PARTIDO NACIONAL

Blancos critican que la marcha por la diversidad se politizó

La Juventud del Partido Nacional organizó una actividad para advertir que la marcha está excluyendo a una parte importante de la población.

Banderas de la diversidad en la casa del Partido Nacional. Foto: @beatrizargimon
Banderas de la diversidad en la casa del Partido Nacional. Foto: @beatrizargimon

La marcha por la diversidad se convirtió en la principal movida pública para reclamar por los derechos de la comunidad LGBT. Así es que el centro de Montevideo se viste cada año de los colores del arcoíris. Sin embargo, en sus últimas ediciones la manifestación tomó también tintes políticos partidarios. Pues parte de la declaración oficial de la coordinadora que organiza la marcha ha decidido incluir posiciones que están en debate entre los partidos.

Este año la coordinadora manifestó que uno de sus reclamos será que se derogue la LUC, sigla con la que se conoce a la ley de urgente consideración que fue impulsada por el gobierno de Luis Lacalle Pou en el inicio del mandato.

Por ese motivo la Juventud del Partido Nacional organizó una actividad para advertir que la marcha está excluyendo a una parte importante de la población. Los dirigentes blancos sostienen que la plataforma de la coordinadora desvía la marcha de su objetivo central, que es reclamar igualdad por los derechos de los colectivos LGBT.

Ayer desplegaron dos pancartas con la bandera del orgullo en la sede nacionalista, frente a la Plaza Matriz. “Somos el partido de las leyes y los derechos humanos. En diversidad se viene trabajando hace muchos años. Tenemos representantes claros como Beatriz Argimón. El objetivo principal es la inclusión, terminar con el discurso de que los derechos son de izquierda y que la diversidad en la derecha no existe”, declaró a los medios de prensa Lorena Massanet, de la secretaría de diversidad del Partido Nacional.

La militante sostuvo, sin embargo, que los blancos deberían ejercer una autocrítica por los posicionamientos de algunos legisladores que en el pasado no acompañaron leyes que buscaban ampliar derechos para los colectivos minoritarios, como la llamada Ley Trans.

“Vamos a tener una marcha donde la mitad del país está excluida, porque tiene una clara proclama político partidaria en contra de una ley de cual (todos los partidos) votaron la mitad de los artículos”, agregó la joven blanca.

En esa línea la vocera de la marcha por la diversidad, Daniela Buquet, dijo a El País que sí se trata de una marcha política, pero no partidaria. Además, justificó que los organizadores se expresen contra otras cosas que no estén solamente vinculadas con los derechos de la comunidad LGBT.

“Es una marcha política, sumamente política, y las organizaciones consideramos que es lo mejor para la sociedad. Y la LUC atenta contra muchas cosas que nos conciernen. Tiene algunas patas medias complicadas. Por un lado, los recortes que impone; por otro, todo lo que tiene que ver con darle más autoridad a la Policía, a pesar de que la población uruguaya siempre vota que no quiere esto cuando se la consulta en un plebiscito”, explicó la vocera de la coordinadora.

La consigna es: “Orgullo es luchar” y, según explicó, busca reivindicar y pensar de dónde es que viene la idea de orgullo. Y, a partir de esto, reflexionar hasta dónde se llegó con las nuevas iniciativas legales votadas en el último tiempo.

El presidente del directorio blanco, Pablo Iturralde, criticó la intención de la marcha de politizar, y opinó que se trata de un caso más donde se busca imponer un relato de que la “agenda de derechos” es solo de un partido político.

A pesar de las críticas lanzadas desde el Partido Nacional, Buquet remarcó que lo interesante de este tipo de marchas es que pueda asistir toda la sociedad, independientemente de lo que cada uno piense políticamente. “Tenemos puntos que estamos de acuerdo. Somos personas que creemos que hay que asegurar los derechos para todos”, expresó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados