Publicidad

Sindicatos educativos reclaman por salario y Robert Silva recuerda el convenio vigente

En el marco de un paro nacional de 24 horas, de cara a la próxima Rendición de Cuentas, los gremios apuntaron a la recuperación salarial y que hubo un "recorte" del presupuesto educativo.

Compartir esta noticia
Marcha de Fenapes en reclamo de salarios de la Educación previo a Rendición de Cuentas
Marcha de Fenapes en reclamo de salarios de la Educación previo a Rendición de Cuentas.
Foto: Francisco Flores

La Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza del Uruguay (CSEU) activó un paro nacional y marchó ayer en Montevideo en reclamo de más presupuesto de cara a la Rendición de Cuentas, la última del gobierno en la que puede incrementar el gasto.

Los sindicatos aprovecharon la instancia para criticar la gestión de Robert Silva al frente de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), pero también apuntaron a otros aspectos del gobierno de Luis Lacalle Pou, como la crisis hídrica.

Para Silva la medida “no es compartible” porque asegura que “se realiza en el marco de una instancia de Rendición de Cuentas en la cual se sigue conversando”. En diálogo con El País, el jerarca colorado además lamentó la cantidad de paros y ocupaciones que se realizaron en lo que va del año (ver aparte).

En relación al paro de ayer, Silva dijo que implicó “una afectación de clases importante”.

Por su parte, Silva desmintió que exista un recorte del gasto en educación, como plantearon los sindicatos e insistió que “no es seria” la crítica de que hay una pérdida salarial luego de que se haya firmado un convenio que rige hasta el año 2025.

Durante la manifestación CSEU hizo reclamos por los salarios de los docentes, pidió por una “atención integral” de estudiantes y solicitó “obras nuevas y mantenimiento” para los centros. En ese sentido, se mantiene el reclamo de alcanzar el 6% del PIB para la enseñanza, más otro 1% para ciencia e investigación.

Los sindicatos exigieron en su plataforma la creación de cargos docentes y de funcionarios de gestión y servicio “en todo el sistema educativo”, así como la “extensión” de cargos de gestión y servicio de 30 o 40 horas semanales, entre otros reclamos.

En relación a los estudiantes, solicitaron un “apoyo” en alimentación, transporte y alojamiento para quienes tengan “dificultades”. Además, reclamaron la “atención inmediata” de salud mental de jóvenes en los centros.

dato

Menos del 40% de adhesión en liceos

Según datos preliminares de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) a los que accedió El País, la adhesión al paro nacional de 24 horas de ayer en Secundaria se ubicó entre 38% y 34% en todo el país. Hoy se conocerán datos precisos, agregaron las fuentes de ANEP.

El paro, que afectó a todos los subsistemas del ámbito público y privado, bajo la consigna “Que el gobierno rinda cuentas. Presupuesto para el pueblo”, generó una adhesión de 33% de docentes en UTU y de 13% en los no docentes de UTU. Estas cifras corresponden al turno matutino. Los demás valores también se conocerán en esta jornada.

Para el caso de Primaria, el área de ANEP con más centros, hasta el cierre de esta edición no se tenían contabilizada la mayoría de las escuelas. También hoy se conocerá la adhesión a la medida que activó la coordinadora de todos los sindicatos de la educación (CSEU), para presentar reclamos ante la próxima Rendición de Cuentas.

Reclamos de sindicatos frente a Presidencia

Cientos de personas, entre ellos estudiantes, partieron de la Universidad de la República, pasaron frente a la sede del Consejo Directivo Central (Codicen) y culminaron su recorrido en la Plaza Independencia.

Frente a la puerta principal de Torre Ejecutiva manifestantes ocuparon la mitad de la calle y montaron un escenario con varios parlantes para que el presidente escuchara los reclamos.

Elbia Pereira, secretaria general del sindicato de maestros (Fum-tep) y del Pit-Cnt, sostuvo que “no hay ningún privilegiado, como quiere hacer creer el ministro de Educación”, Pablo Da Silveira.

La dirigente sindical salió al cruce de los dichos de Da Silveira, quien a inicios de mes sostuvo que los docentes “pasaron a ser un grupo privilegiado, aunque ellos no lo digan”.

Pereira remarcó que la pérdida del poder de compra está en 7,9%, y apuntó que “a pesar de que la economía crece”, recuperarán “poco más de 6%”. “¿No será que los privilegiados son otros?”, desafió la sindicalista.

Consultado al respecto, el titular de ANEP retrucó que ese porcentaje “fue lo que acordaron los sindicatos”. Insistió que “firmaron” y “estuvieron de acuerdo con esa recuperación”. Por ello, valoró que “lo que uno no puede hacer después que firma un convenio es decir ‘no estoy de acuerdo ahora’. No es serio”.

Los aumentos son “acordes” a la inflación -agregó Silva- de manera que “corresponde hablar de salarios de acuerdo al convenio firmado entre las partes en el año 2025”.

Pereira lanzó ayer en el acto que “no alcanza con eslóganes de transformación, ni con publicidad satinada, ni con audiovisuales de alta calidad para cambiar las oportunidades educativas y la vida de los jóvenes”.

Sergio Sommaruga, dirigente del sindicato de educación privada (Sintep), dijo en el acto que la responsabilidad de un paro “siempre” es compartida. “Nosotros asumimos nuestra parte. ¿El gobierno asume la suya? ¿Cómo explicar el recorte presupuestal, probado, de más de $ 6.000 millones en ANEP?”, sostuvo.

Al respecto, Silva reprochó que no hay “ningún recorte en la medida que en todas las instancias presupuestales han tenido aumento”. Y explicó que con los recursos asignados tienen un aumento presupuestal cercano a los US$ 200 millones.

Los sindicatos han insistido que hubo un recorte de US$ 150 millones en el período. El titular de ANEP lo desmintió: “No hubo recorte, ya lo superamos porque tenemos US$ 200 millones fijados en lo que va de gobierno”.

Silva, por último, sostuvo que tiene “esperanzas” de que en esta Rendición de Cuentas la educación “reciba recursos adicionales”. La cifra se conocerá esta semana, adelantó.

además

Por paros y ocupaciones se acumulan días sin clase

En el mismo día que se llevó adelante el paro nacional de 24 horas, que incluyó una marcha por el Centro de Montevideo, las autoridades volvieron a poner el foco en el efecto que tiene en el sistema educativo la falta de clases a causa de las movilizaciones.

Según pudo saber El País con base en fuentes de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), desde que comenzó el curso lectivo, en marzo de 2023, hubo 10 paros convocados entre la Federación Nacional de Profesores de Educación Secundaria (Fenapes) y la Asociación de Docentes de Educación Secundaria de Montevideo (ADES). Sumando el paro parcial que tendrá lugar el 27 de junio, a 50 años del Golpe de Estado, se alcanzarán los 11 días de clase perdidos.

En el caso del Liceo 35 (IAVA), tras el sumario con separación del cargo que inició Secundaria al director Leonardo Ruidíaz que generó la crítica de estudiantes y gremios, se contabilizaron “casi 20 días con servicio interrumpido”, agregaron las fuentes educativas.

En tanto, en Primaria hubo cinco paros en el mismo período.

En cuanto a la adhesión de los paros por parte de docentes, en lo que va de este año ANEP registró a nivel país un 34% de adhesión en Secundaria; un 22% en UTU y de 40% en Primaria.

Tras el anuncio del paro, el ministro de Educación, Pablo da Silveira, dijo a El País que tanto a CSEU como a las organizaciones que la integran, “no hay que evaluarlas por lo que dicen sino por lo que hacen”. Y sentenció el jerarca: “Hablan mucho en favor de la enseñanza pública, pero hoy son la principal causa de pérdida de horas de clase en el país. Y pérdida de horas de clase significa pérdida de aprendizajes, especialmente para quienes más lo necesitan”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad