LA AYUDA A LOS REFUGIADOS

Extienden un año más ayuda a expresos de Guantánamo

El gobierno otorgó 2,5 millones de pesos para alquiler e ingreso mínimo.

Los expresos de Guantánamo llegaron en diciembre de 2014 al país tras un acuerdo entre el gobierno de Barack Obama y el expresidente José Mujica. Foto: archivo El País.
Los expresos de Guantánamo llegaron en diciembre de 2014 al país tras un acuerdo entre el gobierno de Barack Obama y José Mujica. Foto: archivo El País.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La Cancillería extendió por un año más el convenio con el Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana (Sedhu) para otorgar un nuevo subsidio a los expresos de Guantámo, quienes viven en Uruguay desde fines de 2014 tras un acuerdo entre el gobierno de Barack Obama en Estados Unidos y el de José Mujica en Uruguay.

El gobierno aceptó el pedido de Sedhu y, según supo El País, incrementó en 2.500.460 pesos el monto del apoyo desde el pasado 24 de febrero. Al igual que las veces anteriores, el dinero será utilizado para el pago del alquiler por un año y un monto equivalente al salario mínimo nacional -15.000 pesos mensuales- para cada uno de los refugiados. El subsidio a los refugiados, que en un principio eran seis, se inició el 24 de febrero de 2015, cuando se autorizó un gasto de ocho millones de pesos.

cifras

19 millones de pesos

destinó el gobierno desde 2015 en los subsidios a los seis refugiados de Guantánamo, según las cifras que maneja el Poder Ejecutivo.

2,5 millones de pesos

otorgó a los expresos para los gastos de alquiler y sueldo mínimo durante 2019, según pudo confirmar El País.

Este es el quinto año que los expresos recibirán ayuda y hasta ahora el monto total asciende a 19.485.471 pesos, lo que representa unos 709.060 dólares, calculado al valor de cada año. Los gastos no fueron observados por el Tribunal de Cuenta en ninguna de las cinco ocasiones.

Consultado por El País, Christian Mirza -nexo entre los refugiados y el gobierno- dijo que no estaba al tanto de la extensión del convenio y que por estas horas esperaba que desde la Cancillería le confirmaran la noticia.

“Tenía algunas dudas porque en 2018 habían dicho que era el último año que daban el subsidio”, admitió Mirza.

Sin embargo, el convenio fue extendido y una de las razones es que Uruguay es parte de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1961 y su protocolo aprobado en 1967, de acuerdo a la información oficial a la que accedió El País.

¿Dónde están?

Hoy en Uruguay viven cuatro o cinco de los seis expresos que llegaron en 2014, dijo Mirza, quien no tiene claro si Mohammed Tahamatan aún vive en el país.

Sí está confirmado que Jihad Diyab, tras múltiples intentos, abandonó el país en julio de 2018. Antes de esta última salida del país había estado en Brasil, Venezuela, Marruecos y Sudáfrica. En el gobierno no saben dónde está hoy. En noviembre trascendió que una investigación de la agencia estadounidense McClatchy señalaba que Diyab ingresó a terreno sirio controlado por un grupo terrorista y que luego le perdieron el rastro.

JIhad Diyab al regresar a su casa el pasado sábado. Foto: Francisco Flores.
Jihad Diyab: se fue del país a mediados de 2018 y nunca regresó. Foto: Francisco Flores.

Diyab, de origen libanés, huyó de Siria en 2000 y fue capturado por la inteligencia estadounidense en Pakistán en 2002, por su presunto vínculo con grupos yihadistas. Fue trasladado a Guantánamo y permaneció allí hasta 2014.

En declaraciones a la agencia McClatchy, un asistente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos dijo el año pasado que Siria es “el peor lugar para que aparezca un exdetenido enojado”.

El último enviado del Departamento de Estado para el cierre de Guantánamo, Lee Wolosky, describió la desaparición como “particularmente preocupante”. Y agregó: “Trabajamos bastante para asegurarnos de que se quedara en Uruguay en la administración de Obama”, señaló. “No solo estaba mentalmente dañado, sino que era alguien que yo pensaba que era peligroso”, indicó.

De Mendoza a Jordania.

Mohammed Tahamatan, en tanto, viajó a Mendoza a trabajar en setiembre pasado y y entonces encendió una alerta terrorista que fue emitida a nivel nacional e internacional por el Departamento de Investigación Antiterrorista argentino.

Mirza indicó que, por la información que él maneja, Tahamatan viajó luego a Jordania con su familia, pero no tiene claro si permanece allí o regresó a Uruguay.

En cambio, Ahmed Adnan Ahjam creó una pequeña empresa dedicada a la producción y venta de dulces árabes, que se llama Nur (luz en árabe).

El año pasado abrió un local en el Mercado Agrícola. Mientras, otros dos de los expresos -Adel Bin Mohammed Abis Ourgy y Abd al Hadi Omar Mahmoud Faraj- trabajan en un parking del centro del Montevideo.

Sedhu, organización no gubernamental sin fines de lucro que ejecuta el convenio con el gobierno, tiene competencia específica en materia de protección de derechos humanos y atención de migrantes y refugiados. Además, ha sido designada por la Oficina Regional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) para representarla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)