EDUCACIÓN

La apuesta de la UdelaR para 2021: clases y exámenes virtuales

El escenario epidemiológico por el COVID-19 hizo que la Universidad de la República se preparase también para un próximo período de exámenes solo en línea.

Paraninfo de la Universidad de la República. Foto: Fernando Ponzetto.
El primer semestre en la Universidad de la República sería 100% virtual. Foto: Archivo El País.

“Salvo que haya un cambio (favorable) en el escenario epidemiológico, hay que prepararse para un primer semestre de cursos en la Universidad de la República (UdelaR) íntegramente virtuales”. Así lo prevé el prorrector de Enseñanza de la institución, Juan Cristina, un hombre que, además de ostentar este cargo, es profesor titular de Virología.

Ese mismo escenario epidemiológico, que a fin de año llevó al cierre temporal de la sede universitaria en Rivera, hizo que la UdelaR se preparase también para un próximo período de exámenes solo en línea. La “Universidad mueve gente”. Son al menos 132.000 estudiantes de grado que en el período de exámenes de febrero-marzo están habilitados para rendir y que, en el caso que fueran presenciales, “se tendrían que trasladar hasta un salón, muchos usarían el transporte público e incrementarían la movilidad”.

Cristina, que por estas horas está estudiando el avance de las nuevas variantes del SARS-CoV-2 por América Latina, explica que “por más que un día Uruguay esté en el color rojo y otro día en el naranja, la realidad es que se está en los peores puestos de la tabla”.

Por eso las actividades universitarias quedarán reducidas a la virtualidad y solo se aceptará la atención de pacientes en los servicios que da Odontología y Medicina.

El 13 de marzo, cuando Uruguay detectó los primeros infectados con el nuevo coronavirus, la UdelaR suspendió las clases presenciales. A partir de entonces se dictaron 2.750 unidades académicas enteramente online. La plataforma EVA, que es el espacio virtual universitario, incrementó su uso en un 98%. Y hasta algunas facultades que casi no usaban la tecnología, como Derecho, dictaron más de 500 cursos a distancia.

“Dentro de lo malo de una pandemia, la buena noticia es que se haya acelerado el proceso hacia un sistema mixto de virtualidad y presencialidad. Está claro que, en un futuro, cercano, los cursos más teóricos serán multimedia, mientras que la práctica será combinada”, dice el docente.

Aunque la tendencia universitaria apunte a eso, en la UdelaR son conscientes que esta apuesta trae sus desafíos: cansancio de estudiantes y docentes, falta de conectividad, ausencia de un espacio tranquilo en los hogares que dé lugar a los aprendizajes o incluso carencia de computadoras. Tanto es así que, en el primer semestre, la Universidad tuvo que conseguir becas para el acceso a unas 500 laptop y, protocolo sanitario mediante, tuvo que abrir los laboratorios informáticos.

Esa ayuda, así como el incremento de becas de bienestar universitario, también está pensada para la nueva generación que ingresará este 2021. Pero para estos nuevos estudiantes la gran novedad es que, por primera vez, deberán cursar unos talleres propedéuticos que le permitan una nivelación previa al inicio del semestre.

“No sabemos cuánto, pero la pandemia afectó los aprendizajes. En la UdelaR ya teníamos identificados un problema grave: el 35% de la generación se pierde en el primer año de carrera. Con ese antecedente, y previendo las dificultades extra de la pandemia, se acordó con la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) que haya entre 12 y 14 cursos básicos que variarán según el área disciplinar”. Habrá de Matemáticas, Física, Química, Biología, comprensión de textos académicos y lectura.

Estos cursos serán obligatorios, aunque no computarán para la escolaridad. Darán inicio a fines de febrero y, como quienes están acabando el bachillerato tienen una chance de salvar las asignaturas en marzo, el semestre universitario per se dará comienzo en abril.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados