Un barrio en la mira

Desalojan seis casas en Casavalle

Fuerte operativo, con cientos de efectivos armados a guerra y varios vehículos blindados.

VEA LA FOTOGALERÍA. Fotos: Fernando Ponzetto
Pagó $100.000 por una casa, la procesaron y desalojaron. Foto: Fernando Ponzetto
Fuerte despliegue en Los Palomares. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

El sol se perdía en el horizonte de casas humildes y la noche comenzaba a caer. Cientos de policías armados a guerra y con vehículos blindados ingresaron ayer a los pasajes 304, 306 y 307 de "Los Palomares" del barrio Casavalle. A la hora 18:30 avanzó una columna de efectivos de la Guardia Republicana con la orden de desalojar seis viviendas.

Los intrusos debieron elegir entre pasar nueve meses en la cárcel o abandonar las viviendas antes de las 19:00 de ayer. Ni lo pensaron. Rápidamente, acataron la orden judicial y acordaron con la Policía trasladar sus cosas sobre el límite del plazo establecido. Los uniformados trajeron camiones y ellos dejaron el lugar.

Desde el mes de noviembre pasado una banda liderada por una mujer se dedicaba a realizar desalojos forzosos para después "vender" las propiedades a terceros. Los "compradores" fueron desalojados en el operativo policial de ayer.

Este método delictivo permitía a los "compradores" hacerse de casas por cifras que van desde $ 80.000 a $ 100.000. El precio incluía el beneficio de no pagar agua y energía eléctrica. Además, los "vendedores" financiaban la compra luego de una entrega inicial.

El miércoles, la fiscal Mónica Ferrero formalizó a siete personas por los delitos de hurto y usurpación. Entre ellos, se encuentra la mujer que lideraba la banda que se dedicaba a esa actividad. Fue remitida a prisión por 60 días ya que en diciembre pasado había sido formalizada por el mismo delito pero con prisión domiciliaria.

Uno de los usurpadores formalizados el martes dijo ayer a El País que compró la casa a una mujer que se quería ir del barrio porque estaba cansada de la violencia. "Yo vivía en Parque del Plata. Hace seis meses vendí la moto, cobré una liquidación de un trabajo y puse una plata que había ahorrado, pagué al contado $ 80.000. No hay papeles", contó.

Por otro lado, el joven contó que fue detenido y maltratado por la Policía. "Me presenté en la Jefatura y quedé detenido. Me levantaron a patadas a las seis de la mañana. Me trataron de pichi y me sacudieron. Soy una persona de trabajo, les ofrecí pagar la casa y la luz y el agua y no les sirvió", afirmó.

El desalojado, padre de dos niños, se fue a vivir a la casa de un hermano. "Yo hice esto para que mis hijos tuvieran algo en el día de mañana. Nos prometieron que iban a regularizar y nos mintieron", indicó.

Estela firmó el acta y abandonó la vivienda que compró hace cinco meses. En el Juzgado le dijeron que esa casa era de una mujer que vivía sola y tenía un hijo de tres meses que la sacaron a punta de pistola.

"Me procesaron por robo al Estado de luz y agua, siendo que acá como hace 40 años que nunca hubo control. Yo le compré la casa a una persona en 100.000 pesos y, como boba, caí en la ignorancia, lo reconozco. Compré la casa por Facebook, me dieron un papel de puño y letra, sin escribano mediante. Ahora estoy siendo desalojada con un chico de 28 años discapacitado y dos nietos", dijo.

Visiblemente molesta, la mujer se retiró del lugar. "Esto es una porquería. Todo prensa y política. Y no digo más nada porque no quiero ir a la cárcel, porque procesada ya estoy. Este es el país de la joda", afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º