COVID-19

Analizan instalar un hospital de campaña en unidad del Ejército por el coronavirus

Las Fuerzas Armadas están en la primera línea de batalla contra el coronavirus, aseguró el ministro de Defensa Javier García.

La Fuerza Aérea completó hasta hoy 11 vuelos para repatriar uruguayos desde el exterior. Foto: Ejército Nacional.
La Fuerza Aérea completó hasta hoy 11 vuelos para repatriar uruguayos desde el exterior. Foto: Ejército Nacional.

El Central Park en Nueva York, un centro de convenciones en Madrid y el estadio de fútbol Pacaembú en San Pablo, todos estos lugares se convirtieron en hospitales de campaña a medida que crecía el contagio del coronavirus en el mundo. En Uruguay, el gobierno analiza instalar un centro de este tipo en una unidad del Ejército.

El asunto está en manos del ministro de Defensa Javier García y del comandante en jefe del Ejército Gerardo Fregossi. Concretamente se manejan dos o tres alternativas para ubicar un centro de atención médica, es decir un hospital de campaña o alojamiento para personas con síntomas del COVID-19 que deban ser aisladas.

En una primera instancia ya se descartaron algunas unidades que no cumplen con los requisitos necesarios. Deben estar desocupadas o ser evacuadas del personal y tener fácil acceso a hospitales con camas de CTI como condición principal. Esto, dado que el modelo de hospital de campaña que se pretende instalar no tendría un área de cuidados intensivos.

“Estamos analizando ahora concretamente dos o tres lugares, que no pueden ser unidades que tengan gente. Yo he visto algunas declaraciones por ahí, de políticos, que preguntan por qué no ponen a los enfermos en los cuarteles, pero el concepto es una equivocación. Acá lo que hay que evitar es el hacinamiento, porque de lo contrario lo que se terminará por generar es un gran centro de contagio”, explicó García a El País. El ministro agregó que no hay plazos fijados para adoptar una resolución final, ya que el tema se encuentra en una etapa “de análisis”.

Las Fuerzas Armadas están en la primera línea de batalla contra el coronavirus, aseguró el ministro. La totalidad de los efectivos, salvo grupos de riesgo, están desplegados en territorio en diversas tareas y el presupuesto destinado al combate al COVID-19 es de US$ 605.000.

El mayor gasto lo hizo la Fuerza Aérea, que participó, a pedido de la Cancillería, en tareas de repatriación de más de 350 uruguayos que se encontraban varados en el exterior en plena pandemia. Se hicieron diez vuelos y se completará el número 11 hoy a Buenos Aires.

Las aeronaves usadas fueron Hércules (5), Brasilia (4) y Aviocar (1), que viajaron a diversos destinos: Lima, Buenos Aires, Santa Cruz, Guayaquil, Quito, San Pablo, Bogotá, Santiago de Chile y Guayana Francesa, el vuelo que tuvo mayor duración en horas (23 en total ida y vuelta) y requirió una tripulación de 15 personas.

Avión Hércules en el Aeropuerto de Carrasco. Foto: Fuerza Aérea
Avión Hércules en el Aeropuerto de Carrasco. Foto: Fuerza Aérea

Al día de hoy se gastaron en el entorno de US$ 400.000 en combustible y servicios de aeropuertos en el extranjero, esto incluye desde el reabastecimiento hasta la logística de valijas. El monto fue cubierto con fondos propios de la Fuerza Aérea, pero el Ministerio de Defensa está haciendo gestiones con el presidente Luis Lacalle Pou y la ministra Azucena Arbeleche para que se contemple la posibilidad de liberar una partida que cubra el gasto.

Por su parte, el Ejército lleva gastados US$ 130.000 en las tareas desplegadas en el marco de la pandemia. Se elaboraron 20.000 tapabocas y se fabricó alcohol en gel para sus propias dependencias y para el Inisa, a pedido de Lacalle Pou.

El consumo mensual de alcohol en gel en Sanidad de las Fuerzas Armadas es de 150 litros y actualmente se está produciendo 220 litros diarios, es decir que en un día se fabrican 70 litros más de lo que se consumía por mes.

Además, en los últimos diez días se elaboraron 14.418 plazas de comidas (raciones más abundantes que un plato) y esto supuso más de 6.000 horas de trabajo de parte de los efectivos. Se instalaron 36 carpas en todo el país en coordinación con las intendencias y se procedió al reparto de canastas y comidas. También se realizó desinfección en varios puntos del país y fumigación de espacios públicos en Durazno. A esto se debe sumar la vigilancia de frontera para evitar el ingreso de extranjeros afectados por el coronavirus en localidades limítrofes con Brasil. En ese marco, se detectó que una mujer y cinco hombres pretendieron llegar al país a pesar del cierre de fronteras dispuesto.

A su vez, la Armada realizó tareas de patrullaje de playas (que estuvieron cerradas en Semana Santa) tanto en el litoral como en la zona de Montevideo, Maldonado, Canelones y Rocha. En estos operativos y otras tareas de despliegue de la fuerza se gastaron US$ 75.000.

Amenaza.

García indicó que “hay un gran involucramiento de las Fuerzas Armadas” en las acciones que se están tomando para contribuir con otras autoridades al control de la pandemia que afronta Uruguay. Según comentó, mantiene una relación fluida con los comandantes en jefe de las tres fuerzas y el director del Estado Mayor de la Defensa Marcelo Montaner. “Llegamos a hablar tres veces por día por teléfono”, aseguró el ministro.

“Algún sector político o persona que tenga prejuicio puede decir que las Fuerzas Armadas no contribuyen, pero la realidad es que cuando hay circunstancias como estas que estamos viviendo, son las primeras en estar en la primera línea de batalla”, señaló García.

El ministro indicó que la pandemia es una de las “amenazas” previstas en la ley de Defensa. “Era un elemento teórico y hoy ya no es una amenaza, es una realidad”, señaló. El tema estuvo sobre la mesa en una reunión virtual que tuvieron la semana pasada los diferentes ministros de Defensa de la región y en la que también participó García.

Sanidad Militar con cinco casos confirmados

El coronavirus también obligó a una readecuación de las Fuerzas Armadas. Si bien están la mayoría de los efectivos desplegados en el territorio, los grupos de riesgo realizan tareas de teletrabajo como medida de precaución que se dispuso en los diferentes ministerios.

Las unidades militares sufrieron cambios. Por ejemplo, hubo que redimensionarlas porque en un mismo lugar llegaban a convivir 250 personas, lo que puede facilitar el contagio del COVID-19. Además se les repartió tapabocas y alcohol en gel como instrumentos de prevención.

En todo el inciso del Ministerio de Defensa hay cinco casos confirmados de coronavirus. Tres de ellos son personal médico y no médico del Hospital Militar, uno pertenece a Sanidad de las Fuerzas Armadas y el tercer caso corresponde a la dirección de atención periférica, informó a El País el ministro de Defensa Javier García.

Por los tres casos en el Hospital Militar tuvieron que estar en cuarentena 49 personas, entre personal de enfermería, médicos y técnicos que habían mantenido contacto con uno de los casos confirmados.

A nivel de la enseñanza militar y para evitar la propagación del virus, el Ministerio de Defensa dispuso el dictado de clases virtuales en todos los niveles. Es decir esto incluye el Liceo Militar, la Escuela Militar y el Centro de Altos Estudios Nacionales (Calen).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados