Un tema sensible

“Blooper” ministerial: hizo expropiaciones por error

Ministro interino de Industria contradijo sin querer orden expresa de Cosse.

El embalse de la represa Gabriel Terra es la gran reserva de agua que maneja UTE para generar energía eléctrica. Foto: V. Rodríguez
En San Gregorio de Polanco hay quienes creen que UTE actúa como “mal vecino” gestionando el embalse “al límite” siempre. Foto: V. Rodríguez

Una gruesa desinteligencia dentro del gobierno quedó en evidencia cuando el ministro interino de Industria, Guillermo Moncecchi, dio marcha atrás en la aplicación de un decreto que firmó el 7 de enero pasado por error junto al presidente Tabaré Vázquez que expropiaba dos padrones en el centro del departamento de Durazno para que UTE pudiese seguir adelante con su proyecto de llevar la cota del embalse de Rincón del Bonete a 81 metros. UTE quiere implementar hace años un proyecto para incrementar el nivel del embalse de Rincón del Bonete que es su principal reserva de agua. El plan genera enorme resistencia en los productores ribereños y en la población de San Gregorio de Polanco y había sido dejado en suspenso en diciembre por la ministra de Industria, Carolina Cosse que había anunciado que se crearía una comisión interministerial para estudiar el asunto.

La ministra, que está de vacaciones, retuiteó un mensaje del Ministerio de Industria que dice: “Como se anunciara oportunamente, el proyecto para subir la cota de Rincón del Bonete se encuentra suspendido mientras se prepara un estudio desde una perspectiva país, que involucrará a diferentes instituciones, incluyendo a productores y vecinos y, por supuesto, a @UTE_ComCorp”. Moncecchi lo ratificó luego en declaraciones radiales.

Cosse, es habitué de San Gregorio de Polanco, localidad de Tacuarembó donde hay quienes están muy molestos con UTE. A su vez la relación de la ministra con el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, no es buena. Y al director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto no le gusta la idea de que más agua en San Gregorio arruine la inversión que se hizo en una especie de rambla que hay en la localidad.

Según supo El País, UTE tenía intención de expropiar dos predios linderos en la misma sección judicial (la quinta) del centro de Durazno, muy cerca de la localidad de San Jorge, cerca de donde el arroyo Carpintería desemboca en el embalse. En un predio se iban a expropiar cuatro hectáreas y en otro una cantidad no determinada. Se trata de zonas básicamente ganaderas.

Patricio Olivera, uno de los productores de Durazno que viene gestionando desde hace meses que UTE de marcha atrás con su plan que podría llegar a inundar alrededor de 10.000 hectáreas, dijo a El País que “todos nos habíamos quedado tranquilos” cuando Cosse anunció que se crearía una comisión para analizar el tema, aunque esta nunca se reunió. El anuncio “intempestivo” sorprendió y molestó, dijo.

Los planes de UTE inundarían 10.000 hás.

Subir la cota de 80 a 81 metros tiene el potencial de inundar 10.000 hectáreas, porque se agregarían 1.300 hectómetros cúbicos de agua, calculan los productores que creen que serían afectados. Patricio Olivera, de Rincón de Ramírez, Durazno, hizo sonar la alarma porque cree que perdería el 20% de su campo ganadero.

UTE descartó en una resolución de setiembre de 2014 la posibilidad de subir a la cota de 81 metros pero luego cambió de opinión en 2016 y comenzó a dar pasos para expropiar.

Duras críticas.

En San Gregorio de Polanco, una localidad de Tacuarembó sobre el río Negro que, según el último censo, tiene una población de 3.415 personas que, en gran medida, viven del turismo, estas idas y venidas generan gran malestar.

Javier Mendina, vicepresidente del centro comercial local, operador turístico y productor rural además de activista contra la elevación de la cota, no duda en considerar que UTE actúa como “mal vecino”. Mendina cuenta que en la década de los años 40 del siglo pasado cuando comenzó a funcionar el embalse de Rincón del Bonete la localidad tenía 7.600 habitantes y su población se redujo a 3.000 como consecuencia del llenado del lago. La población se estabilizó luego, creció algo y vive del turismo. “Hoy (por las lluvias) ya estamos con la cota a 81 y no tenemos playa pública. Con más nos quedamos sin la “privada” que es la “península” que UTE le cede en comodato a la intendencia de Tacuarembó. UTE toda la vida gestiona al límite y una gota de más y se desborda. No se puede comprometer el proyecto de vida de una población. Los estudios de la OPP y del Ministerio de Turismo dicen que quedan entre US$5 y US$ 6 millones en el primer semestre de cada año en la zona por el turismo para el panadero, el supermercado, el que costa el césped.... “, señaló.

En San Gregorio se han colgado pasacalles contra el plan de UTE y se entregaron firmas equivalentes al 40% del padrón electoral del lugar de personas opuestas a la iniciativa que el intendente Eber da Rosa entregó a la Presidencia de la República. “No podemos manejarnos con suposiciones. Se expropió y hasta que no haya un segundo decreto tienen la posibilidad de hacerlo”, advirtió. Según el empresario, la intendencia no adopta una postura más dura contra UTE porque tiene temor de perder el comodato de la playa a la que hay acceso público aunque es propiedad de la empresa eléctrica.

El activista ambientalista Raúl Viñas, que sostiene que la elevación de la cota obedece a una exigencia de la multinacional UPM que quiere construir una segunda planta de celulosa cerca de Centenario, Durazno, dijo a El País que las declaraciones del subsecretario le causaban “vergüenza y asombro”. “Ahora (los decretos) se deberán revocar o derogar pero evidentemente con riesgo de algún juicio ya que estuvieron vigentes más de 10 días. Un decreto no se deroga por Twitter, ni siquiera lo hace Donald Trump”, sostuvo. Según Viñas, UPM quiere que haya más agua en el embalse para poder disolver mejor los efluentes de la futura fábrica.

El cuestionado proyecto de UTE implicaba que esta iba a destinar US$ 40 millones a compensar a los productores, cuyos propiedades se verían afectadas en un 6% en promedio, aunque en algún caso la afectación podía llegar al 19%. El proceso iba a demandar tres años.

Planes de UTE molestan en San Gregorio y a productores

La oposición cree que la reestructura que se impulsa ahora es ilegal. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Los planes originales de UTE eran afectar 750 padrones y, de hecho, cuando Cosse mandó parar las expropiaciones en diciembre, ya se habían producido algunas y había habido visitas de agrimensores a los predios que la empresa eléctrica planeaba inundar cuando llegase a la cota 81.

Algunos productores habían protestado con el argumento de que elevar el nivel del lago no es necesario. Sostienen que, en realidad, UTE quiere tener la posibilidad de generar más en las represas del río Negro para poder exportar más a Brasil. UTE había admitido que en algunos momentos del año (no en verano) las playas de San Gregorio de Polanco, podrían llegar a quedar tapadas por el agua.

La empresa eléctrica argumentó, a través de tres gerentes, en una conferencia de prensa en la que no estuvo presente ningún director (algo que no pasó desapercibido en la OPP), que es necesario que en algunos momentos del año tenga más agua para respaldar a la energía eólica y para que no haya que encender las centrales térmicas de respaldo (Batlle y La Tablada) que utilizan combustibles fósiles (fuel-oil y gasoil) y cuyo funcionamiento es más caro. UTE quiere que la cota del embalse de Rincón del Bonete pueda llegar a los 81 metros, algo que las leyes vigentes permiten desde la construcción de la represa Gabriel Terra, aunque nunca se recurrió a esa opción.

En diciembre el jefe de Jurídica de UTE, José Alem, había estimado que UTE podría conseguir ahorros de US$205 millones a lo largo de 20 años con el plan. Según UTE, el proyecto nada tiene que ver con pretensiones de UPM y es anterior a que esta anunciara su intención de invertir en una nueva planta.

Javier Mendina, operador turístico local, señaló que “hace meses y meses que estuvimos al límite con la cota 80 y hoy estamos en 81”. “Hace meses que sabemos que venía un verano muy lluvioso y no lo previeron a tiempo”, se quejó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)