ENTREVISTA

Fernando Amado: “Es absurdo seguir entrampados en una caza de brujas”

"De chico nunca pensé en votar al Frente. Mi papá era anti-Frente, en casa era mala palabra”, dijo Fernando Amado, líder de Unir y suplente del candidato Álvaro Villar

Fernando Amado, líder de Unir y suplente del candidato Álvaro Villar. Foto: Leonardo Mainé.
Fernando Amado: "Veo a Montevideo mucho más limpia que con Olivera, pero le falta mucho”. Foto: Leonardo Mainé.

En el último año y medio, la vida política de Fernando Amado ha sido intensa: renunció al Partido Colorado, fundó el sector Unión Izquierda Republicana (Unir), luego vino La Alternativa junto al Partido Independiente y tras su ruptura hizo una alianza con el Frente Amplio para las elecciones de octubre. Fue propuesto para ser director de AFE, pero prefirió seguir en política partidaria. Ahora es suplente de Álvaro Villar a la Intendencia de Montevideo.

-¿Cómo evalúa su salida del Partido Colorado?

-En política, como en la vida, todo está en constante movimiento. Uno tiene proyectos y rumbos claros, pero no juega solo en la cancha. Después hay situaciones que pueden alterar la primera hipótesis. En el inicio de la campaña electoral teníamos la intención de marcar dentro del Partido Colorado una impronta fuerte de centro izquierda, que volviese a nutrir al partido de esa ala. Nos pasó que la remamos hasta que nos dimos cuenta que era como tratar de plantar algo en un desierto. Ese partido no quería ese espacio. Ahí tomamos la dolorosa decisión de abandonar el partido.

-¿Talvi logró cambiar eso?

-Es notorio que ha intentado cambiar cosas. Desde el momento que se erige como un continuador del legado de Jorge Batlle, se marca mucho la cancha desde lo ideológico que tiene ver con las prácticas políticas: los vetos a determinados dirigentes, entre otras cosas. Talvi venía muy bien electoralmente, le ganó a Sanguinetti, generó impacto pero el Partido Colorado tiene temas estructurales que lo están topeando.

-Se va antes del ingreso al Partido Colorado, ¿con él se hubiese quedado?

-Hacer historia contra fáctica hace daño a la salud, pero con el diario del lunes todos somos cracs.

-Justamente, con el diario del lunes ¿qué hubiese hecho?

-El Partido Colorado de hoy sigue siendo de Talvi pero con un Sanguinetti muy potente. Sanguinetti lo único que perdió fue la elección. Ahora quien manda en el partido es Sanguinetti. Él es un maestro. Es un tipo fuera de serie. Ha demostrado que con dos tres movimientos convence a quien se propone. Algunos le llaman encantador de serpientes.

-¿Es la renovación colorada, Talvi?

-Generacional no. Porque estamos hablando de una persona de 61, 62 años. ¡No! Lacalle Pou es renovación generacional.

-Luego se va al Partido Independiente.

-No.

-Bueno, a una alianza de izquierda.

-Que nos generaba mucha expectativa, y nos entusiasmó realmente.

Fernando Amado, líder de Unir y suplente del candidato Álvaro Villar. Foto: Leonardo Mainé.
Fernando Amado sobre su relación con Pablo Mieres: "No nos hemos visto ni nos cruzamos. Tampoco tuvimos ninguna conversación". Foto: Leonardo Mainé.

-Pero duró bien poco.

-Sí, lamentablemente. Sentimos que era un espacio que se podría proyectar. El sistema político está crujiendo, se da un cambio de época. Por eso creía que era una oportunidad de ser una nueva opción política real a construir, que no fuera solo una alianza electoral. Para que los socialdemócratas tuvieran un partido donde tuvieran coherencia. El Partido Colorado adelgazó toda esa parte y se fue al Frente Amplio paulatinamente, y después en estampida al final. Esa gente vio que en el Partido Colorado ya no tenía ese batllismo.

-¿De quién fue culpa que durara poco?

-Trato de no mirar para atrás y sí más para adelante. Creo que es bastante obvio que fue una decisión unilateral de Pablo Mieres. Que él luego hizo la autocrítica y está bastante claro eso.

-¿Cómo quedó la relación?

-No nos hemos visto ni nos cruzamos. Tampoco tuvimos ninguna conversación.

-¿Es consciente que si se mantenía dentro de esa alianza hoy estaba en el gobierno?

-Sí. Pero es una hipótesis que no está arriba de la mesa, porque nosotros trabajamos para octubre.

-¿Se imaginaba en algún momento de su vida votar al Frente Amplio?

-Y cuando me inicié seguramente no. No, no, no. Yo provengo de una familia militar.

-¿Le costó dar ese paso de decir: voto al Frente? A nivel familiar, incluso, le pregunto.

-No, para nada. Primero porque no voté al Frente... El periodista, el ciudadano podrá sintetizarlo así.

-Votó bajo el lema Frente Amplio. No es un tema de síntesis. Es lineal.

-Es lineal que votamos al lema Frente Amplio y cero problema, cero estrés. Pero lo nuestro fue un acuerdo electoral y político de mediano plazo. Pero nuestra condición fue no integrar el Frente Amplio, mantener la unidad de "Unir", cosa que reconozco que ha cumplido el Frente a rajatabla. Respetar nuestro espacio de autonomía fue clave. Pero de chico nunca pensé votar al Frente. Papá era anti Frente. El Frente Amplio en mi casa era mala palabra. Era el típico hogar antifrentista por razones obvias. Mi viejo fue un hombre público.

-Usted habrá escuchado más de una vez, que cuando estaba en el Partido Colorado, desde allí decían: “Fernando en cualquier momento se va al Frente”.

-Sí, pero tanto no nos planteamos irnos al Frente que lo que queríamos era generar la "Alternativa".

-Lo que sorprendió fue que no acordara con el ala frentista más moderada y sí con el MPP y los tupamaros.

-¿Cuál es el ala más moderada?

-Y la que se ubica más al centro. El astorismo, por ejemplo.

-¿Mario Bergara no es moderado? ¿Villar no es moderado?

Fernando Amado con una imagen de José Batlle y Ordóñez. Foto: Marcelo Bonjour
Fernando Amado con una imagen de José Batlle y Ordóñez. Foto: Marcelo Bonjour

-Pero el acuerdo inicial suyo es con el MPP, es el sector fuerte.

-Pero es Bergara el que identifica y va a buscar a Villar. En ese momento Martínez no era candidato. Lo recuerdo porque el me lo dijo muchas veces. El acuerdo es electoral por un proyecto con Villar. Lo que tiene que pasar es dejar los cucos. Que los tupamaros no quieran asumir la barbaridad que hicieron en su momento, es un problema de los tupamaros. Pero uno que conoce al MPP sabe que es de los sectores que mas dialoga, que más conversa y es absurdo seguir entrampados en esa caza de brujas que en realidad le corresponde a gente que ya está, no con los ojos en la nuca, está con el cuerpo tirado para atrás. Gente como Villar es un ejemplo de no hacer eso. Que diga que Raffo es la candidata de la derecha es un dato y no es ofensivo. No entiendo por qué se recibe como una ofensa. Así como yo digo que somos de izquierda republicana. Yo a Laura Raffo la conozco porque me he cruzado mil veces. Yo conocía otra Laura. Por eso puse esa serie de tweets cuando criticó a Villar. Pero Raffo no es la candidata multicolor. El candidato más multicolor que hay hoy en la campaña de Montevideo es Villar.

-A veces puede resultar complejo de entender, como alguien que trabajó para que Martínez llegue a la Presidencia, ahora no le sirve ese candidato para Montevideo. ¿Cómo lo explica?

-No es que no me sirva. Fuimos a apoyar a Villar porque en ese momento no había un candidato en la cancha. Conozco a Villar por su parte médica, y tiene una cabeza de gestión muy importante. El Frente Amplio muchas veces confunde que gestión es una mala palabra y es de derecha. De ninguna manera. El tema es lo que me indigna de la mala gestión porque termina haciendo pagar más fuerte al que menos tiene. Por eso el funcionario tiene que cumplir, los gremios los defendemos. Pero el gremio que apele a la viveza criolla para tener más beneficios y pensando no en lo colectivo y sí en lo individual, en realidad tiene poco de izquierda ese gremio.

-¿Hubo batllismo en las gestiones de la IMM anteriores?

-A la Intendencia le falta mucho batllismo, y es parte de nuestro entusiasmo la posibilidad de poder imprimirle mucho batllismo. Hay que pensar la ciudad y no que la ciudad se te venga arriba. Hay que pensar administrar la realidad, atender las urgencias y los asuntos del día a día. Pero eso no puede quitar la posibilidad de entrar a pensar en cuál va a ser el Uruguay dentro de 30 o 40 años.

-¿Ve hoy Montevideo más limpia que hace cinco años?

-La veo mucho más limpia. Yo me acuerdo cuando Ana Olivera era intendenta. Eso no quiere decir que hoy esté lustrada. Ha mejorado mucho, le falta mucho. Las calles de Montevideo precisan de un cambio cualitativo. A aquella intendencia, la de Ana Olivera, le dimos palo abierto porque realmente fue una gestión que no nos conformaba. Eso cambió notoriamente con Martínez. Generó una sacudida de modorra general.

-¿Por qué no darle una oportunidad más en la IMM?

-Lo que pasa es que llega al final, es una irrupción muy sorpresiva para todos. El otro dato que demostró ser una figura nacional que estuvo a 30 mil votos de ser presidente. Está para más. Está en un escalón más.

-¿A Villar lo ve para que trascienda lo municipal?

-Lo re veo en esto tan ambicioso de no solo atender el mientras tanto, sino comenzar la proyección de un Montevideo que es a 30 años. Hay un error ideológico en una parte del Frente que piensa que ser de izquierda es ser macanudo con los compañeros. ¡No! No es así la cosa. Ser de izquierda es ser el escudo de los más débiles y ahí lo veo a Villar. Yo me tiro a la piscina para que Villar sea intendente. Yo estoy acá liviano de cuerpo, no soy nada, más que politólogo con título, escritor, batllista empedernido. Mi futuro no se qué va a ser. Podría estar cómodo en el directorio de AFE, con la realidad económica solucionada pero mi apuesta va más allá. Por eso dejé el lugar a otro compañero.

-¿Qué mujer ve con prospección real para competir por la Presidencia de la República?

-En el Parlamento es notorio el caso de Gloria Rodríguez. Beatriz Argimón puede ser algo natural de que esté en la danza de nombres. Me siento identificado desde otro lugar con el Movimiento Quijano (blancos). Tienen rebeldía con causa. Y ahí esta Gonzalo Baroni y Fernanda Sfeir. Me cuesta divisar en el Partido Colorado por ahora, no es que no hay mujeres proyectándose pero no a nivel presidencial aun. En el Frente Amplio veo notoriamente una generación con Cristina Lustemberg.

-¿A Carolina Cosse no la ve en esa proyección?

-Ah, no. No creo que sea el caso de Cosse.

¿Será por no molestar a Cabildo?

-¿Cómo ve la marcha de la coalición multicolor?

-Lo que triunfa es el discurso conservador, y no el discurso libertario. No gana el discurso de la agenda social de derechos. Gana la agenda liberal de otros derechos u otras cosas. Si vamos a la eutanasia (proyecto de ley), es un problema para los blancos, para una parte de los colorados. Ahora Cabildo está en contra, una parte del Partido Nacional. Es un proyecto totalmente necesario y lo aplaudo de mi amigo Ope Pasquet. Pero es posible que salga con muchos más votos del Frente que del gobierno multicolor. Yo no creo en los cucos ni en los fantasmas, pero la coalición hace jugar equilibrios que son raros. Me dolió que el presidente, que Luis, no haya puesto ni dicho nada el 27 de junio, porque es nuestro presidente. Me parece que es un error grueso.

-¿Lo dice por el aniversario del Golpe de Estado?

-Si, de la disolución de las Cámaras. El presidente es muy activo en Twitter, se mandó un hilo de una cantidad de tweets con lo de la LUC, y en un día tan importante siempre escribe. Ese es un día que no se te puede escapar. Me genera hasta un poco, no de temor, pero de: "Esto no será para no molestar a Cabildo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados