VIOLENCIA EN EL CENTRO EDUCATIVO

UTU Colón vuelve a parar por agresión a docente y alumna

Hoy declaran los implicados; el padre golpeó a su hija luego de que ella denunciara sus abusos.

Paro: hoy, al igual que ayer, la institución permanecerá cerrada; esperan retomar las clases mañana. Foto: archivo El País
Paro: hoy, al igual que ayer, la institución permanecerá cerrada; esperan retomar las clases mañana. Foto: archivo El País

Las clases de la UTU de Colón fueron suspendidas en su totalidad tanto ayer como hoy, luego de que el viernes un hombre de 40 años retirara a su hija de 16 años de la institución tomándola a golpes y agrediera a una docente que intentó mediar entre ellos.

Hoy declaran los implicados a las 13:00 horas ante el fiscal de 8º Turno. Algunos trabajadores de esa UTU pararán a partir de las 12:30 para acompañar a la mujer al juzgado.

"Durante ese tiempo la institución permanecerá abierta pero puede ocurrir que los profesores no asistan", dijo a El País la Directora del Programa de Gestión Educativa de UTU, Susana Rostani. "Luego de eso todo volverá a la normalidad", aseguró.

Ayer, un pizarrón en la puerta de la institución informaba a los alumnos de la suspensión de las clases y los motivos.

La agresión.

El hecho se desencadenó el pasado 20 de abril cuando una adolescente de 16 años que asiste a la UTU de Colón acudió a dos profesoras para pedir ayuda psicológica, ya que según contó en confidencia, estaba siendo víctima de múltiples abusos por parte de su padre y su tío abuelo. Su madre, que estaba al tanto de la situación, "no actuaba", según informó Telemundo. De estas agresiones, según dijo a El País Martín Hranilovic, secretario general de la Asociación de Funcionarios de la Universidad de Trabajo de Uruguay (Afutu), también eran víctimas los hermanos de la chica.

Una vez que contó lo que le sucedía, se le solicitó a la menor el contacto de un referente al que pudieran llamar. La adolescente les dio el teléfono de una tía que, al ser contactada, se comunicó con el padre de la menor. Fuera de sí, el hombre se dirigió hasta la institución para llevársela, la golpeó y también agredió a una educadora que intentó intervenir ante el violento hecho. Luego se llevó a la joven a su casa.

Denuncia.

Tanto el director del centro como la docente implicada realizaron la denuncia policial y también en el INAU.

Al enterarse de que estaba siendo requerido, el padre de la adolescente se presentó el mismo viernes a declarar a la seccional 21a. Allí negó los abusos y violaciones de los que fue acusado y dijo que el altercado en la UTU respondió a que no le querían entregar a la menor. Declaró, asimismo, el tío abuelo de la chica, que también negó las acusaciones.

A pesar de que la menor pidió no volver con su familia y declaró que prefería ir al INAU antes que a su casa, la Justicia dispuso que se quedara con su madre y le impuso al padre como medida coercitiva la prohibición de comunicación y acercamiento a menos de 500 metros de la joven. Como consecuencia, el hombre debió irse de la casa donde vivía. Se determinó, a su vez, que la menor fuera vista por un médico forense.

Hasta ayer, dado el fin de semana, el feriado y el cierre de la institución por la agresión, no se sabía nada de ella. "Intentamos comunicarnos telefónicamente con la familia, pero no tuvimos éxito", explicó Rostani. Sin embargo, desde la línea azul del Inau, sostuvieron que se dirigieron a la casa de la menor y que ella se encontraba allí, no así el padre.

Según dijo Rostani, "la institución procedió como debía, acorde al protocolo que dispuso la ANEP para estos casos".

Explicó que ante denuncias de situaciones de violencia, "la institución se debe comunicar con un familiar referente, conversar con el alumno y salvaguardar su situación. Luego, con el equipo multidisciplinario, el equipo docente y la dirección, se aborda la situación haciendo las denuncias correspondientes acompañando a la persona", dijo la directora del programa de Gestión Educativa de UTU.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados