CANNABIS REGULADO

Farmacias venden el 3% de la marihuana que se consume

A medio año de su comercialización, los locales entregaron 512 kilos.

A pesar de las colas por la alta demanda, el sistema informático mostró fluidez. Foto: Reuters
Pese a las filas por la alta demanda, el sistema informático mostró fluidez. Foto: Reuters

En la noche anterior la temperatura había descendido hasta los 2°. Pero cuando levantó la cortina el primer local, poco después de las ocho de la mañana, el frío dio paso a un día que prometía ser acalorado. Ese 19 de julio, las cámaras del mundo hicieron foco en Uruguay. La novedad era que la marihuana se vendía, por primera vez, de manera legal en las farmacias. Luego se apagaron las luces y vino el bajón: en Montevideo el stock se acabó en un día, en el interior la gente tuvo que viajar demasiados kilómetros por un poco de porro, el reparto de mercadería fue discontinuado y más tarde los bancos pusieron en jaque el proyecto. A medio año, ¿qué se sabe del comercio de cannabis en farmacias?

Ayer se superaron las 20.000 personas registradas para acceder al producto en las farmacias: 20.300 adquirentes para ser más exactos. Significa un poco más de un tercio de los consumidores frecuentes de marihuana que calcula la Junta Nacional de Drogas.

Dicho así, "la adhesión al sistema ha sido muy buena", dijo Mauricio Coitiño, investigador de Monitor Cannabis. El Instituto de Regulación y Control del Cannabis no tiene metas numéricas, pero pronosticaba 20.000 adquirentes recién para marzo.

Aunque los compradores sean muchos, la cantidad de marihuana que compró este grupo parece ínfima en comparación a la demanda. Monitor Cannabis calcula que en Uruguay se consumen 34,6 toneladas del producto al año. Pero según la información a la que accedió El País, hasta ayer se llevaban vendidos solo 512 kilos, el 3% de la demanda semestral.

"A la luz de la aceptación de los usuarios, estos 512 kilos parecen poco", reconoció una fuente de gobierno vinculada a la implementación de la ley. El kilaje que movió el comercio de cannabis en farmacias en medio año, es la mitad de lo que la Policía le lleva incautando al mercado negro en este enero. Es que ayer se decomisaron 723 kilos.

"Está claro que hay una tensión entre la oferta y la demanda: existen pocos puntos de venta y aunque se mejoró el tiempo de entrega del producto, las condiciones productivas aún no son las óptimas", explicó la fuente oficial.

Ante este panorama, "es muy posible" que durante este 2018 se llame a una nueva licitación para que otra empresa tenga permitido cultivar. Mientras, las dos que ya tienen la licencia pueden producir hasta dos toneladas cada una al año, durante cinco años.

Una de las dos cultivadoras, ICC, está teniendo inversiones por proyectos medicinales y las autoridades estiman que ese impulso la llevará a mejorar la productividad también en el ámbito recreativo. La otra empresa, Symbiosis, está a punto de pasar a ser de capitales españoles. La Secretaría Antilavado ya aprobó el cambio de firma y desde el gobierno esperan que la transacción traiga un empujón productivo.

El problema que se encuentra en el sistema es que aún mejorando la producción, solo hay 12 farmacias que comercializan la marihuana. Y además estos puntos de venta solo se distribuyen entre ocho departamentos. En Montevideo, donde hay cinco locales y está más de la mitad de la demanda, se calcula que otras tres farmacias se sumarán "en las próximas semanas". En el resto del país la situación es más difusa y puede ser que la autorización de otros establecimientos de expendio pueda revertir el panorama.

En la Secretaría de Presidencia descansa el decreto que autoriza la venta de marihuana a través de otros comercios que no sean farmacias clásicas y que solo trabajarían en efectivo. El secretario de la Junta Nacional de Drogas, Diego Olivera, había dicho que el proceso de implementación podía demorar hasta mitad de año.

Este proyecto fue la solución más concreta que encontró el gobierno ante la decisión de los bancos de cerrar las cuentas de todo lo vinculado al comercio de drogas. Hubo un viaje a Estados Unidos, un intento de que los quioscos vendan el producto y que solo se usara el efectivo, o el bitcoin.

El Banco República, que era donde estaba la mayoría de las cuentas, "adoptó todas las medidas necesarias para mantener su vínculo con los bancos corresponsales", dijo su presidente Jorge Polgar. Aunque no especificó qué significa "todas las medidas", El País supo que a la mayoría de las farmacias les cerraron las cuentas empresariales pero no las personales de sus dueños. "La operativa con los bancos fue el mayor problema", dijo la fuente. Pero "en líneas generales estamos satisfechos: no hubo problemas en el registro, en la seguridad, en el sistema informático y la gente respondió bien".

En febrero subirá unos $ 13 el sobre de cannabis.

Medio año es, para un experimento, tiempo de balance. Para el caso de la marihuana, también es el momento de reajustar el precio de venta. Hoy debería aumentar el valor del sobre de cinco gramos, que cuesta $ 187. Pero las autoridades esperarán a febrero. Si no hay mucha variación del dólar ni un hecho inesperado, el paquete pasará a costar $ 200. Para su calidad y el aparato de regulación que hay detrás, sigue "siendo barato", dicen las autoridades. En el mercado negro el porro de este tipo y en la misma cantidad sale casi tres veces más. Más allá del precio, reconocieron los jerarcas, "la gente está aceptando muy bien las variedades". De los 512 kilos que se llevan vendidos, 310 fueron de la variedad alfa y los restante 202 de la beta. Esta diferencia, más que a la preferencias se debe a que la alfa "demora menos en cultivarse", agregaron las fuentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)