PARTIDO NACIONAL

Aceptan la renuncia de Moreira y Lacalle busca dejar atrás el caso

Los analistas dicen que la reacción rápida al episodio limita los posibles efectos negativos de cara a las elecciones nacionales del 27 de octubre.

Juan Sartori, Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón. Foto: Prensa Sartori.
Juan Sartori, Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón. Foto: Prensa Sartori.

Los audios en los que el intendente de Colonia, Carlos Moreira, parece pedir favores sexuales a cambio de la renovación de una pasantía se viralizaron en la mañana del viernes y en muy pocas horas el Partido Nacional debió actuar. Al final, cuando los integrantes del Directorio blanco se aprestaban este sábado a aprobar el dictamen de la Comisión de Ética que recomendó la censura de Moreira, el propio intendente renunció al Partido Nacional y a su postulación al Senado, aunque no a su cargo de intendente.

Anoche el Directorio se reunió en forma extraordinaria y aceptó la renuncia del intendente, según una nota firmada por la presidenta Beatriz Argimón y los secretarios Pablo Abdala, José Luis Falero y Pablo Iturralde.

Varios analistas consultados por El País dijeron que la reacción rápida de la fórmula nacionalista reduce los posibles efectos negativos en la elección del próximo domingo y que, si estos existen, podrían ser limitados.

Mientras tanto, el candidato Luis Lacalle Pou y su compañera Beatriz Argimón intentaron dejar atrás el episodio -de hecho ayer no hablaron en forma pública del tema- y retomaron las actividades políticas con el foco en tender puentes para construir una coalición de gobierno de cara a la segunda vuelta.

La fórmula dedicó casi toda la mañana de este domingo a recorrer varios puntos de Montevideo, en una agenda que arrancó a las 9 de la mañana en la sede de la lista 252 y culminó pasadas las 14 horas en la casa de Alianza Nacional (2004), el sector que integraba Moreira.

Sobre las 11 de la mañana Lacalle y Argimón estuvieron en la Fortaleza del Cerro, en un acto de la lista 880 de Juan Sartori, quién afirmó a la prensa que el Partido Nacional salió “fortalecido” del caso Moreira por cómo resolvió lo ocurrido. Fue la primera vez que el candidato participó en una actividad de su exrival en la interna nacionalista. Allí Lacalle dijo que la agrupación Todo por el Pueblo que lidera Sartori tuvo los gestos que el partido necesitaba tras la interna y lo agradeció. “A nadie le es ajeno que yo tuve diferencias con Juan en la campaña, ¿pero por qué estoy ahora acá?”, preguntó. “No es que no existían diferencias, es que nos paramos encima de las coincidencias”, afirmó.

Más tarde, sobre las 13.30, la fórmula arribó a la sede de Alianza en medio de simpatizantes nacionalistas y del Frente Amplio que se ubicaron en la esquina opuesta para saludar la caravana oficialista que pasó durante todo el evento.

Larrañaga dijo que, si el Frente Amplio pierde las próximas elecciones, el país “tiene que percibir que viene un gobierno de coalición, no un gobierno del partido”. Un gobierno “que ojalá que encabece Luis, y que tendrá que conformar la mayoría de cara a gobernar y construir las respuestas que el país necesita y la sociedad reclama, requiere y urge”, indicó. Además, aseguró que, en esa búsqueda de un acuerdo entre partidos, el Frente Amplio viene detrás. “El candidato del oficialismo, Daniel Martínez, no puede acordar con nadie hacia afuera porque implota hacia adentro. No puede acordar hacia afuera porque, si no, tiene que partir en mil pedazos el programa del Frente”, afirmó.

Argimón definió las elecciones del próximo domingo como “el primer obstáculo” y rescató la unidad del partido: “Quiero agradecer muy especialmente a Jorge y a todos los compañeros de este sector que a lo largo y ancho del país acompañaron a la fórmula”. Además, aludió a “la defensa de la democracia” y a su apuesta por una “campaña sin agravios” como la base de un gobierno de coalición. “Hay que escuchar a todos, negociar con quienes son de otros partidos pero ven en nuestro proyecto el que lidere los cambios de país, pero sobre todas las cosas será un gobierno que no va a gobernar solo para los blancos sino para todos”, indicó.

A su turno, Lacalle se apoyó en las afirmaciones de Larrañaga sobre una eventual soledad de Martínez rumbo al balotaje. “El 27 de octubre de noche va a quedar por un lado el partido de gobierno, el Frente Amplio, porque en estos años no sembró unión, no construyó puentes. No entendió que aún siendo mayoría había que construir un ser nacional en algunas decisiones importantes”, afirmó el candidato blanco. “Del otro lado, el 27 de octubre de noche va a quedar una mayoría parlamentaria de muchos partidos políticos que tienen la chance de hacer algo único en la historia del país”, agregó.

El candidato nacionalista calificó el eventual gobierno de coalición como algo “distinto” y “nuevo”, de “más espalda política y popular de los últimos 30 años”, para el cual el Partido Nacional “está preparado”.

“En estos años tejimos acuerdos con otros partidos políticos de la oposición para llevar adelante comisiones investigadoras, proyectos de ley, para trabajar en el Parlamento. Ahí existe una construcción hecha. En campaña electoral lo que hicimos fue tejer coincidencias. Algunos dirán: perdían tiempo en sus discursos hablando bien de otros partidos. No señor, invertíamos en el tiempo del futuro que estábamos por vivir”, dijo Lacalle.

“Fuimos diciendo que tenemos coincidencias con cuatro partidos políticos, que vamos a votar distinto, que tenemos historia y tradiciones distintas, que estamos compitiendo pero sin perjuicio de ello tenemos claro que en este horizonte bien cercano vamos a poder hacer acuerdos con otros partidos porque retiramos los matices y, cuando fuimos a las coincidencias, nos preguntamos ¿esto es suficiente y es importante para conformar un gobierno de compromiso con el país? La respuesta es positiva”.
Lacalle explicó que, para componer esa coalición, falta conocer el peso electoral de cada partido.

¿Qué va a pasar con las listas?

Tras la renuncia de Carlos Moreira al Partido Nacional y a su candidatura al Senado, surgió la incógnita de qué pasará con las hojas de votación en las que está presente. Estas ya se registraron, cumplieron con el plazo de publicación y quedaron firmes. “Se podrá votar con ellas sin ningún inconveniente”, dijo a El País el ministro de la Corte Electoral Arturo Silvera. En caso de que resulte electo, el Partido Nacional debería comunicarle a la Corte Electoral que el intendente ya no pertenece al partido. En ese caso, Moreira no será proclamado como senador y en su lugar se proclamará el suplente que corresponda, explicó Silvera. Moreira está presente como segundo titular al Senado en 23 hojas de votación: 2020 de Artigas y Paysandú; 2004 de Maldonado, Montevideo, Rivera, Rocha, Salto, San José, Canelones, Durazno, Flores, Florida y Lavalleja; 51 de Paysandú; 58 de Río Negro; 250 de Rivera; 180 de Salto; 903 de Soriano; 5050 de Tacuarembó; 8 de Treinta y Tres; 32 y 34 de Cerro Largo; 904 de Colonia.

"Impacto pequeño"
Eduardo Bottinelli, director de Factum
Eduardo Bottinelli, director de Factum

“Si hay un impacto, será pequeño y es probable que se dé en la interna blanca o en la interna del bloque opositor. Puede haber casos particulares, pero yo hablo en términos generales. La señal que dio el Partido Nacional a la opinión pública es buena porque hay una reacción rápida y se trató de cerrar el tema dentro de lo posible. Fue un mensaje contundente. Sí es verdad que Moreira seguirá siendo intendente, salvo que la presión sea insostenible”.

"Rápida reacción"
Mariana Pomiés, directora de Cifra
Mariana Pomiés, directora ejecutiva de Cifra

“Es difícil medir el impacto, es muy reciente y no hay antecedentes como para comparar. Pero fue un hecho lamentable en el que el Partido Nacional reaccionó rápido. El partido debe dejar claro a la gente que, si vota la lista 2004, no está votando a Carlos Moreira. Deben salir a reafirmarlo y también dar una señal en Colonia, donde hay liderazgos enfrentados, porque en estas cosas la primer repercusión suele ser en el ámbito más cercano”.

"Menos daño"
Jorge Lanzaro, profesor en Ciencias Políticas
Jorge Lanzaro. Foto: Marcelo Bonjour

“No es una cosa bienvenida, pero está claro que el Partido Nacional reaccionó en forma inmediata y correcta. Hizo lo que tenía que hacer. Eso tiende a que haya menos daño, si es que hay algún daño a nivel electoral. Es complicada la situación en la Intendencia de Colonia, respecto a la permanencia de Moreira en el cargo, y hay que ver cómo se presenta el escenario en los próximos días: qué hará en Colonia el Frente y qué hará el Partido Nacional”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)