El 61,9 % de los usuarios de ómnibus dice que el vehículo va muy lleno en viajes

Mitad de pasajeros van parados

Poco más de la mitad de quienes viajan en ómnibus en Montevideo van parados todo el trayecto (51,5%) y el 61,9% asegura que el vehículo va lleno o muy lleno cuando viajan.

Estos datos surgen del estudio "Diagnóstico antropológico del transporte urbano" elaborado por la Facultad de Humanidades de la Universidad de la República. El trabajo estuvo a cargo de Isabel Barreto, directora de proyecto del Departamento de Antropología Biológica.

Para el estudio, que fue presentado ayer, se entrevistó y midió —para conocer si las dimensiones de los ómnibus son adecuadas para los pasajeros— a una muestra de 190 personas, usuarios de ómnibus y taxis.

El estudio se hizo únicamente en ómnibus de Montevideo. Se midieron 10 vehículos de la empresa Cutcsa, cinco de COME y cuatro de Coetc; pese a que la Facultad convocó a todas las empresas de ómnibus urbanas, so-lo esas tres accedieron a colaborar. La Intendencia de Montevideo, en la administración pasada, tampoco colaboró con la investigación, pese a que la Facultad intentó que lo hiciera.

Barreto indicó que pretendían tener el permiso de la comuna para poder medir a los usuarios del transporte público en el atrio de la Intendencia.

Horarios.

El 60% de los consultados aseguró que el principal motivo para tomar un ómnibus es el trabajo. Los usuarios utilizan más los ómnibus entre las 5:00 y las 9:00 horas (34%) y las 12:15 y las 18:00 (36%).

Teniendo en cuenta el viaje principal y un solo trayecto (ida), el 80% de los usuarios realiza viajes de mediana duración (superan generalmente los 15 minutos, pero no los 45 minutos); el 49% viaja a diario entre 10 y 30 minutos (un solo trayecto) y el 35,6% entre 30 y 45 minutos.

La mitad de la gente que viaja en ómnibus lo hace parada.
La mitad de la gente que viaja en ómnibus lo hace parada.

Comodidad.

El 29% de los usuarios consultados señaló los pasillos angostos como principal molestia vinculada con la estructura interna de los ómnibus. El 23% mencionó la falta de ventilación, mal aseo, inestabilidad, incomodidad, la ubicación de las puertas y plataformas. En tercer lugar nombraron los asientos (20%) porque son angostos, están mal distribuidos, hay poco espacio interasientos, son duros, etc. Y el 16% mencionó la altura de los pasamanos y las agarraderas.

Según el diagnóstico antropológico de los ómnibus, los pasamanos y los timbres están demasiado altos en relación a la altura promedio de los usuarios de transporte. Además, los pasillos y los asientos son más angostos que los usuarios de tamaño promedio.

Intendencia.

Máximo Oleaurre, director de Transporte de la Intendencia de Montevideo, dijo a El País que le "pareció un estudio interesante".

La Intendencia tiene una normativa que, como es vieja, prácticamente no se está usando, que determina qué ancho tienen que tener los asientos y los pasillos, dijo Oleaurre.

Lo que hace la Intendencia es un "control, en la medida de sus posibilidades, con los fabricantes, sobre todo de Brasil, pero hay ómnibus chinos y ahí no hay posibilidad de incidencia", reconoció.

"Cuando las empresas compran en Brasil nos mandan los esquemas de construcción de vehículos y en algunas cosas incidimos, como en los escalones. También influimos en la colocación de mecanismos complementarios de agarraderas", agregó Oleaurre. El problema es que si se agrandan los asientos queda el pasillo más angosto o viceversa, "hay que buscar un equilibrio", sostuvo.

Afirmó que para empresas brasileñas no es atractivo modificar tan pocos ómnibus: "Alguna fábrica en Brasil fabrica 80 ómnibus por día, las empresas que en Uruguay podrían comprar una partida de 80 ómnibus no son todas. Para el fabricante cambiar las matrices de fabricación de un ómnibus por un día de trabajo no es una cosa que les resulte muy atractiva. La dimensión de Uruguay limita sus posibilidades de negociación en cuanto a cambios de estructuras de los vehículos".

Sobre exigirle a las empresas uruguayas que se encarguen de hacer las modificaciones, el jerarca dijo que "el fabricante garantiza lo que él fabricó, si se le hacen modificaciones pierde la garantía. Además, por los costos es poco práctico pensar que eso se pueda implementar".

En unos 15 días empezarán a circular 89 ómnibus nuevos, marca Volvo, de la empresa Coetc, que tienen tres líneas de asientos o sea que los pasillos van a ser más grandes, dijo el tesorero Fernando Fernández.

APOYO A TARJETA

MEJORA. Según el “Diagnóstico antropológico del transporte urbano”, 67,7% de los usuarios de ómnibus de Montevideo consultados percibe mejoras en el sistema de transporte. Esto tiene que ver con la implementación de la tarjeta de Sistema de Transporte Metropolitano, que permite realizar viajes de una y dos horas y el sistema de horarios y frecuencias que pueden ser consultados online. El director de Transporte de la Intendencia, Máximo Oleaurre, dijo que la comuna “quiere seguir generalizando el uso de la tarjeta por seguridad y porque nos permite obtener más información que es lo que se usa para planificar los recorridos”.

TAXIS. La mayoría de los consultados dijo que toma taxis por prisa (25,2%), seguido por regresar tarde (23%) (no incluye seguridad, sino la falta de transporte cuando es tarde) y el 22% respondió “otros” que incluye días de lluvia.

El 84% mencionó la mampara como principal dificultad en los vehículos. Sin embargo, las mediciones muestran que “el usuario de medida media tendría espacio para sentarse cómodo”, dijo Isabel Barreto, responsable del estudio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados