Publicidad

Cabildo Abierto sale a juntar firmas para impulsar plebiscito sobre ley de deudas de personas físicas

Manini Ríos aseguró que la postura del partido se mantendrá en tanto no llegue una solución legislativa para los deudores, que en el Clearing de Informes figuran 980.000 uruguayos.

Compartir esta noticia
Guido Manini Ríos y Guillermo Domenech en conferencia de prensa de Cabildo Abierto
Guido Manini Ríos y Guillermo Domenech en conferencia de prensa de Cabildo Abierto.
Foto: Juan Manuel Ramos

Redacción El País
Por unanimidad, la Mesa Política de Cabildo Abierto resolvió ayer que comenzará a recolectar firmas para eventualmente plebiscitar la reestructura de deudas de las personas físicas. Esta es una iniciativa cuyo tema de fondo, con distintos matices y enfoques, también ha sido abordado por otras bancadas parlamentarias.

Tras la reunión, el senador y líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, señaló en conferencia de prensa que el plebiscito constitucional, en principio, haría cumplir el artículo 52 de la Carta Magna, que prohíbe la usura. Además, según el legislador, abriría la posibilidad de reestructurar la deuda de “centenares de miles de uruguayos” que adquirieron créditos al consumo y hoy son considerados deudores irrecuperables por el Banco Central del Uruguay.

Manini Ríos aseguró que la postura de Cabildo Abierto se mantendrá en tanto no se llegue en los próximos meses a una solución legislativa para los afectados. Este seguirá siendo el camino prioritario para el socio de la coalición, según el senador, siendo la reestructura de las deudas un tema candente en el Parlamento. “Lo que queremos -y lo que hemos dicho desde el primer día- es una solución para tantos miles de uruguayos que son considerados deudores irrecuperables y que, mediante una reestructura, pueden regresar al sistema financiero y no quedar afuera como están hoy”, explicó Manini Ríos a la prensa en la sede del partido, una casona ubicada en la calle San José, casi sobre Aquiles Lanza.

Cincuenta y cinco días habían pasado desde la última vez que, en el mismo lugar, Cabildo Abierto había tomado una decisión con potencial para alterar el relacionamiento de la coalición de gobierno tal como estaba. Después de que el presidente Luis Lacalle Pou mantuviera el pedido de renuncia a la exministra de Vivienda, Irene Moreira, tras conocerse la adjudicación directa de una propiedad a una militante cabildante, la Mesa Política resolvió mantenerse dentro de la alianza formada por cinco partidos, pero le pidió al mandatario que la consolidarla con “prácticas verdaderamente republicanas”.

Ahora, a la espera de una iniciativa del Partido Nacional, los cabildantes se plantean cómo será la campaña. El senador y escribano Guillermo Domenech, principal artífice del último proyecto de ley presentado, indicó a El País que están trabajando en la conformación de un comando de campaña. Él tendrá un rol central, pero también se está resolviendo quiénes serán las caras visibles de la iniciativa.

Excabildante

Eduardo Lust: sería “inviable” y “pour la galerie”

El diputado Eduardo Lust renunció a Cabildo Abierto en febrero y ya se encuentra recolectando firmas, aunque con otros fines. El 31 de julio vencerá el plazo que se impuso para juntar la cantidad de rúbricas que lo habilitarían ante la Corte Electoral a fundar su propio partido político.

De lejos, el abogado constitucionalista tiene reparos sobre la iniciativa de sus excompañeros de bancada, a la que calificó como “inviable” y “pour la galerie”. “Establecer en la Constitución un sistema que topee los intereses que se podrán otorgar por préstamos no es materia constitucional, sino legal. (...) Desde el punto de vista del Derecho no hay nada que no pueda estar en la Constitución, pero ata a todo el país a una solución de la cual después no puede salir”, advirtió el legislador en diálogo con El País.

A su vez, Lust señaló que si la reforma juntara suficientes votos, igual no podría fijar medidas retroactivas. Por lo tanto, los uruguayos que actualmente están endeudados no se verían beneficiados.

También opinó que el proyecto “implicaría el fin del sistema bancario”, porque ninguna institución querrá instalarse en el país ante la existencia de una “deuda justa”, que a su juicio es “un tema filosófico”. “El proyecto lo tiene que redactar un constitucionalista, no un coronel. Manini va a tener que acudir a uno, y yo no creo que lo encuentre”, remató.

La diputada Elsa Capillera, referente de la agrupación Purificación, confirmó que la semana que viene presentarán los contenidos de la eventual consulta popular. Conocida por su militancia territorial, aspira a capitalizar este potencial en los próximos meses, cuando aproximadamente en agosto se ponga en marcha la campaña.

Capillera aseguró que esperan que otras organizaciones, o al menos algunos integrantes de ellas, se sumen. Por ejemplo, en esta situación están dirigentes de la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys), según la legisladora.

Cabildo Abierto sabe que tiene entre manos un tema clave para la ciudadanía. En el Clearing de Informes, de acuerdo a datos presentados el año pasado en el Parlamento y consignados por El Observador, figuran 980.000 uruguayos que incumplieron en el pago de sus deudas.

Desde el punto de vista electoral, esta cantidad es más del triple de los votos que obtuvo el cuarto partido más votado en 2019 a nivel nacional, Cabildo Abierto, justo cuando debutó en las urnas. Para poder avanzar, antes del próximo 27 de abril -cuando faltarán exactamente seis meses para las elecciones nacionales- los cabildantes deberán entregar a la Corte Electoral las firmas de al menos 10% de las personas habilitadas para votar en Uruguay. En los últimos comicios, esta categoría comprendía a 2.699.847 sufragantes.

Sin embargo, las elecciones de 2024 tendrán otra particularidad: el Pit-Cnt todavía no resolvió si impulsará una consulta popular para derogar la última reforma jubilatoria, aprobada este año con los votos de toda la coalición de gobierno.

Este punto es el que, a la interna de Cabildo Abierto, genera más dudas sobre la recolección de firmas. “Es un arma de doble filo. Hay que jugarse muy bien. En Cabildo Abierto, a diferencia del Frente Amplio o el Pit-Cnt, tenemos una militancia más pasiva. Entonces, habría dos juntadas de firmas montadas una arriba de la otra. Confundís o saturás a la gente”, apuntó un dirigente a El País. Pero, por otro lado, ponderó que “de repente hay una fuerte identificación con el tema de las deudas”.

interna

Tras cambio, Moreira y Lozano conversaron

Irene Moreira, la exministra de Vivienda y actual senadora, se retiró a la media hora de que comenzara la sesión de la Mesa Política. En ese lapso, también mantuvo una conversación mano a mano con su sucesor, Raúl Lozano, que se retiró del lugar que compartían con el resto de los dirigentes, según supo El País.

Después de que la prensa informara sobre ciertas órdenes directas de la exministra, según una fuente, entre ambos dirigentes quedaron “fisuritas”. “Son temas que terminan hiriendo a la interna”, dijo.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad