NUEVA MEDIDA

Justicia dispuso arresto domiciliario para la extesorera de Lestido, presa por estafa

La jueza Adriana Chamsarián también estableció el cierre de fronteras para Mónica Rivero, que tendrá un dispositivo electrónico y vigilancia policial.

Muchos creían que estaba muerta desde 2017, pero no. Ahora debe responder por el faltante de US$ 7,6 millones. Foto: Francisco Flores.
Mónica Rivero conducida a declarar en febrero de 2019. Foto: Francisco Flores - Archivo El País

La Justicia hizo lugar al pedido de la defensa de la extesorera de la empresa Julio César Lestido, Mónica Rivero, acusada por el robo de más de US$ 7.6 millones, y resolvió el "arresto domiciliario total" para la mujer recluida en prisión desde hace más de dos años y medio por un delito de estafa y falsificación de documento privado.

El País tuvo acceso a la resolución de la jueza Adriana Chamsarián, que establece que Rivero tendrá un "dispositivo electrónico" y un control de la Oficina de Seguimiento de Libertad Asistida (OSLA), organismo que deberá hacer un informe quincenal del control.

Además, la mujer deberá presentarse una vez por semana en la seccional policial de su domicilio, que ahora deberá fijar para implementar la vigilancia policial. La magistrada también estableció el cierre de fronteras para Rivero, por lo que tiene prohibido salir del país.

La defensa judicial de Rivero, encabezada por el abogado Martín Frustaci, había determinado este lunes en un escrito, al que tuvo acceso El País, que "no existirían elementos fácticos jurídicos para continuar o por lo menos prolongar la preventiva". Además, se destacó su condición de primaria, y que extender la prisión "podría ocasionar un daño más que un beneficio".

El caso Rivero generó conmoción en los últimos años. El fiscal Luis Pacheco había señalado en 2019 que Rivero aprovechó de su experiencia y su trayectoria en el cargo para realizar "diversas maniobras fraudulentas que indujeron a error a la empresa, a fin de procurarse un provecho económico injusto". La mujer logró "apoderarse fraudulentamente y mediante engaño" de U$S 7.622.233 y $ 1.435.044, durante los diez años en que trabajó en la empresa.

Rivero, ludópata y asidua a los casinos, a los que iba junto con su familia, figuró entre 2017 y 2019 en la lista de personas ausentes del Ministerio del Interior y se creía que podría haber sido asesinada o secuestrada. Sin embargo, fue encontrada en febrero de 2019 por Interpol en una cabaña de la Barra del Chuy. Se hacía llamar Ana y tenía el pelo de otro color.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error