TARIFAS PÚBLICAS AVIVAN LA POLÉMICA EN LA CAMPAÑA

El otro debate: reproches y cruces entre los economistas de Martínez, Lacalle Pou y Talvi

En el encuentro hubo algunos cruces duros, sobre todo entre la asesora de Lacalle, Azucena Arbeleche, y el de Martínez, Christian Daude, referido al “toqueteo” de las tarifas públicas, los aumentos de impuestos y el ahorro.

Debate entre asesores económicos de Martínez y Lacalle Pou. Foto: Francisco Flores
La asesora económica de Lacalle Pou, Azucena Arbeleche, y la de Talvi, Ana Inés Zerbino, compartieron sofá. El frentista Christian Daude quedó más lejos. Foto: F. Flores.

Habían pasado algo menos de 12 horas desde el final del histórico debate entre Daniel Martínez y Luis Lacalle Pou. El clima de enfrentamiento de la noche anterior en el estudio de canal 4 pareció haberse trasladado a la mañana siguiente a la sala principal de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, donde los asesores de Martínez, Lacalle Pou y Ernesto Talvi polemizaron sobre las prioridades económicas.

Lo que a priori podía llegar a ser una edulcorada charla sobre el rumbo económico del país se convirtió en un choque duro con momentos tensos, reproches y caras largas, aunque también hubo alguna que otra sonrisa. Y -a diferencia del debate de los candidatos, donde se registraron más bien exposiciones ya guionadas- en la esquina de Rincón y Misiones sí hubo respuestas y cruces directos que parecieron improvisados.

La asesora económica de Lacalle Pou, Azucena Arbeleche, y la de Talvi, Ana Inés Zerbino, compartieron sillón y unas cuantas coincidencias programáticas. Tanto, que ya hablaron de la eventual coalición de gobierno si gana la elección un candidato de la oposición (ver aparte). Un poco más lejos, en otro sillón, estaba el economista frenteamplista Christian Daude, quien es el referente de Martínez en el área y posible ministro de Economía si vence el Frente Amplio. Y que por momentos quedó solo durante las casi dos horas que duró el evento.

El primer eje temático planteado por la cámara fue la situación fiscal y Arbeleche dijo que hoy las luces son “rojas”, ya no amarillas como había alertado en 2014. “Nuestra propuesta no va por el aumento de impuestos y acá hay una diferencia clara con la propuesta del partido de gobierno”, indicó y habló de poner la lupa en los gastos.

La economista insistió en el planteo ya conocido de un ahorro de 900 millones de dólares en el primer año de gestión, que además es de solo 10 meses.

Unos segundos después Daude le contestó. Habló de “recortes apresurados que no cierran las cuentas”, en referencia al plan de ahorro de Lacalle Pou. “De los 900 millones que se proponen por parte del Partido Nacional hay 350 millones de las empresas públicas que no entiendo de dónde pueden salir. En el corto plazo solo se puede cortar la inversión a cero para lograr esa meta y eso tiene efecto sobre la economía y sobre ustedes, porque son contratos de obra”, dijo Daude, frente a un auditorio empresarial.

“Hay que entender bien qué se propone”, insistió. Y negó que el Frente Amplio “esté planteando un aumento de impuestos”. La apuesta del oficialismo apunta, según Daude, a retomar el crecimiento y a medidas de mediano plazo como una reforma en la seguridad social. Daude afirmó después que el déficit fiscal no se traslada “a un aumento de deuda insostenible, como algunas veces tratan de transmitir los otros partidos representados acá”, dijo en referencia al Partido Nacional y el Partido Colorado. Daude sí admitió que se necesita una mejora de dos puntos del PIB y que “hay tiempo y espalda financiera porque se han hecho las cosas bien”.

Zerbino alertó por una situación crítica del país. Dijo que escucha las propuestas del Frente y comparte los planteos de ajustes, pero se pregunta por qué no se ha logrado frenar el incremento del gasto a niveles sostenibles. “¿Por qué mañana sí y hasta hoy no se ha podido hacer?”, preguntó.

Azucena Arbeleche, Ana Inés Zerbino y Christian Daude. Foto: Francisco Flores.
Azucena Arbeleche, Ana Inés Zerbino y Christian Daude. Foto: Francisco Flores.

Hasta ahí las diferencias se habían planteado en forma diplomática. Pero más tarde Daude volvió a la carga y, tras un planteo de Arbeleche sobre fijar tarifas públicas diferenciales, aseguró que “se prometen cosas no sensatas” en año electoral. “Quien proponga una rebaja de tarifas de 10% me tiene que explicar de dónde van a salir los 360 millones de dólares que eso cuesta. Uno no se puede quejar del déficit fiscal y decir que va a regalar medio punto del PIB en una rebaja tarifaria”, ironizó el economista frenteamplista.

Dijo que no es “sensato” hablar de una fijación de tarifas transparente y al mismo tiempo decir que “vamos a toquetear tal tarifa para acá y tal tarifa para allá; ese no es el camino de las tarifas especiales sin estudiar el costo”.

Arbeleche, quien ya venía en un tono firme y había dicho, por ejemplo, que la situación del mercado laboral “demuestra el mayor fracaso de la política económica del Frente”, no se la dejó pasar a Daude. Cuando empezaba la ronda de consultas por la inserción internacional, la economista blanca no habló de lo que le tocaba en ese momento y, con evidente molestia, afirmó: “Me aguanté responder los comentarios sobre la deuda neta porque se perdían los minutos. Me aguanté el comentario sobre la baja de los 350 millones de dólares, pero -disculpen- no me aguanto responder que el referente del partido de gobierno hable de toquetear las tarifas públicas”.

Daude la escuchaba serio y movía la lapicera de una mano a otra. Arbeleche dijo que el “toqueteo” de tarifas públicas “es lo que hemos tenido en todo el período” y afirmó que el propio ministro de Economía Danilo Astori admitió en mayo de 2015 que “las tarifas públicas son instrumentos de política económica”. Las tarifas públicas han sido “instrumentos de recaudación y financiaron el déficit fiscal y hemos perdido el rol de las unidades reguladoras; han sido un saludo a la bandera”, lamentó la economista nacionalista. “Disculpen, ya estoy con la tarjeta roja”, sonrió después, en referencia a los tiempos.

Cuando a Daude le tocó volver a hablar eligió no responderle a Arbeleche, que trabajó más de 10 años en el Ministerio de Economía, primero en el gobierno colorado y después en el Frente. El economista frentista se bajó de la batalla y volvió a las propuestas.

La coalición y un sofá que "se puede agrandar"

“No es solo un tema de este sofá y de género. Tenemos muchas coincidencias y este sofá se puede agrandar”, dijo Azucena Arbeleche. A su lado en el sofá, Ana Inés Zerbino sonrió y afirmó: “Están dadas las condiciones para formar una coalición con Azucena que somos mayoría de género”. Un poco más lejos, Christian Daude bromeó: “No me ayuda el género en este caso”. Hubo risas generales.

Tres economistas.

Christian Daude (Frente Amplio)
Christian Daude. Foto: Francisco Flores.
“No es sensato hablar de toqueteo”

"No es sensato hablar de una fijación de tarifas transparente y al mismo tiempo decir que ‘vamos a toquetear tal tarifa para acá y tal tarifa para allá’, ese no es el camino de las tarifas especiales sin estudiar el costo".

Azucena Arbeleche (Partido Nacional)
Azucena Arbeleche. Foto: Francisco Flores.
“Las tarifas financiaron el déficit”

"No me aguanto responder que el referente del partido de gobierno hable de toquetear las tarifas, que han sido instrumentos de recaudación y financiaron el déficit. Perdimos el rol de las unidades reguladoras”.

Ana Inés Zerbino (Partido Colorado)
Ana Inés Zerbino. Foto: Francisco Flores.
“El modelo del FA está agotado”

"Mientras hubo bonanza y recursos para compartir, el modelo económico del Frente funcionó. Pero hoy está agotado. En momento de escasez muestra debilidades y no pueden recomponer los equilibrios básicos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)