ENTREVISTA AL PRECANDIDATO DEL FRENTE AMPLIO

Daniel Martínez: “Por lo que sea, creo que Bonomi cumplió un ciclo”

En una pared una caricatura de él en bicicleta hecha por Hogue. En la otra, una camiseta de Defensor con la firma de los jugadores. Con el mate en mano, Daniel Martínez responde la mayoría de las preguntas con la palabra “transversalidad”.

Daniel Martínez, precandidato del Frente Amplio. Foto: Fernando Ponzetto
Daniel Martínez, precandidato del Frente Amplio. Foto: Fernando Ponzetto

Si Daniel Martínez no gana la interna se irá para su casa o, en todo caso, se presentará nuevamente a competir por la Intendencia de Montevideo. No sería vicepresidente de Carolina Cosse porque lo suyo no es el Parlamento.

-¿Dejó de andar en bicicleta desde que se inició la campaña electoral?

-Tengo un circuito de 51 kilómetros una vez por semana. Salgo de casa en el Puertito del Buceo, voy por 26 de Marzo hasta el Pinar y vuelvo. Eso me lleva dos horas y cuarto. No dejé la bici en la campaña.

-Si es electo, ¿el recorrido del Palacio Legislativo a plaza Independencia lo hará en bici?

-(Risas). No está mal la idea. Daría para que un montón de esos que les gusta criticar escribieran.

-¿Por qué quiere ser presidente?

-Yo la gran misión de mi vida ya la cumplí, que era ser ingeniero (...) Pero la política fue un compromiso con la vida, con mis sueños (...) ¿Por qué ahora acepto el desafío? Porque tengo una experiencia de vida bastante rica, dirigente estudiantil en la resistencia contra la dictadura, dirigente sindical, empresario del área tecnológica. Fui presidente de Ancap, ministro, senador y tal vez el desafío más grande fue la Intendencia, porque hubo que reformular. No juzgo para atrás, simplemente le di un enfoque muy basado en la excelencia de gestión. Tecnología y transversalidad (...) Falta pila, pero hubo un cambio de forma de gestionar. Creo que eso necesita el país.

-¿El país necesita de un cambio en la gestión?

-De gestionar y de ver la política. Creo en el liderazgo horizontal por consenso y lograr transversalidad. La mayor parte de la gente es más bien líder vertical. A nivel sindical, a nivel de empresa privada y de gestión he sido siempre un líder de transversalidad.

-¿La gestión del FA hasta ahora fue muy vertical?

-Creo que la política es muy vertical.

-Se dice que Vázquez es verticalista.

-Puede ser, sí; pero no solo Vázquez, la inmensa mayoría. Cuando éramos varios presidentes de entes fundamos la mesa de los presidentes de entes, que fue un intento de transversalizar.

-¿Consultará al Frente antes de armar el gabinete?

-Voy a tratar de tener en cuenta el equilibrio político, pero no quiero tener un gabinete que se base solo en el equilibrio político. Me importa más el perfil de las personas, primero que tengan un proyecto político. Si alguno defiende al neoliberalismo que no intente estar en mi gabinete (risas), obviamente. Pienso hacer un gabinete paritario y con la mayor cantidad de gente joven posible.

Daniel Martínez, precandidato del Frente Amplio. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

-¿Si gana sin mayorías parlamentarias integrará a la oposición en el gabinete?

-Puede ser, hay que ver qué pasa.

-¿No rechaza la posibilidad?

-No, no. Me importa más sobre qué acordamos. Ahí hay que decirle a la oposición no me pongan a alguien que venga a hacer política dentro de tal lado. Me da la impresión que a veces pasó.

-¿Qué evaluación hace del desempeño de la oposición en los cargos?

-Hubo de todo. Hubo gente que se integró muy bien y aportó ideas y otra gente que se dedicó a hacer oposición y usar prebendas. Es una forma de hacer política que no comparto, no me veo. Yo no tengo por qué seguir en la política. Si pierdo me voy para casa o para hacer ingeniería de vuelta. No tengo ningún problema, volvería a ser un militante de base.

-¿Si pierde se va para la casa?

-Puede ser, es posible. Hay dos posibilidades: puedo intentar de vuelta la Intendencia, es posible. Ahora cuando veo las obras por todos lados en el interior me dicen cuánta obra (...) Pero no voy a inaugurar ninguna, igual lo importante es que se hagan. De repente sería una forma de continuar un proceso y si uno puede contribuir un período más, vamo’ arriba.

-¿Cuál posibilidad lo convence más?

-Tal vez yo sea un político un poco diferente. Yo no nací para ser político, ni me voy a sentir frustrado si pierdo. Lo importante es buscar hacer las cosas bien.

-Le saca entre 15 y 20 puntos a Carolina Cosse, según las encuestas. ¿Se siente ganador o le queda el temor de que el aparato del MPP le termine por ganar?

-No, no por temor al aparato ni nada por el estilo. Yo creo que en la vida todo es trabajo y hay un viejo dicho que dice nunca vendas la piel del oso antes de cazarlo. Prefiero trabajar, creo que la soberbia y el agrandarse es de las peores cosas que pasan en política y pasan bastante.

-¿La vice se completa con el precandidato que sale segundo?

-No ha pasado eso hasta ahora. Solo una vez pasó que fue cuando el Pepe (Mujica) eligió a Astori, no lo eligió porque fuera segundo sino porque complementaba y le daba mucha potencia a la fórmula. El criterio tiene que ser ese. Lo que tiene que servir, es lo que le sirva al FA para ganar. De repente es esa la fórmula.

Martínez se mantiene como el precandidato favorito dentro de la interna oficialista, según marcan las principales encuestadoras. Foto: Darwin Borrelli
Cosse, Andrade, Bergara y Martínez; los precandidats del Frente Amplio. Foto: Darwin Borrelli

-¿Sería el vice de Carolina Cosse?

-No, pero no por problema con ella (...) Yo respeto cualquier trabajo, me sentí orgulloso de ser boletero y después portero de un cine. Pero soy sincero, la labor parlamentaria no es en la que más me he sentido a gusto.

-¿De vicepresidente no se ve?

-No me veo porque no me gusta la labor.

-¿No porque fuera Cosse la presidenta?

-No, no tengo problema con nadie. No me veo (de vicepresidente) porque no me gusta la labor. Tuve nueve presidencias en las comisiones: laburar, laburé.

-¿Qué cualidad busca para la vice?

-En el caso de que gane un hombre no tengo ninguna duda que tiene que ser una mujer (...) Si tiene manejo parlamentario mejor, pero tiene que hacer atractiva a la fórmula.

-¿Qué cosas de los gobiernos del FA no se deberían volver a hacer?

-Hay un tema que es el tema seguridad, donde claramente hay que avanzar mucho más por la línea de la transversalidad. No es un problema solo del Ministerio del Interior, es muy importante porque lo represivo y lo preventivo es parte de la solución. Me afilio mucho más a las políticas de intervención en el territorio, tenemos una serie de propuestas para fortalecer y tener más efectivos en el PADO. Planteo 25 intervenciones en barrios, subir a 10.000 las cámaras y utilizar las comisarías como un centro integrado.

-¿Eduardo Bonomi seguirá al frente del Ministerio del Interior?

-Respeto mucho el trabajo de Bonomi, creo que en la profesionalización, en la mejora del salario, en los recursos técnicos aportó mucho. También creo que cumplió un ciclo. Por lo que sea, ya cumplió un ciclo. A veces uno puede llegar hasta cierto punto y da la impresión que le ha costado pasar ese punto de inflexión y con todo respeto, al trabajo, valoro el trabajo. Pero hay momentos en que un cambio de persona puede ayudar.

La vuelta de Vázquez al interior quedó marcada por un incidente en el que participó Bonomi. Foto: G. Pérez
Eduardo Bonomi, ministro del Interior. Foto: Gerardo Pérez.

-¿Puede ser Gustavo Leal el ministro?

-Ni siquiera gané la interna, no me voy a poner a nombrar ministros (Risas). Lo respeto mucho.

-El FA prometió bajar las rapiñas y no cumplió. Bajar el déficit y no cumplió. No aumentar impuestos y los subió ¿Le reclaman esto en la campaña?

-No, porque la gente tampoco masca vidrio. La gente ve lo que pasa en el mundo, lo que pasa en América Latina. Mira Argentina, cuyas recetas son muy queridas por muchos partidos de la oposición y se da cuenta. Mirá lo que le pasó a Macri (…) Si la economía de un país es un reloj con 60 minutos, el Uruguay incide en menos de un segundo en la economía mundial. No existimos en la economía del mundo y por lo tanto somos tan susceptibles a vaivenes…

-¿Lo que dice es que el panorama internacional le jugó una mala pasada al FA?

-No, al mundo. Lo que yo digo es cómo uno puede asegurar. Uno pone metas y políticas a largo plazo (...) Creo que hoy, vamos a entendernos, la carga impositiva que aumentó el Frente son monedas dentro de la estructura global. Tenemos una estructura impositiva bastante acorde.

-¿No es alta?

-Creo que es de acuerdo al país. Andá a Holanda, a Francia, a Inglaterra (...) La carga impositiva global es mayor.

-¿Hay margen para gravar más?

-Hay que estudiar. Creo que en general la carga es acorde al país que tenemos. Que si de repente hay sectores que para ayudarlos a ser competitivos requieren algunas exoneraciones, sí. De repente hay inequidades y no estamos cargando equitativamente, también hay que hacerlo. Pero la carga impositiva global no creo que no esté acorde al país que tenemos.

-¿Hoy no se anima a decir que no va a tocar los impuestos?

-Ya te digo, si ni siquiera sé lo que va a pasar con el mundo y con lo poco que podemos cambiar al mundo. Prefiero marcar metas estratégicas y la realidad dirá.

-¿Al déficit lo piensa abatir bajando el gasto o por la vía impositiva?

-No creo en shocks, creo en el deber ético y moral del presidente, de los ministros y hasta el último cargo del escalafón de gastar bien la plata, no despilfarrar.

-La oposición dice que el FA despilfarró porque no ahorró con “viento de cola”

-Hubo mucho más viento de cola en la década del 90 que en los tres años de viento de cola del Frente Amplio. Después fueron vientos huracanados. Hay que hacer un poco de autocrítica: recordemos la época en que en Uruguay la política era una forma de conseguir trabajo. No pierdo tiempo criticando, creo en una nueva forma de hacer política y necesitamos mucha unidad nacional y por eso hablo de hacer acuerdos como nación.

Daniel Martínez, precandidato del Frente Amplio. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

-¿El ajuste fiscal será necesario o no?

-Dime qué pasará en el mundo y te digo.

-¿Gane quien gane habrá que hacer una reforma de la seguridad social?

-Creo que es un tema para abordar colectivamente los partidos políticos y con la participación de los interesados, los jubilados, los trabajadores y empresarios.

-¿Cuál es el plan que tiene para la educación? Se habla mucho de porcentajes del PIB, pero no de resultados

-Soy de los que creo no tanto en los porcentajes. Creo que la educación es uno de los lugares donde hay que estudiar bien en qué se gasta. Hay que mejorar mucho la calidad el gasto. Lo fundamental es continuar con la inversión en infraestructura. Seguir desarrollando todo lo que sean las carreras pedagógicas y no es solo educación, hay que meter cuestiones sociales.

-¿Va a debatir en el balotaje?

-Sí.

-A Jorge Larrañaga le dijo que no.

-Me atribuyeron cosas que yo no dije, que había dicho Martín (Couto) el muchacho del IR. Yo dije las internas son internas. Para discutir tenemos octubre, porque son más de veinte candidatos. De lo contrario, no hacemos campaña, nos pasamos hablando entre nosotros.

“Hace 10 años ingresé a la masonería”

-¿Por qué ingresó a la masonería?

-Yo lo dije, yo lo venía siguiendo hace tiempo. A su vez, nunca me habían invitado y como tenía una fama de que se dedicaban mucho a la colocación de gente eso no me gustaba, porque no creo en la discrecionalidad. Creo en apostar en la inteligencia y no en la obsecuencia, lo que predico desde mi vida empresarial. Por lo tanto la discrecionalidad no me gustaba. Vinieron a hablar conmigo, planteo es-to. Les digo que admiro el papel de la masonería, en la lucha por la democracia y los valores del ser humano. Sé que buscan la libertad, igualdad y fraternidad y hacen culto de la calidad de la persona, aunque como en todos lados hay gente buena y mala, co-mo hay en todos los partidos. Me dijeron reconocemos que en el pasado pasó mucho eso, pero hoy hay una línea absolutamente contraria. La verdad, debo decir que nunca hubo un planteo que yo considerara fuera de lo correcto. Me ha servido para el mejoramiento personal y encontrar gente que busca lo mismo. Así como encontrar gente que digo esta persona no me gusta, como pasa en todos lados.

-¿Hace cuánto entró a la masonería?

-Hace diez años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)