PARLAMENTO

Bordaberry se despidió pidiendo que Uruguay traslade la embajada en Israel a Jerusalén

"Hoy tenemos que volver a ser claros, seguir siendo claros, decir fuertemente de qué lado estamos", enfatizó el senador colorado Pedro Bordaberry en la Cámara de Senadores.

Pedro Bordaberry en el Senado. Foto: Francisco Flores.
Pedro Bordaberry en el Senado. Foto: Francisco Flores - Archivo El País

Este lunes, al cumplirse 75 años de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, la Comisión Permanente del Poder Legislativo realizó una sesión especial en el Senado en homenaje y recuerdo a las víctimas. 

Un millón de judíos fueron exterminados en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, símbolo del Holocausto, que fue liberado por soldados soviéticos el 27 de enero de 1945, donde se hallaron 7.000 sobrevivientes. 

Sobre este episodio se refirió el senador colorado Pedro Bordaberry este lunes, quien ocupará su banca hasta el 15 de febrero, cuando se renovará la legislatura. 

"Tengo un agradecimiento personal a Dios, y a la vida. Esta seguramente será la última sesión de esta legislatura, no creo que se vuelva a citar a la Comisión Permanente ni al Senado de la República".

En su "última expresión" en la Cámara de Senadores, Bordaberry se refirió a la situación que vivió históricamente el pueblo judío, y a la postura que tuvo y debería asumir Uruguay en el próximo gobierno.

"El pueblo judío ha sido perseguido a lo largo de la historia, a veces por su religión, y hay que condenarlo. A veces por sus ideologías políticas, y hay que condenarlo. Siendo terrible, que se persiga por su religión e ideología política, quizás, lo peor de todo es que se lo persiga por su condición de seres humanos", señaló.

Sobre Israel, enfatizó que "es un Estado de Derecho combatiendo aquellos que no respetan el derecho". Además, destacó que Uruguay "por suerte ha tenido siempre una posición clara", y que "ya en 1920, Uruguay apoyaba la causa del pueblo judío".

"Hoy tenemos que volver a ser claros, seguir siendo claros, decir fuertemente de qué lado estamos. Desde los que condenamos la discriminación, el genocidio, la persecución", aseguró el legislador colorado.

Habló de hacer "algo más del reconocimiento del Estado de Israel", señalando que "Uruguay fue el primer en reconocerlo, cuarto en el mundo" y "hoy el camino es trasladar la embajada (de Uruguay) a Jerusalén. De eso no hay ninguna duda", manifestó entre aplausos de aquellas personas que se encontraban en las gradas

Insistió que "se puede" trasladar la capital, donde "está el gobierno, ministerios y el trabajo". Señaló que cuando se propone esto "se dice 'no, eso puede generar violencia. No, eso no se tiene que hacer'. Son los mismos que en 1947 decían que no se podía hacer, pero Uruguay tiene que volver a ser ese faro, de defensa de esa democracia, de defensa de ese país, de ese Estado de Derecho".

"Tenemos que volver a ese camino, ayudar a que crezca en el mundo entero la democracia, la libertad y se protejan los derechos civiles y los derechos de las personas. Así sí estaremos honrando a las víctimas de las Shoá", cerró su discurso Bordaberry.

Actualmente la Embajada de Uruguay en Israel se encuentra en Tel Aviv

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en diciembre de 2017 reconoció a Jerusalén como capital de Israel, y abrió su embajada en Jerusalen el 14 de mayo de 2018, cuando se cumplieron 70 años aniversario de Israel.

Luego de Estados Unidos, mudaron su embajada Guatemala y Paraguay, aunque este último país regresó su delegación a Tel Aviv en 2018.

Brasil mostró su intención de seguir el mismo camino que estos países. El presidente Jair Bolsonaro reafirmó el 1° de noviembre de 2018 su promesa de campaña de trasladar la embajada. El 15 de diciembre de 2019, Brasil abrió una oficina económica en Jerusalén, lo que se considera un primer paso para instalar allí su sede diplomática.

Israel considera toda la ciudad de Jerusalén como su capital, en tanto que los palestinos aspiran a que Jerusalén Este se convierta en la capital de su futuro Estado.

Una ley israelí de 1980 aprobó el estatus de Jerusalén como capital "eterna e indivisible" de Israel, después que este país se anexionara en 1967 Jerusalén Este durante la guerra de los Seis Días. La ONU considera en cambio que el estatuto final de esta ciudad debe ser negociado entre las partes.

El presidente electo, Luis Lacalle Pou, se pronunció sobre este asunto en setiembre de 2019, durante un evento del Comité Central Israelita del Uruguay con el resto de los candidatos de aquel entonces.

“Tuvimos la embajada en Jerusalén cuando no había un dictamen de la ONU. Cuando el dictamen de la ONU se dio lugar, hay que cumplir con los mandatos. Hay veces que uno tiene sentimientos encontrados. Me queda claro que para los israelíes su capital es hoy Jerusalén. Pero no me puedo comprometer a actuar de esa manera”, señaló. 

Con información de AFP, EFE y Reuters.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error