UN CHOQUE QUE TRASPASA SIGLOS Y TRADICIONES

"Las feministas deberían defender la instalación de la imagen de la Virgen"

El cardenal Daniel Sturla analiza todos los frentes que mantiene abiertos.

Daniel Sturla. Foto: Marcelo Bonjour
Daniel Sturla. Foto: Marcelo Bonjour

Es jueves de noche y el cardenal Sturla está solo en la Curia. Abre la puerta. Se lo ve cansado. Sonríe y comenta que su jornada comenzó temprano. Como corresponde a su investidura, va vestido de negro y lleva un notable crucifijo de plata al pecho, que toca con su mano cada tanto.

Cierra la cerradura con dos vueltas. Tras recorrer un pasillo de baldosas blancas y negras, accede a un estrecho ascensor que asciende hasta su despacho. Ofrece agua, café o gaseosa. En una fuente sobre una mesa auxiliar hay cientos de chocolatines en envoltorios de colores. También los ofrece.

Se sienta sobre un sillón antiguo (más viejo que antiguo) delante de dos bibliotecas llenas de material sobre historia nacional y literatura católica.

—Usted le hizo caso al papa Francisco, armó lío. ¿Cuántos frentes tiene abiertos?

—Muchos. El papa Pablo VI dijo que la Iglesia es experta en humanidad. Todo problema humano toca la vida de la Iglesia porque está formada por hombres y mujeres de este tiempo.

—Salió a defender la instalación de la Virgen en el Buceo y sufrió pintadas en los templos por parte de militantes feministas. ¿Hay una nueva forma de atacar a la Iglesia?

—Lo de la Virgen fue una pena, Montevideo se perdió la oportunidad de seguir caminando en una línea de verdadera laicidad. Es una imagen femenina que representa mucho para un alto porcentaje de la humanidad.

—¿Las feministas deberían defender la instalación de la imagen?

—Creo que sí, es algo que toca la vida de muchas mujeres. Que se le niegue un lugar es inentendible visto desde fuera del país.

—En enero, durante el Rosario de Bendiciones de la Familia en el Buceo, dijo que se ha pasado de hablar de "despenalización del aborto" a señalar el "derecho al aborto".

—Se está cambiando el espíritu de una ley. Cuando se habla de un derecho es algo a promover. No creo que nadie quiera promover el aborto.

—Estamos a pocos días del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. El último evento feminista terminó con pintadas en los templos católicos. ¿Están tomando precauciones?

—Tuvimos un diálogo con la Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual. Fue muy fructífero, ayudó a comprender un poco más las posturas diversas. Se produjo en un ambiente de cordialidad y de pluralidad. Espero que eso ayude a distender algunas situaciones. Ellas mismas dijeron que las personas que hacen pintadas o cantan consignas contra la Iglesia son un grupo pequeño y no representan al movimiento feminista. Intentaremos tomar alguna precaución. Esperemos que no pase nada y que se manifieste sin agredir.

Cardenal Daniel Sturla. Foto: Ariel Colmegna.
Cardenal Daniel Sturla. Foto: Ariel Colmegna.

—¿Esas precauciones incluyen guardias de seguridad?

—Si hubiera necesidad, sí. Nosotros mismos trataremos de cuidar que no pase. Tratemos de no adelantar situaciones.

—No está previsto que la Iglesia habilite a las mujeres a ser sacerdotisas.

—El papa Francisco ha sido clarísimo en que se mantiene la doctrina de siempre de la Iglesia, que fue reafirmada por Juan Pablo II, y que tienen las iglesias ortodoxas. El rol de la mujer no pasa por el sacerdocio. La figura humana en la Iglesia es la Virgen María, hay muchísimas santas. Muchas veces hay una idea de que no pueden mandar, el tema del poder, cuando el sacerdocio bien vivido, es un servicio al pueblo de Dios.

—Justamente, el debate feminista tiene que ver con equiparar las posiciones en la sociedad y el trasfondo es el poder.

—En términos históricos la mujer ha tenido una dignidad en la Iglesia que no encontraba afuera. La vida religiosa femenina siempre tuvo su autonomía con sus superioras electas y una vida de realizaciones que en otros sitios no había. Hay que situar las cosas en su contexto. La Iglesia tiene su organización como otros grupos humanos. Dentro de ese orden está que el sacerdocio sea para los varones.

—El papa Francisco apunta a una Iglesia misionera. ¿Cómo viven los sacerdotes que trabajan en los barrios pobres?

—Es una vida sacrificada, con pocos recursos económicos. Los sacerdotes de las barriadas más pobres sienten que es necesario remar mucho y que no es fácil llegar con el mensaje evangélico, sí como alguien a quien recurrir ante un problema, pero lo religioso cuesta. Hay un vacío que se da en todos lados, pero tal vez ahí se da más, que se llena con droga, alcohol, violencia y delincuencia.

—El ministro del Interior admitió que hay entre 15 y 20 zonas de Montevideo donde las bandas organizadas influyen mucho. ¿Cómo viven los sacerdotes la inseguridad en esos lugares?

—Hay parroquias en todos los barrios de Montevideo, algunas de ellas en medio de zonas muy violentas. Hace algún tiempo hubo incidentes graves frente a dos instituciones católicas en Aparicio Saravia; quemaron ómnibus, pero la gente respetó los edificios de la Iglesia en ese momento tan dramático. Muchas de las personas que estaban ahí fueron a esas instituciones o envían allí a sus hijos.

—También han robado iglesias.

—La droga hace estragos, hay gente que le roba a su madre.

—¿El principal problema de esas personas es económico?

—Es educativo y espiritual. Lo económico influye, pero el gran tema del Uruguay es la educación en los barrios vulnerables y cómo nos sacamos ciertos perjuicios de un modo abierto. Creo que la política del INAU en convenio con las ONG, muchas de ellas de la Iglesia, para los CAIF, clubes de niños o merenderos es una gran red de contención y ayuda a que la situación no sea peor.

—¿La violencia viene ganando?

—Si se ve el número de asesinatos en el comienzo del año (70 entre enero y febrero) y se compara con el año anterior (48 crímenes), estamos mal. El sentido de la vida no se reduce a "tener lo que quiero". Los derechos no pueden transformarse en caprichos.

—Entiendo que usted piensa que las personas pueden ser recuperables a pesar de haber cometido ciertos delitos.

—Sí, pero hay personas que padecen enfermedades psiquiátricas o que han sido dañadas por la droga de tal modo que están en dificultades.

—Una reciente encuesta revela que 78% de los uruguayos está de acuerdo con la cadena perpetua revisable para los delitos graves. ¿Qué opina?

—No tengo una postura, es un tema muy delicado, me faltan elementos para emitir un juicio.

—¿Es con castigo que se combate la delincuencia?

—No, el tema es la educación. Nosotros tenemos la pastoral carcelaria. La experiencia de la cárcel de Punta de Rieles, con un régimen abierto y de trabajo remunerado, ayuda a superarse. Está el programa de "Pelota al Medio de la Esperanza", que llevó el rugby a las cárceles, ahí trabajó el padre Juan Andrés, el "Gordo Verde". Esas y otras acciones ayudan a ver la cárcel de una manera diferente, no como suele ser hoy, una escuela donde aprender más delitos.

—¿Faltan ejemplos buenos en la sociedad?

—Un ejemplo positivo fue la selección uruguaya en el Mundial de Sudáfrica. Los jugadores que llegaron a la semifinal hablaron del trabajo en equipo, se elogiaban unos a otros. Eso es un notable ejemplo. Los que tienen un rol social de liderazgo en el deporte, el arte, la política o en la Iglesia, también tienen el deber de transmitir valores o virtudes que ayuden a crecer a las personas. Esos ejemplos hacen falta, pero hay figuras extraordinarias en la sociedad uruguaya que transmiten valores.

—¿Hay ejemplos en la política?

—No voy a nombrar a ninguna persona viva, pero pienso en todo lo que fue Alejandro Atchugarry. Hay una deuda de gratitud hacia su persona.

La mujer, pilar de la Iglesia y la sociedad.

La Iglesia Católica descarta que en los próximos años se pueda concretar la ordenación de mujeres sacerdotes, como sucede en otras comuniones cristianas. Así lo dispuso Juan Pablo II y Francisco lo suscribió; las iglesias orientales también se sumaron a esa decisión.

No obstante, en los últimos años el Vaticano comenzó a trabajar sobre el rol de las mujeres en una línea más activa. De hecho, esta semana el cardenal Daniel Sturla viajará a Roma para participar de un encuentro de la Comisión para América Latina cuyo tema es "la mujer, pilar en la edificación de la Iglesia y la sociedad en América Latina".

La convocatoria incluye a cardenales y obispos de América Latina y participarán decenas de mujeres especialmente invitadas.

Sturla confirmó que en la ocasión va a dar una charla sobre el rol de la mujer educadora y catequista. La conferencia será ofrecida por el cardenal junto a una profesional argentina.

El Vaticano organizó para el día 8 de marzo, Día internacional de la Mujer, una cena festiva de la comisión con todas las invitadas al evento y 40 mujeres de las 700 que trabajan para la Santa Sede.

Entre la Iglesia y las organizaciones feministas "el gran punto en común es la defensa de la dignidad de toda persona humana y de la mujer, y el papel que tiene en la sociedad. Estamos en contra de todo acto de violencia", dijo Sturla.

Agenda.

Está previsto que en su visita a Roma, el cardenal uruguayo vea al papa Francisco durante unos minutos. En esta ocasión no se habrá una entrevista privada con el sumo pontífice como en visitas anteriores.

La agenda de Sturla incluye una visita a los sacerdotes que se encuentran estudiando en Roma.

Además, se acordó con los frailes que están a cargo de la iglesia de los Doce Apóstoles, donde están las reliquias de San Felipe y Santiago, patronos de Montevideo, que Sturla rece una misa para la comunidad católica uruguaya que se encuentra en la Santa Sede.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)