#MARÍANOSEVA

La ONU intervino en el “caso María”: le envió una carta al gobierno de España

Las Naciones Unidas accionó luego de que organizaciones de Uruguay presentaran una queja formal.

Movilización enMovilización en la tarde de este jueves, frente a la Embajada de España en Uruguay, por el "caso María". Foto: Darwin Borrelli la tarde de este jueves, frente a la Embajada de España en Uruguay por el "caso María". Foto: Darwin Borrelli
Movilización en la tarde del jueves pasado, frente a la Embajada de España en Uruguay, por el "caso María". Foto: Darwin Borrelli

La Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer, Dubravka Šimonović, intervino en el “caso María” al enviar una carta al gobierno de España por la situación de la madre e hijas uruguayas que desde el viernes de la semana pasada permanecen en el Consulado de Uruguay en Barcelona. En cuanto al contenido del documento, Andrea Tuana, vocera de la organización Intersocial Feminista, explicó que no se sabe cuál es “porque la carta es reservada y se va a dar a conocer recién en 60 días”, de acuerdo a lo que indicaron desde la propia ONU. 

Esta medida fue luego de que las organizaciones sociales de Uruguay Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual y la Intersocial Feminista enviaran una queja a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU por la situación de María y su hija. 

El documento -al que tuvo acceso El País- está fechado el 7 de octubre y solicita que la situación actual del caso judicial se revise "por otro tribunal que garantice los derechos humanos” antes de que se entregue a la niña “a su padre en forma forzada”.

Tuana explicó que en la queja presentaron tres temas principales. El primero es que “el caso se está tratando desconociendo los principios de la Convención de los Derechos del Niño” ya que “la niña no es escuchada y se está haciendo esto en contra de su voluntad”. En segundo lugar entienden que “entregarla de la manera que la jueza lo tiene dispuesto es un arrancamiento”. Además, agregó que es “someter a la niña a una tortura porque es un trato cruel, inhumano y degradante obligar a una niña a separarse de la figura de apego y de seguridad que es su mamá”.

En la queja se expresa que el método del arrancamiento es “violatorio de los derechos humanos de la niña por sus efectos traumáticos”. A su vez, dice que el “Estado español pone en riesgo psíquico y riesgo de vida” a la niña al entregar la tenencia “a su padre violento y presunto abusador sexual”.

El tercer punto que plantearon, expresó Tuana, es que se le “quita la tenencia a la madre basados en el Síndrome de Alienación Parental que no tiene ninguna validación científica”. Este término es explicado en la queja: “el SAP, un recurso tan acientífico como mediático, consiste en afirmar que un adulto, particularmente la madre en el marco de una separación destructiva, puede inducir a la niña a no querer tener contacto con su padre”.

La policía se desplegó en los alrededores del Consulado de Uruguay en Barcelona este viernes: Foto: El Periódico de Catalunya - Ferran Nadeu
La policía se desplegó en los alrededores del Consulado de Uruguay en Barcelona este viernes: Foto: El Periódico de Catalunya - Ferran Nadeu

Además, en el documento se explica que “en este caso el Poder judicial de España, aplica el mal llamado síndrome de alienación parental”. Asimismo, agrega que “esto es preocupante, porque como se señala en el informe, en España el Consejo General del Poder Judicial del Reino de España solicitó la no aplicación de la teoría denominada, ‘síndrome de alienación parental’, la cual no tiene rigor científico ni constituye un síndrome en el sentido patológico y por ello no es reconocida por la Organización Mundial de la Salud. Tampoco es reconocido ni aceptado por ninguna asociación científica en el mundo”.

Por otro lado, en la queja también se afirma que “el caso es grave por las múltiples omisiones y discriminaciones cometidas por la justicia española para examinar el fondo del asunto, que dejaron a la niña desprotegida”.

En relación a la situación actual del caso, Tuana expresó: “Por lo menos sabemos que la Relatora consideró nuestro pedido y, además, accionó. O sea que cierta legitimidad encontró en nuestra solicitud”.

Consultada sobre si tienen contacto con María, Tuana reveló que ayer y hoy estuvieron en comunicación. “La situación permanece incambiada. Ellas están en el consulado a la espera de cuál va a ser la resolución de la jueza. Hay un clima de mucha incertidumbre y de mucha angustia”. Además, dijo: “La mamá está con mucha angustia y desea que pase algo que pueda cambiar esto. Pero sabemos que es muy difícil”.

El caso. 

La entrega de la niña todavía no tiene fecha. En un primer momento, tras la frustrada instancia del viernes en el consultado uruguayo en Barcelona, la jueza había dispuesto que fuera entregada ayer miércoles al padre para que este quedara a cargo de su “guarda y custodia”. El encuentro estaba fijado en el municipio de Gavá, ubicado a unos 53 kilómetros del centro de Barcelona.

Pero la jueza española modificó su decisión y suspendió la entrega prevista para el pasado miércoles. En la sentencia, a la que tuvo acceso El País, la jueza decidió “dejar sin efecto la providencia de 4 de octubre en la que se acordaba nueva fecha para la entrega de la menor”.

Hoy se cumplen siete noches desde que María y su hija duermen en dos catres acomodados dentro de las oficinas del Consulado uruguayo en Barcelona. Los padres de María llegaron el martes a Barcelona para ver a su hija y a su nieta.

Del otro lado de la puerta, que separa Uruguay de España, los Mossos d’Esquadra (policías) también llevan siete noches de guardia a la espera de que María y su hija abandonen el Consulado uruguayo y así llevar a la niña con el padre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)