La enfermera a la que todos querían

Investigan si bala de la Policía fue la que dio muerte a la enfermera del Pereira

Fue despedida por una multitud en medio de reclamos de más seguridad.

Despedida: los compañeros de Rosa Rodríguez la homenajearon dentro del Pereira Rossell, donde la conocieron hace más de 25 años. Foto: Darwin Borrelli
Compañeros de Rosa Rodríguez la homenajearon dentro del Pereira Rossell. Foto: D. Borrelli

Es sábado a la tarde y la feria de Los Bulevares está llena de clientes y vendedores que vocean los más diversos productos.

De pronto, aparecen dos hombres en moto. Entre ellos viaja una escopeta de dos caños. Apuntan a un puestero cuyo hijo reacciona y les tira un cajón por encima. Disparan. Uno de los delincuentes se baja de la moto y logra rapiñar al comerciante.

Otro puestero, que también es policía, saca su arma de reglamento y responde al ataque. Suenan varios tiros. La gente corre y los delincuentes huyen y pierden la escopeta, según contó a El País el fiscal de Homicidios, Juan Gómez.

Del otro lado de la calle, en Ideario Artiguista y Zanja Reyuna, a poco más de 20 metros del tiroteo, de espaldas a los delincuentes, yace Rosa Rodríguez. Estaba esperando el ómnibus para ir a trabajar cuando recibió un tiro en la cabeza. Alguien sale corriendo y le avisa a su hija. La joven llega a la parada y abraza a su madre.

Durante la jornada de ayer el fiscal Gómez estuvo en el lugar de los hechos. Pudo apreciar las posiciones y distancias de todas las personas que protagonizaron el trágico episodio. Además, tomó declaración a seis personas.

El funcionario policial declaró como testigo ante la Fiscalía durante tres horas. Quedó emplazado a la espera de la llegada de nuevos elementos que permitan avanzar en la investigación. Los técnicos en balística de la Policía Científica se encuentran evaluando las condiciones de las armas y proyectiles que se pudo localizar.

Dolor: Rosa era parte de distintos grupos de trabajo lo que la hacía muy conocida. Foto: Darwin Borrelli
Rosa era parte de distintos grupos de trabajo lo que la hacía muy conocida. Foto: D. Borrelli

Dolor.

El nombre de Rosa suena fuerte entre las madres del Pereira Rossell. También se la recuerda en diversas generaciones de médicos y enfermeros. Dedicó 25 años de su vida al hospital infantil. Hizo de todo. Con una amplia sonrisa como carta de presentación, recorrió todos los rincones del centro asistencial.

La muerte la encontró en su barrio mientras esperaba un ómnibus para ir a trabajar. Tenía 49 años de edad y en su casa la esperaba su hija, una estudiante de Odontología, y su madre, una señora mayor.

Las muestras de dolor de sus compañeros evidenciaron ayer el cariño que cosechó Rosa. El cortejo fúnebre ingresó a la calle de acceso del hospital. Cientos de médicos y enfermeros se formaron para colocar flores blancas y amarillas sobre su féretro. Lágrimas, aplausos y gritos de ¡Rosa, Rosa!

Durante varios años fue enfermera en el block quirúrgico y más tarde se ocupó del economato del sector, un área fundamental para que se puedan concretar los servicios principales, según recordó su amiga y compañera Beatriz.

"Era muy trabajadora, su familia dependía de ella. Para tener otro ingreso, estudió pedicuría. Todo el mundo la quería, era una persona muy especial", dijo su compañera.

Cientos de trabajadores y amigos de Rosa se concentraron en el Cementerio del Norte para despedirla. En el lugar había varias generaciones de médicos y enfermeros que conocieron a la víctima.

Movilización: el sindicato realizó un paro. Foto: Darwin Borrelli
Movilización: el sindicato realizó un paro. Foto: Darwin Borrelli

Paro.

La Federación de Funcionarios de Salud Pública decretó ayer un paro de 24 horas para recordar a Rosa y exigir medidas de seguridad para los trabajadores de la salud.

El sindicato colgó carteles en memoria de la enfermera. "Compañera Rosa Rodríguez: te recordaremos siempre", dice uno de los mensajes. Otro va dirigido al ministro del Interior: "Señor Bonomi: basta de muertes. Más seguridad. No más Rosas muertas".

En este marco, el directorio de ASSE resolvió suspender la inauguración de obras en las salas de nacer. Además, emitió un comunicado donde destaca los valores de la funcionaria fallecida. "Rosa será recordada por su espíritu solidario, por una trayectoria ejemplar de 25 años de servicio en el Pereira, por su generosidad y por su gran compromiso con la Salud Pública", dice el comunicado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º