo de la situación internacional en la que se encuentra inmerso Uruguay.

Para los comunistas es esencial poner en el centro el problema del poder, lo que resumen en la siguiente pregunta: ¿Quiénes son los enemigos del pueblo? “A nivel político, no identificamos claramente a los enemigos, que son la oligarquía y el imperialismo. Como no identificamos al enemigo, las dificultades se presentan como problemas de gestión”, aseguran. Por lo que plantean empezar a hablar de intereses económicos, de explotación, de ganadores y perdedores. “Si el discurso se remite a la gestión, entramos en el discurso apolítico que plantea la derecha”, advierten desde el PCU.

Consideran que uno de los puntos en que no se logró avanzar fue en la “democratización” de las Fuerzas Armadas. “Entendemos que ha sido un error seguir asignándole a las FF.AA. muchas tareas de las denominadas subsidiarias”, señalan como ejemplo.

A nivel del Frente Amplio, concretamente se indica que “fue subsumido por la gestión de los gobiernos”. “La discusión en el FA se reducía a los temas del gobierno, que se trataban tarde y mal, pero además, la vida política se ha subordinado a lo electoral y a la discusión de los espacios de gobierno y la incidencia de los distintos sectores en ellos”, indican. Como consecuencia alertan que se debilitó el papel de los comités de base, por lo que proponen recuperar los lazos de relación con el movimiento social, especialmente con el Pit-Cnt.

A futuro, los comunistas llaman a defender las “conquistas” del FA de “los ataques de la derecha y del bloque conservador en el gobierno”. En tanto, plantean “subir la vara ética en lo que respecta a los compañeros que asumen cargos políticos a nombre del FA”.

Por su parte, el PVP señala también que la presencia de “los mejores cuadros de dirigentes en el gobierno” terminó por debilitar a los comités. En tanto, asegura que hubo “errores de la dirigencia por falta de contacto con la gente”. Además dice que el exintendente de Montevideo, Daniel Martínez, como candidato “presentaba flancos débiles”.

Seregnistas.

Los llamados seregnistas, es decir Asamblea Uruguay y el sector Fuerza Renovadora de Mario Bergara, también hicieron sus propios análisis autocríticos, los cuales parten de reivindicar algunos ejes centrales de políticas del FA.

El documento del sector liderado por el exministro de Economía Danilo Astori plantea la modificación de la estructura del Frente Amplio, que según entienden aparece “desconectada de mucha gente”.

“Una estructura más fuerte, como la que necesita el FA, significa que sea más flexible, más abierta a la sociedad, más democrática en la toma de decisiones, con más y mejor sintonía con el país real, el de las grandes mayorías nacionales, como solía decir Liber Seregni”, aseguran. En tanto, en una columna de opinión publicada en La Diaria el exsubsecretario de Economía Pablo Ferreri dijo que en sus 15 años de mayorías parlamentarias “llevaron a privilegiar las discusiones internas” y “la soberbia llevó a la endogamia”.

En tanto, según el sector de Bergara, la agenda progresista en el gobierno padeció de “un claro debilitamiento” con un enlentecimiento de las reformas. Asimismo, se señala como negativo el hecho de que el FA “asumió un relato triunfalista, reivindicativo de todo lo que se había hecho bien, pero que no daba cuenta de las materias pendientes”.

“Un tipo de tónica discursiva que a una parte de la sociedad le resultó lejana y marcada por la soberbia”, concluyen.

Explicaciones de una derrota

Sede del Partido Comunista. Foto: Gerardo Pérez.
Comunistas
Plantean aumentar la movilización del Frente Amplio en el área metropolitana y fortalecer la presencia de los comités de base. A nivel interno entienden que se debe frenar la “disgregación” interna y terminar con los chantajes que nos llevan a que «como tengo tanto miedo de que te vayas, te tolero cualquier cosa»”.
Sede de Asamblea Uruguay. Foto: Marcelo Bonjour
Astoristas
Proponen un cambio en la estructura del Frente Amplio, que priorice a la coalición como tal por encima de las posiciones sectoriales o personales. Aseguran que “desde hace muchos años la estructura aparece desconectada de mucha gente”, por lo que reiteran la necesidad de una actualización.
Partido por la Victoria del Pueblo (PVP)
PVP
En el documento señalan que la derrota electoral “nació desde el primer gobierno del FA, de la separación de la administración con la fuerza política”. Aseguran que incidió la difícil relación del gobierno con los movimientos sociales. También se afirma que el candidato (Daniel Martínez) tuvo flancos débiles y articuló poco con el Frente.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados