LA ENTREVISTA DEL DOMINGO

Beatriz Argimón: “Estoy preparada para articular y mandar”

La candidata insiste que los blancos no tienen nada ganado aún y remarca que la ciudadanía dividió el poder en la elección nacional para que el Partido Nacional sea quien lidere la coalición.

Beatriz Argimón. Foto: Darwin Borrelli.
Beatriz Argimón. Foto: Darwin Borrelli.

De ganar las elecciones nacionales, Breatriz Argimón, candidata por el Partido Nacional, se convertirá en la primera mujer en llegar a la vicepresidencia de la República elegida por voto directo.

La candidata insiste que los blancos no tienen nada ganado aún y remarca que la ciudadanía dividió el poder en la elección nacional para que el Partido Nacional sea quien lidere la coalición que confía poder articular desde el Poder Legislativo.

-El domingo de la elección vivieron un momento de festejo y euforia. ¿Se ven ganadores?

-El domingo lo que pasó es que había mucha expectativa. Se superó un primer obstáculo. Pero si hay algo que tenemos claro es que hay que empezar de nuevo, con esperanza pero con cautela y con mucho trabajo. Eso ha sido el mensaje que le trasladamos a toda nuestra dirigencia y a los ciudadanos en general. Acá no hay nada que uno pueda decir ya esta conquistado.

-Pero, ¿empiezan a verse en la Presidencia?

-No. Lo que sí vemos especialmente en último mes de octubre con más fuerza, fue que la gente manifestaba su voluntad de un proyecto alternativo. Un proceso que empieza con una fuerte identidad nacionalista con el "orgullosamente blanco", que pasa luego a la posibilidad de un cambio en el poder con él "es ahora", y que culmina con el "ahora sí".

-Notoriamente hoy están más cerca de conquistar ese objetivo. Lo marcan los números. ¿No se siente una mayor responsabilidad?

-Lo que sí es una realidad, y para nosotros es muy importante, es que ese grupo de partidos que plantea la alternancia en el poder, tiene mayoría parlamentaria. Es un dato objetivo. Y no fue algo que se nos dio solo a nosotros. La gente dividió el poder en base a lo que es una realidad de la sociedad. Allí sentó las bases para la coalición que permita la alternancia en el poder.

-¿Qué les falta ahora, por dónde va a ir la nueva estrategia?

-Asumimos el rol que dio la ciudadanía. Hicimos una campaña muy cuerpo a cuerpo. Hicimos énfasis en lo que nos une, que es el programa de gobierno. Con el respeto que tiene que tener todo proceso democrático. Porque una cosa es el debate de ideas, con libertad, pero respetuoso.

Beatriz Argimón. Foto: Fernando Ponzetto.
Beatriz Argimón. Foto: Fernando Ponzetto.

-¿Cree que eso está en juego en lo que queda de la campaña?

-El tema del respeto de la democracia no. Pero cada instancia electoral debemos asumir que la democracia es algo que se cuida todos los días. Por lo tanto ese énfasis en momentos donde todos ejercemos libremente la democracia es bueno ratificarlo. Por eso el partido firma un compromi- so a raíz de la propuesta de la Aso-ciación de la Prensa del Uruguay de llevar adelante una campaña limpia en términos de no desinformar a la gente.

-No todos.

-Cuando teníamos problemas en nuestra interna... Digo en lo macro e institucionalmente.

-Hubo sectores que hicieron campaña sucia.

-Yo lo que digo es institucionalmente, lo hicimos en la interna y ahora los hicimos en la nacional.

-Igual, no han podido resolver el problema de la campaña sucia en la interna todavía, ¿no?

-Lo que pasa es que yo no tengo ningún elemento nuevo de información.

-Está bien, pero quedó ahí. Nadie asumió cabalmente con nombre y apellido la responsabilidad, ni se intentó buscarlo, ni se avanzó a nivel judicial.

-Nosotros lo que hicimos fue: cuando detectamos que era una campaña, fuimos e hicimos la denuncia en la Justicia. Ahora fue tal cual lo mismo. Cuando observamos que dejaba de ser un tuit o un panfleto, y se daba algo sistematizado, volvemos a hacer la denuncia. Es decir que nosotros no estamos avalando esa forma de hacer política, ni lo vamos a permitir. Es un mensaje fuerte y claro.

-¿Después de la elección piensan retomar el tema de Sartori y las dificultades que tuvieron en la interna?

-Sartori también tuvo su proceso en el partido. El partido le dio las garantías para que se plebiscitara como uno más. La ciudadanía lo acompañó en la interna, y luego lo acompañó en la elección donde salió senador. Él empezó a entender la lógica del partido, a socializar con todo el mundo, a entender cómo militamos, cómo se mueve, a entender la estrategia partido, y lo está haciendo.

Beatriz Argimón. Foto: Darwin Borrelli.
Beatriz Argimón. Foto: Darwin Borrelli.

-¿Cómo se ve vicepresidenta, en el caso de ganar?

-Es un proceso que tiene que ver con mi vida política. Me tocaron distintos desafíos. Hice cómo una escalerita. Empiezo muy joven siendo edila en Montevideo cuándo Tabaré Vázquez llega a la intendencia. Luego me candidateé a diputada pero no salgo. Fui la directora más joven de los 150 cargos públicos de responsabilidad política del en ese entonces Iname. En el 2000, y por dos veces consecutiva fui legisladora, después paso al directorio del partido y empiezo a trabajar desde la estructura.

A raíz de la renuncia de Luis Alberto Haber paso a la presidencia del directorio del Partido Nacional siendo la primera mujer en ese cargo. A los meses se plantea la oportunidad de acompañar a Luis (Lacalle Pou). Hago todo este recorrido porque con el paso de los años me fui preparando para estar pronta para todos los desafíos. En definitiva me di cuenta que toda mi vida me preparé para ser mujer política. Que fue mi opción de vida. Teniendo obviamente mi profesión, y un proyecto personal. Lo que sí me preparé porque uno sabe que siempre puede haber un llamado y tenés que estar pronta.

-Se conformó un Parlamento con muchos partidos, y una coalición con participantes que por momentos tienen intereses contrapuestos. ¿Cómo piensa liderar la negociación parlamentaria de la coalición?

-Aprendí, y desarrollé la articulación y la negociación como parte de la vida política. Y además me gustan los desafíos. He pasado por cultivar este estilo también en momentos de transgresión institucional. Me gusta articular, conversar, soy una apasionada del intercambio.

-El candidato la describió con ese rol negociador, pero también dijo que sabe “mostrar los dientes”. ¿Está preparada para rezongar cuando sea necesario?

-Estoy preparada para articular y mandar. Cumplir con lo que la gente vaya a mandatarnos; sin lugar a dudas. Esto no significa no insistir con el diálogo. Lo que digo es que forma parte de este proceso cumplir con el mandato de la gente. Eso lo he desarrollado en las distintas responsabilidades. Eso y el humor, porque a veces hay momentos muy duros y uno entiende que tiene que bajar un cambio. Mirar, y entender diferentes posturas. Porque todos tenemos muy fuerte eso de lo mío y lo personal.

La base es el respeto. Pero hay que saber manejar los tiempos. Parto de la base que con todos los que voy a dialogar quieren lo mejor. Si uno se para desde ese lugar, y que no hay una sola verdad, es más fácil. Siempre sabiendo que el mandato es uno, y es el que nos da la gente.

-¿Sabe que muchos de los obstáculos son las aspiraciones personales?


-Obviamente.

-¿Hasta qué punto eso puede dificultar la coalición?

-No. Porque la base es programática, y hay una hoja de ruta que hay que cumplir. Donde todos asumieron que hay que cumplirla. Allí los personalismos los van a desarrollar montando otras estrategias. Porque lo que hay es una compromiso país con la hoja de ruta.

-¿Está funcionando la ley de cuotas?

-Como toda herramienta tiene un proceso. Sacarla fue muy complicado y yo creo que cumplió su objetivo primario. No era la ley de cuotas que las mujeres queríamos. Sabíamos que iba a tener impacto en el Senado, y en diputados era más complejo. Pero sí se buscaba que las mujeres fueran visibles en las estructuras. Eso se consiguió.

-Al Partido Nacional le sigue costando sumar mujeres y en la comparación con el Frente Amplio pierde.

-Porque en realidad dentro del Partido Nacional con el tema de la libertad, las propias mujeres entendimos la lógica de que nosotros con nuestro trabajo cotidiano en la estructura, ya eso nos iba a servir para ser consideradas -por ejemplo- como candidatas. Cuando se trata de poder también hay peleas internas que los partidos dimos de distintas manera. El Partido Nacional tuvo tiempos bien diferentes al de los otros partidos. Las mujeres blancas dimos una batalla muy dura.

-¿Se necesitan cambios en la normativa?

-Creo que la ley de cuotas vigente cumplió un ciclo. Hay que ir a más.

Episodio Moreira: “El partido lo enfrentó y dio la cara”
El intendente de Colonia, Carlos Moreira, en nueva conferencia de prensa por el caso de los audios. Foto: Darwin Borrelli

El intendente de Colonia, Carlos Moreira, dice que va a sortear la investigación judicial y quiere volver al partido. Usted dijo que no había lugar en el partido para gente así. ¿Mantiene esa postura?

-Yo digo que frente a liderazgos modernos, un partido que se ha modernizado, hay prácticas y estilos que no van con el siglo XXI. Ese es mi comentario. Lo digo porque hoy Moreira no está en el Partido Nacional por lo tanto no corresponde que yo hable del intendente Moreira, que además lo eligió la gente. Lo que dije es que hay prácticas -y voy más allá, formas de liderazgo- que pertenecen a otros tiempos. Que un partido que quiere encarar el siglo XXI con modernidad y desafíos tiene que tener bien en claro.

-Está claro, pero él quiere volver. ¿Usted qué opina?

-Lo que dije lo dije y no voy a hablar de gente que no forma parte del partido y no me corresponde.

-Entiendo. En ese proceso usted se paró muy firme y recibió ataques personales, imagino que habrá escuchado el audio que circuló…

-Yo de eso prefiero no hablar porque esa no es mi forma de hacer política. De esas cosas estoy acostumbrada, a ver... Quienes estamos en este tema sabemos que siempre hay historias, y te quieren armar cosas. Tiene que ver con mi posición de vida en el sistema político. Yo he peleado en la interna por estilos de hacer política modernos y cuando aparece este episodio, creo que el partido lo solucionó bien. Se enfrentó, (Moreira) dio la cara y su sector lo expulsó. Y yo di mi opinión asumiendo el rol que tengo.

-El tema es que luego, en la contienda política, entran las acusaciones, los cálculos electorales.

-Pero en este asunto no puede haber cálculos electorales. No tiene que ver con la persona (Moreira). Tiene que ver con cómo imagino un partido moderno. Algunos dijeron: "La dejaron sola". Yo no siento que el partido me haya dejado sola, dentro del partido alcé mi voz en todos estos temas, marqué mi posición y defendí mis posturas. Esa soy yo. El día de la convención ratifiqué todos mis temas. La lucha contra la violencia doméstica, mi lucha contra la explotación sexual, contra toda forma de discriminación. Lo dije el día que asumí la responsabilidad de estar en la fórmula. Porque esa soy yo y no me voy a desdibujar.

-¿El episodio Moreira fue una lección para los blancos en general?

-Me parece que fue un episodio más que tiene que ver con cómo enfrenta un partido los tiempos. Seguramente todos los partidos tienen casos. Este se dio en medio de un proceso electoral. Pero se enfrentó. El Partido Nacional se ha ido adaptando a distintas formas de liderazgo de acuerdo a lo que la sociedad plantea. Hoy tenemos nuevos liderazgos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)