PARTIDO COLORADO

Bordaberry “tentado” a no abandonar la política

El senador recibe una andanada de pedidos pero no resolvió.

Pedro Bordaberry. Foto: Leonardo Mainé.
Los colorados le piden que no se retire y él lo analiza detenidamente. Bordaberry puede darle nuevo aire al partido. Foto: Leonardo Mainé.

"Volver", cantó Gardel, aunque en este caso si se confirma no será “con la frente marchita” como escribió Le Pera. Pese a anunciar varias veces que se retirará de la política al finalizar esta Legislatura, el “bichito” del retorno comenzó a hacer cavilar al senador colorado Pedro Bordaberry.

Hoy no tiene definición, pese a las presiones que personalmente, por las redes sociales o a través de correos electrónicos sufre constantemente. Incluso, las gestiones tienen semanas o meses, y después del auspicioso resultado de la votación en la interna para el Partido Colorado se intensificaron.

Por primera vez admitió en público en el Senado, esta semana, que siente “tentación” de mantenerse en una banca propia. Hablando sobre las “ilegalidades e inconstitucionalidades” que dijo que ha cometido este gobierno, Bordaberry tendió sobre el plenario un manto de duda sobre cuál será su verdadero futuro: “¿Sabe qué señora presidenta?”, le dijo a Lucía Topolansky. “Estoy terminando acá, pero tengo la tentación de seguir porque a partir del 1° de marzo, cuando se formen todas las comisiones investigadoras y salte todo lo que ha pasado en el Uruguay en estos últimos quince años, va a ser un placer estar acá trabajando en eso”.

El senador se refería a las advertencias que lanzó sobre inconstitucionalidades con la Ley de Medios, cuando se anunció el acuerdo para aumentar los salarios de los ministros del Poder Judicial y quedaron atados los funcionarios judiciales, cuando el Frente Amplio quiso impulsar sin acuerdo con la oposición la ley de financiación de partidos políticos que le permitía al oficialismo tener más tiempo en la televisión con publicidad electoral gratuita, cuando el oficialismo quiso aprobar una ley de reforma del Instituto de Colonización, además de las pérdidas con Pluna, Ancap, la regasificadora y la gestión de ASSE.

Escenario

Si la elección la ganara el Frente Amplio con mayoría parlamentaria, es difícil que después de lo que arrojó la investigación sobre Ancap el oficialismo vuelva a votar una comisión investigadora. Pero el escenario, hoy, parece ser otro: si bien es posible que el Frente Amplio retenga el gobierno, el escenario previo a octubre muestra que no tendría mayoría automática, y entonces las investigaciones podrían prosperar por acuerdo de la futura oposición.

Bordaberry madura interiormente la posibilidad de volver a presentarse al Senado.

El escenario existente en el Partido Colorado no le convence. En las últimas horas ha conversado con algún allegado cercano y baraja la recreación de una lista propia.

Según pudo saber El País, encuentra que hay muchos desencantados con la opción mayoritaria que representa el candidato presidencial Ernesto Talvi y tampoco lo cautiva el acuerdo que se negocia entre Julio María Sanguinetti y José Amorín, que son las dos corrientes batllistas. Muchos dirigentes ex Vamos Uruguay, el grupo de Bordaberry, le han hecho sentir que quieren “volver a las raíces”, contaron a El País dirigentes partidarios.

Aunque no es muy visible desde fuera del Partido, hay “descontento por el armado de las listas” en ambas corrientes coloradas. Claro, es difícil conformar a todos y ahí es cuando surgen las incomodidades.

Por ejemplo, el Senado del acuerdo que se gesta entre Sanguinetti y Amorín lleva al expresidente primero con Tabaré Viera como suplente, a Germán Coutinho en el número dos titular con Germán Cardoso como suplente. Si Sanguinetti decidiera no asumir y Coutinho ganara la intendencia de Salto, quedarían como titulares los actuales diputados Viera y Cardoso.

Y en tiendas de Talvi se desliza cierto malestar por la “influencia” que ha tenido el diputado Ope Pasquet al conformar la lista. Por eso, indicaron los informantes, es la presión que se ejerce sobre Bordaberry para que “reabra una nueva corriente” entre los colorados.

MÁS

Una forma de parar la “fuga” hacia Manini

Hay otro dato no menor que sopesan los dirigentes del Partido Colorado que hablan con el senador Pedro Bordaberry, y que lo plantean como futura estrategia: su presencia en la cancha serviría para tapar la ida de votos colorados, principalmente del sector Batllistas de Julio María Sanguinetti, a Cabildo Abierto de Guido Manini Ríos. En las últimas semanas previas a la elección del 30 de junio, Sanguinetti ya lo intuyó. Pocos días después de la interna, cuando se conocieron los primeros resultados, Sanguinetti escribió en Facebook que la “irrupción de Cabildo Abierto desplazó un importante contingente de votantes de nuestra candidatura”. Y agregó que eso sucedió “a última hora” y cuando “la elección se había emparejado”. “Prueba de ello es que (Cabildo Abierto) superó al Partido Colorado en Artigas y Cerro Largo y al Frente Amplio en Rivera, donde ya se advertía un crecimiento de esa opción”, escribió el expresidente en su muro de la red social. Además, se evalúa que podría nutrirse de votantes que en la elección interna apoyaron alguna agrupación del candidato nacionalista Luis Lacalle Pou. El candidato presidencial blanco declaró en su momento que es consciente de que recibió más votos de lo esperado. De acuerdo con los estudios internos, sin embargo, los votos excedentarios que recibió la precandidatura de Lacalle Pou podrían haber sido, en parte de colorados no conformes con las opciones, pero en parte movimientos desde dentro del mismo partido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)