"GOL A LA IMPUNIDAD"

Abogados califican de "ilegítimo" que Peñarol expulse a socios por delitos graves

Dos informes jurídicos cuestionaron la resolución de Peñarol de expulsar a todos aquellos socios que cometan delitos graves.

Estadio de Peñarol durante un partido nocturno. Foto: Estefanía Leal
Estadio de Peñarol durante un partido nocturno. Foto: Estefanía Leal

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

A principios de mayo de este año la organización de Derechos Humanos “Gol a la Impunidad” solicitó al Club Atlético Peñarol la desafiliación del padrón social de los exrepresores José Nino Gavazzo y Manuel Cordero. El planteo fue respaldado por un grupo de socios y los entonces jugadores aurinegros, Cristian “Cebolla” Rodríguez y Fabián “Lolo” Estoyanoff.

El 10 de junio pasado, el Consejo Directivo de Peñarol resolvió, de forma unánime, establecer los criterios de inclusión de socios y retirarle la calidad de afiliados a las personas que hayan sido “condenadas por delitos graves”. Así Gavazzo y Cordero, entre otros, quedaron expulsados del padrón de socios del club mirasol.

Con esa medida, Peñarol incluye como requisito para perder la calidad de socio a aquellas personas que “fueran condenadas por delitos graves tales como crímenes de lesa humanidad, genocidio, terrorismo, homicidio con circunstancias agravantes especiales -incluyendo el femicidio-, violación y abuso sexual”.

No obstante, dos recientes informes jurídicos, redactados por los profesores Augusto Durán Martínez (Derecho Administrativo en la Universidad Católica) y Marcelo Amorín Pisa (Teoría General del Contrato en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República), consideran que la decisión de la directiva de Peñarol “es ilegítima” y modifica el contenido del Estatuto del club referido a la calidad de socio.

Ambos documentos advierten que el Estatuto de Peñarol no establece que hay que desafiliar a un criminal de guerra, a un narcotraficante o a un represor por sus actos y sí mencionan que esta solo opera cuando hay un perjuicio para el club.

Durán Martínez, quien es socio vitalicio de Peñarol, dice que admitir la exclusión de un afiliado por un delito cometido fuera de los locales del club o del campo de juego que no ocasiona un perjuicio particular a la entidad aurinegra configura “una violación” del Reglamento General por parte del Consejo de Peñarol.

“Esa causal no se encuentra prevista en el Estatuto ni en el Reglamento General” del club, insiste Durán Martínez.

A juicio del docente universitario, la resolución de Peñarol “ha violado groseramente” el principio de legalidad. Y agrega que las causales de exclusión de un socio tienen que estar previstas en el Estatuto o en el Reglamento General del Club. “El Consejo Directivo carece de competencia para determinar una causal de exclusión de un socio. Hay aquí entonces también un vicio de competencia”, sostiene Durán Martínez.

Expresa que el artículo 3 de la Resolución del Consejo Directivo de Peñarol, que excluye a los socios que cometieron delitos graves, adolece de “graves vicios jurídicos”. Tal numeral, reitera Durán Martínez, “resulta ilegítimo por incompetencia, violación del principio de legalidad, irracionalidad y por perseguir un fin indebido”.

Concluye que corresponde, en consecuencia, que “se revoque, de inmediato”, el numeral 3 de la Resolución de Peñarol.

Por su parte, Amorín Pica señala que la resolución del club aurinegro efectúa una calificación de supuesto daño presunto -el hecho de tener a un exrepresor en el padrón social- que termina cambiando el contenido del Estatuto en cuanto a las condiciones para ser socio. Y advierte, además, que esta forma de legislar “excede” las potestades del Consejo de Peñarol.

“Sabemos que Peñarol no tuvo un origen obrero”

En su informe enviado a socios de Peñarol, el docente universitario Augusto Durán Martínez informa sobre un “aspecto moral” que se relaciona con el club y que las autoridades actuales, a su entender, “deben atender”.

Señala que, desde hace un tiempo, en la Tribuna Cataldi del estadio Campeón del Siglo hay una gran pancarta que alude al origen obrero y popular de Peñarol. “Todos sabemos que Peñarol no tuvo un origen obrero. Fue creado por los ingleses del ferrocarril, sus directores y personal superior, no por los obreros”, dice Durán Martínez. Y agrega que también se sabe que Peñarol no tuvo un origen popular, porque el fútbol en sus primeros tiempos en Uruguay fue practicado por los ingleses y alemanes. “Después sí Peñarol se convirtió en el club más popular”, concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados