POLÍTICA EDUCATIVA

Unos 12.000 niños serán citados "a clase" durante este verano

Primaria resolvió que, durante enero y la primera semana de febrero, unos 12.000 escolares “con rezago” serán invitados a concurrir a clase.

salón de escuela rural. Foto: Darwin Borrelli
La convocatoria será propuesta por maestros. Foto: Darwin Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El Verano Educativo ya no será el verano educativo. Ni siquiera en el nombre. Porque a partir del día después de Reyes, cuando 120 escuelas públicas abran sus puertas, el programa se llamará Escuelas de Verano y se asemejará más a la extensión del año lectivo que a una colonia de vacaciones.

Primaria resolvió que, durante enero y la primera semana de febrero, unos 12.000 escolares “con rezago” serán invitados a concurrir a clase. Y aunque habrá espacio para juegos y algún paseo de grupos reducidos, la resolución dice textual que se buscará: “mejorar los aprendizajes en lengua, matemática, la habilidades socioemocionales y el pensamiento científico”.

Tanto es así que, aunque la asistencia sea voluntaria, la convocatoria partirá de la sugerencia de la maestra o la necesidad -fundamentada- de la familia. La prioridad la tendrán los niños que acabaron de cursar sexto año. De quedar cupos, el orden de inscripción sigue con los de primero y segundo (para trabajar sobre todo en el área de lectoescritura). Y si aún queda espacio, recién se abrirán las puertas a los otros grados.

La convocatoria, sin embargo, dista de la idea inicial que manejó la ANEP, hace tres meses, de usar el programa para “compensar” los aprendizajes en un año de pandemia. Las autoridades educativas pensaban, en un comienzo, que la propuesta podría extenderse a decenas de miles de escolares que se vieron afectados. Algunos consejeros, incluso, fueron partidarios de que la asistencia fuera obligatoria, o que aquellos que estaba al límite de la repetición tuviesen que dar una prueba en el verano. Ambas ideas cayeron porque no existe una normativa que las avale y porque además tuvieron cierta resistencia por parte de varios técnicos.

Los cupos disponibles (ese escenario máximo de 12.000 alumnos que prevé la resolución de Primaria) es una cifra más baja que los matriculados el verano pasado, sin pérdida de días lectivos por COVID-19.

El pasado enero asistieron un promedio de 13.152 niños. En la semana de febrero, fueron 12.622. Según la consejera electa de Primaria, Gabriela Verde, “se ha informado que el recorte es por falta de recursos presupuestales”.

Sin embargo, el consejero del Codicen Óscar Pedrozo dijo que “Primaria jamás dio esa argumentación y que en la sesión del jueves se ha dicho que es por un tema del núcleo duro de estudiantes con los que se quiere trabajar”. En esa misma línea, otra fuente del Codicen aseguró que “no va a quedar ningún niño afuera”.

El exconsejero de Primaria, y hoy integrante de la directiva del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed), Pablo Caggiani, difundió en su cuenta de Twitter una nota del periódico La Diaria en la que se daba cuenta del descenso de cupos. El domingo, el presidente del Codicen, Robert Silva, le respondió en la misma red social: “Todo es la necesidad de construir relato, vamos a tener Escuelas de Verano para todos los que quieran asistir. Lo digo hoy, y lo ratificarán los hechos. Saludos”.

Robert Silva. Foto: archivo El País.
Robert Silva. Foto: archivo El País.

En la próxima edición estival también se reducen la cantidad de centros educativos que abren sus puertas: de 132 a 120. La fuente de la ANEP -que prefirió el anonimato y es tomador de decisión- aclaró que la cantidad de escuelas habilitadas fue una decisión que tomaron “todos los consejeros, además de (que contó con) la revisión de la Asamblea Técnico Docente. Si hay demanda se sumarán más escuelas. Es flexible y pragmático”.

En la educación media, los estudiantes de liceos y UTU con asignaturas “bajas” también pasarán parte de su verano con clases. El director general del Consejo de Educación Técnico Profesional, Juan Pereyra, explicó que “los que no llegaron a la suficiencia en una asignatura tendrán una veintena de días de apoyo en diciembre. Y si tras la reunión siguen sin alcanzar la suficiencia, habrá apoyaturas en la primera quincena de febrero. Luego sí los exámenes”.

Aclaración: En una versión previa de esta nota se advertía que, por falta de dinero de la Intendencia de Maldonado, se acortaba a un mes el programa de verano educativo en ese departamento. El programa efectivamente se acorta ese tiempo, pero fue por decisión de la Inspección Departamental tras evaluar la perspectiva de la temporada estival y el cansancio acumulado de los docentes. Así lo aclaró la directora de Primaria, Graciela Fabeyro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados