MANIOBRA DELICTIVA

Así era el plan para robar un banco y dos comercios que desarticuló la Policía de Rivera

Los delincuentes tenían un plan y se estaban preparando para ejecutarlo. Su idea era rapiñar varios locales comerciales de la frontera de Rivera-Santana do Livramento.

El viernes iban a robar un camión de electrodomésticos en la ciudad de Rivera. Foto: Archivo El País
El viernes iban a robar un camión de electrodomésticos en la ciudad de Rivera. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En el fondo de la casa tenían una especie de mesa de trabajo sobre la cual proyectaban los golpes que iban a dar. Había siete “miguelitos”, una varilla de hierro y seis celulares. Los delincuentes tenían un plan y se estaban preparando para ejecutarlo.

Su idea era rapiñar varios comercios de la frontera de Rivera-Santana do Livramento. Querían asaltar una casa de cambio ubicada en la ciudad de Rivera, un banco del otro lado de la línea divisoria imaginaria que separa Uruguay de Brasil, y un supermercado grande también del lado norteño, a escasos metros de territorio uruguayo.

Pero el plan se frustró. Los delincuentes desconocían que la Jefatura de Policía de Rivera venía estudiándolos y esperando el momento indicado para sorprenderlos con las manos en la masa, justo antes de que se produjeran los violentos asaltos que tenían previsto hacer.

La Dirección de Investigaciones y el Departamento de Delitos Complejos de la Policía de Rivera comenzaron a trabajar en conjunto, realizando tareas de campo y de recolección de información para poder detener a los criminales.

Según indicaron a El País fuentes allegadas a la investigación, la Policía comunicó la información recabada a la fiscal de Rivera de 3° Turno, Stella Alciaturi. La representante del Ministerio Público se comunicó con la Justicia y pidió orden de allanamiento para distintas casas en las que podrían estar los delincuentes planeando los atracos.

El pasado lunes, con las órdenes en mano, los efectivos allanaron dos viviendas. En una de ellas no encontraron ni personas ni elementos para aportar a la investigación. Cerca de las 7:00 horas, en tanto, allanaron la segunda vivienda. Allí fue que encontraron la mesa de trabajo, los miguelitos, los celulares y a los cuatro delincuentes que estaban detrás de los asaltos frustrados.

Uno de ellos se identificó ante la Policía con un nombre falso. Este criminal, según indicaron las fuentes consultadas por El País, es brasileño y había fugado recientemente de una cárcel de la ciudad de Porto Alegre estando bajo régimen de salidas transitorias.

Según la investigación, el ciudadano brasileño y las otras tres personas se habían asociado para idear el plan. Dos de ellos habían salido recientemente de centros penitenciarios en Uruguay; uno había estado preso en Canelones y el otro en Montevideo.

Hombre esposado es llevado detenido por policías. Foto: Archivo El País
Hombre esposado es llevado detenido por policías. Foto: Archivo El País

El trabajo de inteligencia policial y de la Fiscalía logró vincular a los delincuentes y frustrar el plan. Los investigadores lograron determinar que los criminales tenían vehículos para trasladarse en los asaltos. Además, cuando la Policía allanó la vivienda encontró un pantalón azul de uniforme policial. Los celulares incautados, en tanto, fueron fundamentales para recabar información sobre los tres golpes que tenían previsto dar.

Según indicaron las fuentes policiales a El País, se encontraron conversaciones que darían la pauta de “las actividades ilícitas que iban a realizar” y de “la violencia con la cual ideaban hacerse de dinero en efectivo”. En otro de los celulares también se encontraron elementos que permitieron determinar tráfico internacional de armas de fuego de grueso calibre, así como de negociaciones vinculadas a las drogas.

Los detenidos fueron conducidos a declarar a Fiscalía y procesados ayer por la Justicia.

Cuatro delincuentes fueron procesados

Los cuatro criminales que fueron detenidos por la Policía fueron procesados ayer por la Justicia. La fiscal Stella Aliciaturi solicitó el inicio de una investigación penal contra los cuatro.

Según el dictamen fiscal, al que accedió El País, los delincuentes iban a dar el primer golpe mañana. En esta ocasión la idea era rapiñar un camión de carga de electrónicos. En los celulares que fueron incautados la Fiscalía encontró pruebas suficientes para determinar los golpes que pretendían dar los criminales, así como también negociaciones por estupefacientes y planes para atacar a otra persona.

En una de las conversaciones uno de los delincuentes pidió los “miguelitos”, que son utilizados para que las autoridades no puedan seguirlos una vez cometido el atraco. Además, solicitó varias municiones porque si “los miguelitos no funcionaban” se pondría en marcha un “plan b”.

En otra conversación que se detectó, en tanto, una persona no identificada aún le pidió al delincuente que le cortara la mano a otro, lo subiera a un auto y dejara registros fílmicos porque le debía dinero.

La Justicia determinó ayer que los cuatro delincuentes fueran procesados. Tres de ellos con la medida cautelar de prisión preventiva por 120 días por delitos de asociación para delinquir especialmente agravados, y en un caso por negociación de estupefacientes. El restante fue imputado por asociación para delinquir y se determinó el arresto domiciliario total, por ser el único que no era reincidente. La investigación continúa y restan pericias en más celulares.

Detuvieron a cinco; uno quedó en libertad.

En el marco de los allanamientos para dar con los delincuentes que planearon el atraco, la Policía detuvo a cinco personas, pero una de ellas no formaba parte de la organización criminal que ideó el plan.

Según indicaron fuentes cercanas a la investigación a El País, esta quinta persona fue detenida en la misma casa que el resto de los delincuentes.

El hombre dijo ante los efectivos policiales que se había quedado a dormir en esa vivienda porque era de su pareja. Esta persona, que tenía un auto de procedencia brasileña, quedó en libertad al no tener elementos que lo vincularan a los delincuentes que se habían asociado para atracar. El vehículo, en tanto, fue incautado luego de que se le detectara una infracción aduanera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados