Publicidad

Expertos defienden propuesta católica y descartan que incida en la caída de los inscriptos en colegios privados

Juan Pedro Mir, Juan Achard y Pablo Cayota analizan qué elementos influyen en la caída de alumnos que concurren a centros privados, que en Primaria e Inicial se ubica en el nivel más bajo desde 2018.

Compartir esta noticia
La baja natalidad fue señalado por todos como una oportunidad para el sistema
La baja natalidad fue señalado por todos como una oportunidad para el sistema
Foto: Archivo El País

La caída en la matrícula de los colegios privados de más de 10.000 alumnos respecto a 2018 -pasó de 83.535 a 72.465 registrados en 2023- derivó en el cierre de algunos centros. Una baja tasa de la natalidad y el impacto de la pandemia son aspectos que explican el escenario actual.

Cerca de la mitad de los más de 300 colegios privados que hay en Uruguay son católicos y están nucleados en la Asociación Uruguaya de Educación Católica (Audec). Ante la merma en la cantidad de alumnos en los últimos años, evalúan “fusiones” de instituciones para evitar más cierres, siguiendo un modelo que se implementa en España.

Sin embargo, la recurrente caída lleva también a plantear si uno de los motivos que podría explicarlo es una caída en el interés por la propuesta católica.

Para el director nacional adjunto de Audec, Juan Achard; y el exdirector del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed) y actual director general del colegio Santa Elena, Pablo Cayota, no existe una crisis confesional.

Por su parte, el exdirector de Educación, Juan Pedro Mir, observó, en diálogo con El País, una “tendencia a la laicización de la propuesta educativa” a nivel local, tomando en cuenta que hubo cierres totales y parciales en los últimos años de colegios católicos, así como de la colectividad judía y armenia, con larga trayectoria en el país.

El directivo de Audec, en tanto, señaló que las congregaciones más grandes han encomendado estudios a encuestadoras, para alcanzar mejores estrategias de “captación” de alumnos, y conocer con un mayor grado de certeza cuáles son las preferencias de los padres, al optar por la educación de sus hijos.

Achard remarcó que los estudios arrojaron que la elección no está directamente vinculada al aspecto confesional. “No necesariamente lo confesional es uno de los atributos por los que nos buscan, pero tampoco es un atributo por el que nos descartan”, puntualizó.

Vinculado con este aspecto, las mediciones les indicaron que la “formación en valores” es uno de los primeros aspectos que ponderan los encuestados a la hora de definir a qué colegio enviar a sus hijos. “Lo que hacemos es formación en valores humanos cristianos, y eso es buscado”, aseguró.

De manera que lo confesional no supone un obstáculo en el escenario actual de los colegios, sino que el principal desafío que observan es la caída en la natalidad, desde 2016 hasta la actualidad, que implicaría una baja demográfica de 25% en 2030, según proyecciones oficiales.

Cayota, por su parte, coincidió con Achard de que la caída en la matrícula es “global” y no solo de los centros católicos, así como que la baja se explica mayormente por un “descenso de la natalidad”. En cuanto a los cierres, sostuvo que se concentran en colegios “más chicos”, que tienen la falta de algunos grados educativos, ubicados en la periferia o en el interior.

Por otro lado, agregó que los colegios católicos tuvieron “aperturas importantes”, en términos de “dialogar con esa sociedad que busca caminos de mayor libertad”. Remarcó que hay instituciones con “distintos estilos” y afirmó que hubo “muchos” centros que se “aggiornaron sin perder su identidad”. Entre los cambios, dijo que los aspectos confesionales “no necesariamente” son obligatorios hoy.

“La mayoría de los padres quieren que sus hijos se formen en un marco de libertad, con responsabilidad, no sin un marco de valores. Una propuesta educativa exenta de un acompañamiento a la construcción de un proyecto de vida con sentido queda vacía”, agregó el directivo.

Un elemento cuestionado es si el costo de las cuotas no repercute en la merma de las inscripciones. Achard indicó que Audec no se entromete en este punto, ya que lo económico presenta grandes diferencias según la institución.

En tanto, el director nacional adjunto de Audec puntualizó que los centros que han cerrado en el último tiempo tenían una cuota “muy baja” y que contaban con “mucha cantidad de becados”.

En este sentido, remarcó que esos centros atienden a la población “más vulnerable” y, en algunos casos, en lugares donde “la educación pública no da a basto”.

Además

Cayota: “Cuidado con la educación anoréxica, que no propone nada”

Cayota ponderó la educación en “valores” que destacó de los colegios católicos. “Cuidado con la educación anoréxica, que no propone nada, que no desafía a los niños y adolescentes”, planteó el experto, quien agregó que así se iría a una situación que “no ayuda en la construcción de proyectos de vida felices”.

Sobre la oferta actual, acotó que “en los últimos años, aparecieron emprendimientos más fugaces, menos sólidos”, algunos de los cuales cerraron. La “sostenibilidad hacia el futuro”, agregó, debe evaluarse por su impacto en trayectorias educativas.

“Estamos en un proceso transicional, que sumado al descenso de la natalidad, y esta sobreoferta, está generando un reacomodo de las instituciones educativas para que mantengan su vigencia y sostenibilidad”, expresó.

Achard y Cayota indicaron que los grandes edificios de algunos colegios de renombre hoy no son un obstáculo considerable en su ecuación.

“Discusión de Ordenanza 14 se retoma en semanas”

El consejero del Consejo Directivo Central(Codicen), de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Juan Gabito, adelantó esta semana a El País que el máximo órgano de la educación buscará modificar la Ordenanza 14, frente al escenario de tres cierres confirmados sobre fines de 2023 y otros que se proyectan para este año en centros de Montevideo. Fuentes del Codicen dijeron que está previsto que en la primera sesión, del 7 de febrero, esté sobre la mesa cambiar la normativa, que tiene casi 30 años. Gabito aseguró que propondrá incluir que los centros que van a cerrar deban notificar a ANEP 90 días antes.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad